lunes, 13 de abril de 2020

La importancia de tener un psicólogo de cabecera




Y es que una se cree que con sus ideas basta para salir adelante. Y  se convence de que con   61 años ya ha visto suficientes cosas como para saber funcionar.




Pero de repente llega un bicho con un nombre tan rimbombante como coronavirus, y te echa todas tus certezas por tierra.


Porque yo pensaba, es más, estaba casi segura, de que había logrado convertirme en una mujer equilibrada.
Que había aprendido a desarrollar  ciertas habilidades , o al menos a practicarlas con soltura.


Y en estas voy, y me encuentro con que me basta escuchar un video de Rafael Santandreu, hablando de su libro “Nada es tan terrible” para darme cuenta de que no. De que me falta mucho, pero mucho camino por andar.


Y para no perder el tiempo, ahora que parece que sobra tanto, he decidido poner en práctica alguno de sus consejos.
 Yo siempre fui muy de excesos y de dramas. Y como  uno de ellos era relativizar, tomarse las cosas con calma, y disfrutar del ahora, empecé por buscar una fórmula para aunar diversión y aprovechamiento.


 Vivimos en un piso de unos setenta metros cuadrados y en vista de que el encierro se va a prorrogar, pensé que necesitaba caminar.
 Cuando llevaba cinco minutos como la monja María, pasillo abajo, pasillo arriba, me miré a mí misma y me puse a reir.


Porque estaba igual que el Conga – para quien no lo sepa, el Conga es un robot aspirador, como el Roomba americano, pero en versión española.  Recorriendo, igual que él, los tres programas:  Círculos concéntricos, cada vez mayores, recorriendo las esquinas pegada a la pared y sin rumbo fijo, atrás y adelante.


Pero seguí, me reí de mí misma, hice ejercicio y me puse de un humor excelente.


Y, oye, en la media hora que me dediqué a patear los rincones de mi casa, logré caminar algo más de dos kilómetros. 



Y es que pocas cosas vienen tan bien como un psicólogo de cabecera 


Fotos: Julián Herrero 

10 comentarios:

  1. Al contrario que tu nunca he sido ni de excesos ni de dramas, es mas ¡los odio! ja ja ja, tenía una madre que era el colmo del equilibrio y es con lo que creci, y en mi caso no creo necesario un psicoloog de cabcera y hasta me las puede valer sin él, incluso con Coronavirus, pero no les quito su valor para quien los necesita, puede que en determinado momento de mi vida lo pueda necesitar, eso nadie lo sabe y por tanto su trabajo me parece maravilloso, pero personalmente he podido gestionarlo sola

    Yo tambien me hago muchos pasillos, hay que inventarse y organizarse.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Reme, tienes una suerte, increíble, siempre me pareció que ser equilibrada era la mejor forma de ser.
    Yo llevo mucho tiempo sin ir al psicólogo y sin leer nada que se relacione con la autoayuda, pero tuve una época en que enlazaba un libro con otro.
    En estos días he escuchado más de una entrevista con los profesionales que más suenan y me ha gustado. Supongo que por eso los mencioné en esta entrada, quería usar un tono medio en broma para aligerar que a ratos es muy necesario.
    Y mientras tanto voy a gastar el suelo de tanto patearlo. Veo que no soy la única.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Estas fotos lo dicen todo , me encantan, y qué difícil mantener el equilibrio cuando de cosas que nos duelen se trata, y nos tocan tan de cerca , hay días que lo logramos y otros tantos no, y se vale darnos permiso, nos pasa incluso en situacion normal, hay días que fluyen muy bonito y todo está bien, nos sentimos en equilibrio, y basta con que algo ajeno a nosotros trastorne dicha paz, no importa la edad que se tenga , hay cosas en la vida que nos hacen perder el equilibrio, a todos nos pasa , y aquí vamos otra vez día tras día, aprendiendo lecciones, después de todo somos seres inacabados,pero gracias a Dios tenemos muchos maestros en esta vida, llámese un libro, un video, un psicólogo de cabecera o alguna persona o circunstancia a la que la vida nos pone enfrente.
    Creo que necesitamos ser amorosas con nosotras mismas, tratarnos con cariño y comprensión, ser tolerantes con nuestros altibajos, después de todo somos nuestras fieles compañeras de vida en las buenas y en las malas por 24/ 7, de todos estos años y los que faltan, la única certeza que tenemos es esa, que vamos a vivir con nosotras hasta que Dios diga, abrazar con todo el amor a la persona en que nos hemos convertido a través de los años, y a la que nunca llegaremos a ser.
    Te abrazo con mucho cariño, gracias por abrir tu generoso corazón .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ser más que equilibrado, estoico y de los avanzados para que las situaciones con dificultades no nos afecten.
      En este momento, saber que hay tantísima gente angustiada, sufriendo, muriéndose o en una situación personal y familiar sin salida me pone los pelos de punta. Por más que nos lo quieran vender como números y estadísticas, la crisis tiene nombres y apellidos. Ya no son solo los que se contagian y mueren, que son los más graves, son todos los que ven como el negocio que levantaron con su esfuerzo y con toda la ilusión, se evapora y no va a poder abrirse de nuevo, todos los que se han quedado sin trabajo, los que no pueden seguir pagando la renta, la hipoteca o el recibo de la luz. Son los niños que no saben lo que pasan pero tienen que seguir encerrados. Son los países pobres donde a los males que los azotan siempre, se une el virus. Son los que han emigrado para poder ahorrar un poco y volver a su país y tienen que gastarse esos ahorros sin saber si los van a readmitir cuando esto acabe.
      Nuestra sociedad tal como la conocíamos se tambalea, y la incertidumbre no siempre es fácil de gestionar.
      De todas formas, mientras estemos en casa, podemos sentirnos agradecidas de que no nos falte de nada.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola Curra, tus historias si que son de autoayuda, eres tan real! Un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, trato de ser real, de acercarme a lo cotidiano, a lo que nos resulta habitual y conocido, porque ahí es donde coincidimos y nos encontramos. Si algún sentido tiene un blog, es precisamente la de buscar un punto de encuentro, esas cosas que nos pasan y nos resultan tan nuestras que las queremos. Porque si nos sentimos a gusto con nuestra vida, estamos mil veces mejor.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Tu entrada me ha parecido graciosa, y en éstos difíciles días por los que estamos pasando , se agradece. Hay que tomarlos con calma y sangre fría para poder superarlos , aunque és difícil y hay momentos para todo...
    Fíjate que en las fotos, por cierto muy guapa, a mí me has trasmitido serenidad.
    Besitosss Guapetona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has captado perfectamente la idea. Lo del psicólogo de cabecera era solo una escusa para contar una anécdota de nada, un decorado sin mas que arropara ese caminar a toda prisa por un espacio reducido. Podría ser un drama, porque normalmente camino por espacios muy abiertos y con el mar o la naturaleza de fondo, pero me pareció mejor tomármelo con sentido del humor.
      Y tienes razón, a pesar de la preocupación, e incluso el miedo- tengo varios mayores en situación de riesgo - estoy serena, tengo la sensación de que este tiempo de reflexión puede ser una oportunidad y no me la quiero perder. En el espacio protegido de mi casa tengo espacio para soñar con un mundo mejor y eso me anima.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Lo mismo digo. Algo pasó que el sistema se tragó las fotos. Espero que vuelvan a salir, si en un par de días no aparecen de nuevo las volveré a colgar
      Un abrazo

      Eliminar