miércoles, 1 de abril de 2020

Rutinas para días de confinamiento (I)




Parece que cuanto más nos sobra el tiempo, menos nos apetece aprovecharlo y más complicado nos resulta llenarlo.

Por eso y porque ayer una de las lectoras del blog me lo pidió, voy a hacer una serie de entradas con cosas que a mí me gusta hacer durante el encierro. 



 No se trata de  repetirlas  siempre, pero sí de buscar un momento o un día  especial, en que nos apetezcan.

¿Qué os parece si empezamos por el desayuno poniendo una mesa mona?


No se trata de organizar  una celebración, basta con organizarnos en la cocina.

 Si nos paramos a poner una mesa un poco arreglada, cuando pase el encierro recordaremos algo bonito en medio de las horas de confinamiento.


Desayunar con calma,  cosas ricas, cada uno lo que más le guste. 

La comida es parte  de lo  que no han restringido, así que propongo disfrutarla. 

Entre poner la mesa, preparar el desayuno, tomarlo, charlar un poco y recogerlo todo, habremos ocupado la primera hora del día.


Yo me pongo como el Quico de fruta  ¿Qué desayunáis vosotros estos días?


Y  a propósito de desayunos y para entretenernos os cuento una anécdota.

Tengo una hermana que vive en Madrid, está casada y tiene dos hijas.

Como a tanta gente el condenado COVID19  la infectó y tuvo que guardar cuarentena.

Con mi cuñado trabajando en la Farmacia casi el día entero, la responsabilidad de la casa quedó en las chicas. No es que sean unas niñas, pero si a la inseguridad del confinamiento, le añades la preocupación de un contagio y la responsabilidad de mantener el aislamiento, la situación es necesariamente tensa.

Afortunadamente, al no formar parte del grupo de riesgo, con el paso de los días los ánimos se fueron relajando y se les ocurrió que para celebrar el día de salida del confinamiento pondrían un desayuno especial con una mesa bonita.



Sacaron el mejor mantel del ajuar, uno de mi madre de hilo gris hielo, casi crudo, con cigüeñas bordadas en blanco y las patas negras.



El juego de café bueno, las bandejas bonitas, los cubiertos de recibir.
Encargaron bizcocho imperial y pastas, pusieron panes de todas clases, fruta, zumo de naranja… todo lo que se les ocurrió que pudiera gustarle



Y no la dejaron salir de la habitación hasta que todo no estuvo listo.

No os quiero contar la emoción y la sorpresa.



A mí me había gustado tanto la idea que el día antes les mandé a ellas un ramo de flores, que las iniciativas buenas conviene apoyarlas.


Fotos: Julián Herrero  y Carmen F. Márquez 

10 comentarios:

  1. Carmen yo el homenaje me lo doy todos los días, ja ja ja, desayuno una taza de chocolate negro (sin leche, hecho con agua) acompañado de un par de tostadas, por supuesto sentada y sin prisas y con una mesa mucho más funcional pero realmente lo que me importa es el chocolate!!!
    No recuerdo otro desayuno en mi vida y debo decir que ni te imaginas ¡como pone las pilas y que sensación de bienestar proporciona!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reme, me has recordado una conversación que tuve hace tiempo con un amigo médico. Otro amigo le explicaba que el tomaba todas las mañanas su buen tazón de Cola-Cao que le parecía mucho más sano que el café. A lo que el galeno le contestó que sería mucho mejor que tomara un buen tazón de chocolate hecho.
      Al parecer, además de ser sanísimo, te llena de energía y buen humor, así que haces uno de los mejores desayunos posibles.
      Va a ser cuestión de probarlo por las mañanas.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Buen día!
    Que forma tan animosa de comenzar el día, gracias por tus relatos!😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, mujer, es una forma de estar en contacto que en tiempos de aislamiento es de lo más terapeútico.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Curra, se que soy muy pesada, debo ser de las pocas personas que aún no he organizado el armario, como seleccionamos la ropa de mantener y la de descartar, tengo un batiburrillo de ropa y no se por donde comenzar....no me cobina nada ni zapatos, pocos bolsos y todos del mismo color ufff, un desastre vamos. Un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  4. Confieso que a mí me está dando una pereza enorme ponerme a ello, pero me temo que no me va a quedar más remedio.
    Dame un poco de tiempo para pensar como presentar la entrada para que no resulte muy árida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Creo que estos días hemos perdido muchas cosas y hemos ganado otras , no hay felicidad completa en todo esto querida Curra, pero tenemos que hacer de estos días, días memorables, para que no se nos olvide que nunca debemos de dar por sentado lo que tenemos cada día , me parece que hoy hay que crear cosas bellas y sencillas para compartir , así que me encanta la idea de empezar el día con una mesa bonita y un rico desayuno, disfrutarlo sin prisa y dar gracias por esos ricos momentos .Aqui se acostumbra desayunar muy bien, huevos pan, fruta, jugo, café , cuando estuve por España me di cuenta que no se acostumbra desayunar tanto, con unas tostadas y un café en muchos casos es suficiciente , cada quien elige lo que quiere desayunar eso es verdad .
    Me alegro mucho que tu hermana ya esté bien de salud , debió ser pesado el aislamiento, y que felicidad debió sentir al recibir tanto cariño cuando recibió las flores y la mesa bien puesta y sobretodo adornada con toda la familia, ese sí que fue un momento inolvidable para todos me quiero imaginar, saber que la familia está para nosotros en cualquier circunstancia de la vida y sentir su apoyo es lo que de verdad importa, lo demás es lo de menos creo yo.
    Gracias por compartir tu mesa , les mandamos un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pina, los expertos aseguran que desayunar bien ayuda a empezar mejor el día, que necesitamos energía y que un buen desayuno es primordial. Preparar una mesa bonita y organizar una celebración contribuyen a que nuestra memoria selectiva tenga cosas bonitas para recordar. El miedo, la inseguridad, el dolor y la tristeza nos parecerán con el tiempo, meras anécdotas, pero los detalles de cariño y las cosas gráficas quedarán prendidos en nuestra historia para siempre. Ahora que la vejez no nos queda a tantos kilómetros de distancia acumular recuerdos bonitos es la mejor inversión .
      Un abrazo enorme

      Eliminar
  6. Me alegro que tu hermana se haya recuperado , las rosas no podían ser más bonitas !! Y ése desayuno festivo que le prepararon sus hijas , fenomenal ! El juego de café muy bonito , y el mantel precioso !
    Besitosss Guapetona .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a Dios, el virus solo es mortal en casos de problemas con las defensas, bien por enfermedad o por edad. La mayoría lo pasaremos sin pena, ni gloria. Pero en estos momentos asusta y ver a mi hermana ya bien me tranquiliza mucho.
      El desayuno fue precioso y les encantó, tenían mucho que celebrar y eso siempre se agradece
      Besos para ti también

      Eliminar