domingo, 8 de marzo de 2020

Buscando el equilibrio



Cuando esta mañana iba con Julián de caminata para hacer un poco de ejercicio, nos cruzamos con dos o tres señoras mayores.



Guapas,  bien peinadas, con ese saber estar que yo quiero aprender para cuando llegue a su edad y con una  elegancia que me hizo volver la cabeza las tres veces.


Una de ellas iba acompañada con, la que supongo sería, una hija más o menos de mi edad. 
Pensé: No le llega ni a la cintura.



Y el caso es que la más joven no era fea, incluso tenía parte de la buena facha de su madre. Pero le faltaba algo.



Y cuando me puse a pensar en ello, me di cuenta de que era que iba completamente sin arreglar.



Nos hemos empeñado en subirnos al tren de la comodidad y en lugar de hacerlo poco a poco y con cuidado, decidimos coger uno de alta velocidad.



Nos ponemos jerseys amplios, sudaderas, vaqueros o pantalones de chándal, deportivas y anoraks o plumas.



Porque nos gusta movernos con soltura y  para conseguir  esa sensación de libertad que da la ropa de sport, hemos renunciado a la elegancia.



Y esa renuncia nos ha hecho perder personalidad y carácter.



Supongo que esta sociedad que estamos construyendo, ya no tiene sitio para las señoras  y quiere mujeres “empoderadas” (qué poco me gusta esa palabra tengo la impresión de que nos quieren armar para la guerra)



Como si la vida fuera una carrera de obstáculos y fuera necesario ir vestida para saltar vallas.



No pretendo, ni pido a nadie que se suba en unos tacones de infarto, o que  no salga a la calle si no va hecha un pincel.



Pero en el término medio está la virtud y cuando se tienen más de sesenta años el equilibrio me parece un tesoro a conquistar.



Y para ilustrarlo me he puesto un conjunto sencillo: Gabardina suelta, jersey de cuello alto y pantalón amplio.



La concesión a los tacones es una debilidad, y el bolso de mano otra, posiblemente una bandolera y unos zapatos más bajos serían más apropiados para un conjunto de diario.


 Pero que queréis que os diga, en el blog me gusta ser presumida.




Fotos: Julián Herrero


Gabardina: Zara
Pantalón: Zara.
Jersey y chaqueta: Zara.
Zapatos: Cremades.

9 comentarios:

  1. Que bien escribes! Yo también opino soy de las que piensa, que en el término medio está la virtud ;) . Vas ideal , yo no termino de verme con los pantalones "anchos" me cogí en Rebajas uno en Massimo Dutti, en un tono parecido al tuyo con una discreta raya diplomática, y si me lo pongo más és porque és calentito 😀
    Me encanta la foto en blanco y negro .
    Besitosss Guapetona 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los pantalones anchos es una estética tan alejada de la que tuvimos los últimos años que nos resulta extraña y a ratos, incluso extravagante, pero yo me he ido acostumbrando y ya los llevo más a gusto que los estrechos. Tienes toda la razón, la foto en blanco y negro está muy lograda.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡¡Bien por esas señoras!!. Se puede estar muy cómoda sin perder la elegancia y tu indumentaria lo demuestra.
    Prendas holgadas, lindos accesorios (esos anteojos me encantan y te quedan fantásticos) y actitud.
    Es más, creo que para verse elegante hay que sentirse muy cómoda con lo que llevas.
    Es cierto que con la edad, vamos resignando cosas como los tacones a toda hora, pero unos buenos zapatos bajos, pueden ser también muy chic y no desmerecer en absoluto el conjunto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, la ropa no tiene por qué no ser cómoda y a la vez bonita y con aspecto cuidado.
      Ese afán por aparecer naturales, a veces nos lleva a parecer desastradas y eso me parece imperdonable. Pero bueno cada uno tiene sus propias fórmulas y si le van bien, adelante.
      Lo de los tacones me da una pena espantosa, pero ya no los aguanto más allá de un rato y los llevo a trabajar, pero en cuanto necesito caminar me bajo a los planos como está mandado, que mi tobillo después de la fractura acusa los esfuerzos una barbaridad.
      Mil gracias por comentar, un abrazo

