domingo, 12 de abril de 2020

Pequeños retazos de felicidad


Esta semana no publiqué.
Había pensado escribir una nueva entrada sobre las cosas que hago durante el encierro, pero decidí que mejor no.




Estaba saturada: Demasiados wasaps, demasiados videos, demasiados audios, excesivos chistes, un aluvión incesante de noticias y una lluvia constante de escritos de opinión.
De pronto, necesité cortar, alejarme del mundanal ruido que me perseguía a pesar de estar confinada.


Necesitaba volver a encontrarme conmigo misma.
Alguien dijo que nuestra sociedad se había infantilizado para hacer de nosotros seres cargados de necesidades y de pronto, todas las que hasta ese momento me habían sido impuestas de forma más o menos sutil, cayeron por su propio peso.


Ante la incertidumbre, ante el miedo y el dolor de cuantos de verdad están siendo sacudidos por el coronavirus, no sirve el llenarse de cosas.


No puedo hablar de ropa, de comida o de ejercicios saludables porque, aunque sea bueno, me cansa.


Creo que en momentos como los que estamos viviendo, en lugar de desconectar, lo propio es reconectar.


Recordar las cosas, las ideas, las personas que nos dan sentido, que nos ayudan y nos pintan sonrisas.


Buscar, hasta dar con la razón que nos hace levantarnos cada mañana y emprender un nuevo día.

Esas flores silvestres que crecen cuando el invierno se empieza a marchar, el sitio especial que nos devuelve la sensación de pertenencia y las raíces, las personas que llamamos nuestras.


Puestas de sol junto al mar, sintiendo la inmensidad, atardeceres en el campo…


Por eso en lugar de hablar de pilates, de recetas o de ropa, en este domingo de Pascua, he preferido enseñaros pequeños retazos de felicidad


Fotos: Móvil y Julián Herrero. (seguro que sabéis cual es de cada uno)

10 comentarios:

  1. Hola curra, soy Luis Roberto totalmente de acuerdo contigo, muchos WhatsApp, muchos audios, videos y gente aterrada por todos lados, hay que valorar a nuestros seres queridos y cuidarse lo mejor que se pueda ya pasará está contingencia, un gran abrazo a tí y a Julian, los sentimos como de la familia y siempre los recordamos con mucho cariño, me gustó mucho tu publicación!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis Roberto, qué ilusión verte por aquí. Julián me contó que le habías escrito un wasap y le ha encantado.
      Nosotros también os tenemos mucho cariño. A pesar de lo complicadas que están en este momento las cosas, tengo esperanza de que cuando pase la crisis podremos volver a vernos.
      Como dice el refrán: No hay mal que cien años dure...
      Un abrazo enorme que os transmita todo el cariño

      Eliminar
  2. Buena noche Curra, cuanta razón tienes, pero.... esperamos tus looks y tus bonitos relatos. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, haremos lo que podamos.
      En estos días lo de la ropa no es lo más práctico, porque encerrados no tenemos demasiada posibilidad de variación, pero aun así lo intentaré.
      Un abrazo y un millón de gracias

      Eliminar
  3. Te entiendo perfectamente querida Curra, me esta pasando lo mismo, hemos tenido demasiado ruido en la cabeza , estoy totalmente de acuerdo contigo .
    A mí lo que me hace levantar en las mañanas primero que nada es querer tomar una taza de café con pan dulce jajaja, gracias a Dios mientras haya salud, poder disfrutar de esos pequeños grandes placeres para mí es un lujo que muchas veces hacemos en automático y no lo valoramos hasta que nos falta, y lo mismo sucede con todo cuando nos falta, como ahora mismo ,la libertad , más no la de pensamiento ,con el podemos cerrar los ojos , dejar volar la imaginación y revivir momentos de alegría total, que nos hacen reír a carcajadas, otros como en tus fotografías donde un sereno atardecer te hace sentir pleno de felicidad y agradecido con la vida por tanto.
    Te abrazo con mucho cariño desde aquí.deseandoles bienestar ,salud, paz y tranquilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pina, tengo un amigo que dirige un coro en Alcalá de Henares, muy al principio de la epidemia, se infectó uno de los miembros y al resto los pusieron en cuarentena antes de la declaración de alarma.Como a él le afectó más bien poco, se ha dedicado a hacer comidas especiales y cada día saca un menú nuevo que preparó y fotografió. Me has recordado a él. No sabes el ánimo con el que está tomando el encierro. incluso ensaya por internet.
      El hecho de que disfrutes con el desayuno es muy importante.
      Cada uno tenemos que buscar las cosas que nos permiten sentirnos bien y seguir a flote. Estos días estoy repasando videos de psicólogos y me vienen genial.
      Todavía hace un rato, sacó uno nuevo M. Alonso Puig que nos invita a descubrir nuestras nuevas capacidades. Saliendo de la zona de confort aprendemos a buscar lo mejor de nosotros mismos. No hay más que leer tus comentarios para darnos cuenta de que tú lo estás haciendo muy bien.
      Un abrazo ENORME

      Eliminar
  4. Me ha encantado tu entrada, y estoy de acuerdo contigo, Curra. Yo también estoy echando mano dé mis recuerdos, porque como decía mi padre: recordar és volver a vivir.
    Las fotos muy bonitas todas ;)
    Besitosss Guapetona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recordar es revivir, tu padre tenía toda la razón, los recuerdos nos enseñan, nos ayudan y nos construyen, son lo que nos hace ser como somos.
      Sin recuerdos y sin raíces se pude seguir adelante, pero falta base y cuando no tienes base las construcciones se tambalean a la mínima sacudida.
      Y cuando los recuerdos son bonitos, nos ayudan a esperar otros iguales. ¿No crees?
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Pués sí , no lo has podido explicar mejor 🙂
    Besitosss Guapetona

    ResponderEliminar
  6. Para ti también . Un abrazo enorme

    ResponderEliminar