jueves, 30 de julio de 2020

Lentejuelas para levantar el ánimo


En medio del horror de la pandemia y posiblemente tratando de huir de una situación complicada y que muchas veces me supera, el sábado pasado decidí hacerme fotos.

Ese día tenía prevista una boda en Sevilla y en el último momento decidimos no ir. Nos pareció un riesgo que no era indispensable y nos quedamos en casa.

Pero que no pudiera ir de boda no suponía que no pudiera estrenar mi vestido de fiesta.

Cargado de lentejuelas, colorido y brillante, me encantó en cuanto lo vi en la web de Zara.

Podría resultar excesivo, pero es discreto.

Con un largo al tobillo, cuello a la caja y recto, podría parecer un tanto ñoño, pero entre la armonía de los colores, el oro viejo del fondo y el escote en la espalda, consigue un resultado que a mí me convence.

Levaba sin pintarme meses. Entre los de reclusión y la mascarilla obligatoria, mi piel se conformaba con poco más que la hidratante.

Por eso me sentí tan bien vistiéndome y arreglándome.

Salvo el pelo que me limité a recogerlo una pizca y dejé que los mechones sueltos quedaran a su aire, quise adoptar un aire cuidado y sofisticado.

No necesito contar lo bien que me lo pasé.

Fue toda inyección de optimismo en medio de la incertidumbre que nos rodea.

 

Fotos: Julián Herrero

Vestido: Zara
Zapatos: Zara ( tienen varios años)