      Eliminar
  3. Para mi los tacones son sinónimo de elegancia, y cada una tiene un concepto del equilibrio y también depende mucho de la zona donde vives, en la zona norte se viste muy distinta que en el Levante, ni mejor ni peor, simplemente distinta, yo cuando fui a Asturias, me quedé alucinada de como iba a la gente vestida para ir a la playa, personalmente no me gustó nada, pero supongo que allí es normal, a mi me gusta ese «chic» francés tipo Caroline de Maigret que parece que llevan el mínimo esfuerzo y donde veo mucha frescura, en fin todo esto, es muy personal, yo soy muy partidaria de arreglarse pero puedes ir arreglada con unos vaqueros si ése es tu estilo. Me encantan los tonos que llevas pero el tipo de pantalón lo hubiera cambiado por un pantalón modelo vaquero en pana y los zapatos por botines (no me gusta llevar zapatos) (o sandalias o botines, ja ja ja), o sea, que lo mismo pero adaptado a mi estilo y hubiera ido igual de arreglada. Y para mí arreglarse por supuesto significa un poquito de maquillaje también, las pautas más básicas (un poco y recalco lo de «poco» de base de maquillaje, crema de color, CC cream o lo que quieras que iguale el tono de la piel, un corrector para la parte de las ojeras y algo de colorete, un suave delineado difuminado para enmarcar y dar vida al ojo, máscara de pestañas y un labial al gusto) esto para mí es lo básico, pero no concibo que alguien salga a la calle arreglda de ropa con una crema hidratante, sin más, ningún día de la semana y bajo ningún concepto.

    ¡Muy guapa Curra!


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reme, por supuesto que cada una tenemos nuestra fórmula personal para vestirnos y que en cada sitio se viste de una manera, diferente.
      Y desde luego estoy completamente de acuerdo con lo de que maquillarte con gusto es básico para dar una impresión cuidada. A mí siempre me impresionan tus paletas de color, lo preciosos que te dejas los ojos y el pelo siempre impecable. Me encanta y da gusto leerte y enterarme de lo nuevo que sale al mercado.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Que cierto todo lo que comentas Curra, sí que la tenemos difícil las mujeres hoy día en muchos aspectos de la vida algunas mujeres se quejan de que el mundo les exige demasiado, estar siempre bien puestas , ser atractivas para su pareja, buenas madres ,cumplir con el trabajo al 100 ,tener tiempo para hacer ejercicio , y lucir impecables , en fin una serie de exigencias para ser o parecer la mujer perfecta , yo respeto mucho la forma de ser de cada persona, pero no dejo muchas veces de admirarme cuando veo el valor que tienes algunas mujeres de salir a la calle sin arreglarse un poco,un poquito solamente, creo que se puede andar vestida con comodidad y verse muy chic y elegante y creo también que no es cuestión de que te gastes un dineral, pero hay personas que simplemente no tienen la actitud ni las ganas y muchas veces creo yo, están pasando por alguna crisis y eso no les permite ser creativas ni tener el más mínimo interés por darse una arregladita y eso repercute muchas veces sin darse cuenta ellas mismas es su autoestima ,porque es una cadenita, si te ves bien, te vas a sentir mejor .
    Tu conjunto de prendas me encanto, esos tonos caramelo que bien te quedan , me parece que le van muy bien a tu tono de piel y de cabello, aplaudo que te guste ser presumida ,no sabes cómo lo disfruto, además de que me inspiras a ser creativa con lo que tengo en mi closet ,incluidos los tacones que a mí me encantan, me parece que cualquier look cambia del cielo a la tierra agregando unos y no tienen que ser muy altos.
    Un abrazo con mucho cariño desde aquí

    ResponderEliminar
  5. Jak zawsze pięknie wyglądasz: elegancko, ale i na luzie.:)
    Cieszę się, że znowu jesteś.
    Pozdrawiam wiosennie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cóż za przyjemność ponownie przeczytać swoje komentarze!
      Mam nadzieję, że jesteś bardziej animowany.
      Ufam, że dobre wspomnienia i głęboka wiara pomagają ci iść naprzód.
      Dziękuję za miłe słowa.
      Przytulenie

      Eliminar