sábado, 4 de abril de 2020

Cosas superficiales, porque no solo de coronavirus vive la mujer.



Y es que por más que se nos parta el alma de tristeza, por más preocupados que estemos por la situación sanitaria y por lo que pasará cuando la epidemia esté controlada


También necesitamos momentos superficiales.



Cosas que se salgan de nuestra rutina de estos días. Sin necesidad de que sea reírnos de nosotros y de nuestros agobios.


Sin olvidar las precauciones que debemos seguir tomando.


Cosas  tan tontas como quitarnos el chándal y las zapatillas. Como pintarnos un poco.


Como  estrenar esa falda que acababan de traer justo cuando empezó el encierro. Como poner de nuevo francesitas.


Como pensar en nuevos conjuntos. Como recordar lo que nos gusta la ropa.


Y darnos una vuelta por casa, vestidas de tul, como si fuéramos princesas de cuento.



Y darnos cuenta de que hemos recobrado el buen humor y que afrontaremos esa prórroga del encierro con la que ya contábamos, de la mejor forma posible.




Fotos: Julián Herrero.


4 comentarios:

  1. Pero que belleza de falda de tul, me encanto el color y el look con esas francesitas ,son esas pequeñas grandes cosas que nos hacen felices a las mujeres Querida Curra.
    Siento que arreglándonos un poco nos animamos nosotras y también hay que ponerse guapas para el marido que ahora está junto a nosotras todo el día, y si nos ve desarregladas y sin chiste , y aunque no salgamos de casa hay que ponerse los estrenos y ponerse guapas ,ya aprendí que no hay que dejar nada para después.
    Es verdad que todo lo que está pasando nos pone muy tristes, todos sentimos un cúmulo de emociones y mucho desconcierto, pero al mal tiempo ,alegría en casa.
    Hoy nada menos amanecimos con el refrigerador descompuesto, como ya tenemos muchos años con el ,y por ahora no hay técnicos disponible , pensamos en comprar uno nuevo , aquí aún podemos salir a la calle cuando es necesario, no por mucho tiempo , así que toda la mañana anduvimos buscando un refri nuevo y eso me mantuvo bastante entretenida ,desapareció de mi mente el tema que traemos todos atravesado y por un rato me olvide de todo lo demás .
    Regresando a casa ya con mucho apetito nos dispusimos a comer , y doy gracias por esas pequeñas grandes cosas que nos alegran la existencia ,porque hoy hasta lo más simple y cotidiano me parece extraordinario .
    Las fotos me encantaron , les mandamos un gran abrazo a los dos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pina, lo de la avería en la nevera, es una lata, pero como tú eres positiva para todo lo has convertido en una fórmula para desconectar de las preocupaciones. Diez puntos para ti.
      Lo de volver a arreglarme un poco ha sido un auténtico placer. Últimamente me paso la mayor parte del día en chándal y parece que recuperar las viejas costumbres viene la mar de bien. De hecho mi idea era sacar la falda con una sudadera y Julián se opuso, si te vistes, hazlo bien y no a medias. Como ves, le hice caso.
      Un abrazo fuerte en este comienzo de Semana Santa tan atípico.

      Eliminar
  2. Me encantan las zapatillas y el sueter, ¡es que no soy muy de tul! Y si tienes mucha razon que aunque estemos pasando por momentos malos no es razon para dejar de regalarnos unos mimos, ¡siempre que nos apetezca, nos relaje! o el efecto que quiera que cause eso en cada uno de nosotros, eso si no estoy de acuerdo con la palabra superficial, algo que ni el más entendido de los filósofos sabría describir bien y que varía dependiendo de la percepción personal de cada uno, y por otra parte, palabra que se utiliza muy a la ligera, no lo pienso ahora, es algo que siempre he pensado!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pegaba que no te gustara el tul, no encaja con tu estilo.
      Yo como tengo una vena infantil del todo, sigo enganchada a los vestidos de princesa de cuando era pequeña y me entusiasma. Tengo que encontrarle otras fórmulas que le quiten ese aspecto etéreo y casi cursi que le asociamos a las primeras de cambio. Si consigo encontrar un rato - no sé cómo me las arreglo, pero no me da el tiempo para nada- probaré combinaciones que le vayan
      Y ¿sabes? me has hecho reflexionar, lo superficial depende de muchas más cosas que la etiqueta que le podamos poner y por más que tenga que ver con el aspecto externo, no tiene por qué no ser importante.
      Mil gracias y feliz Semana Santa

      Eliminar