martes, 10 de septiembre de 2019

Vestido de boda


Hay cosas que te propones dejar y que crees que han terminado para siempre y un buen día, sin saber por qué, te das cuenta de que aún queda algún capítulo por escribir.



Con sesenta años, la moda empieza a ser algo que te resbala y tú- en este caso, yo- que siempre habías sacrificado la comodidad a la estética, te encuentras calzada con deportivas y vestida con ropa de esta intemporal.



Pero las ocasiones, son las ocasiones y una boda resulta la excusa perfecta para desempolvar viejas costumbres.



Me apunté al verde turquesa, tan de moda este año, alegre, favorecedor, perfecto para resaltar el moreno.



Y me entusiasmé  con un escote especial de tirantes retorcidos que encontré mientras daba una vuelta por las rebajas.


Quizá me pasé de moderna, porque yo creo que era la única de las invitadas que se decantó por un modelo suelto.


Pero las nuevas tendencias tiran por ahí y me pareció tan cómodo que no me pude resistir.


Posiblemente dentro de dos años lo lleve casi todo el mundo, pero a mí lo de ir por delante en cuestión de moda, siempre me encantó.


Fotos: Julián Herrero.