jueves, 30 de julio de 2020

Lentejuelas para levantar el ánimo


En medio del horror de la pandemia y posiblemente tratando de huir de una situación complicada y que muchas veces me supera, el sábado pasado decidí hacerme fotos.

Ese día tenía prevista una boda en Sevilla y en el último momento decidimos no ir. Nos pareció un riesgo que no era indispensable y nos quedamos en casa.

Pero que no pudiera ir de boda no suponía que no pudiera estrenar mi vestido de fiesta.

Cargado de lentejuelas, colorido y brillante, me encantó en cuanto lo vi en la web de Zara.

Podría resultar excesivo, pero es discreto.

Con un largo al tobillo, cuello a la caja y recto, podría parecer un tanto ñoño, pero entre la armonía de los colores, el oro viejo del fondo y el escote en la espalda, consigue un resultado que a mí me convence.

Levaba sin pintarme meses. Entre los de reclusión y la mascarilla obligatoria, mi piel se conformaba con poco más que la hidratante.

Por eso me sentí tan bien vistiéndome y arreglándome.

Salvo el pelo que me limité a recogerlo una pizca y dejé que los mechones sueltos quedaran a su aire, quise adoptar un aire cuidado y sofisticado.

No necesito contar lo bien que me lo pasé.

Fue toda inyección de optimismo en medio de la incertidumbre que nos rodea.

 

Fotos: Julián Herrero

Vestido: Zara
Zapatos: Zara ( tienen varios años)

1 comentario:

  1. Yo a pesar de la pandemia, me maquillo todos los días, ¡al mal tiempo buena cara! Me parece un vestido precioso pero muy cerrado para una boda en el mes de julio en Sevilla!!
    ¡para darte una lipotimia!!!


    Besos

    ResponderEliminar