lunes, 26 de noviembre de 2018

Amarillo sobre negro



Si me hubiera visto  antes de ponerme la bufanda, mi madre habría dicho que parecía una cucaracha.


Y además, lo creería


No hace tantos años lo de vestirse de negro de arriba abajo era algo reservado a los lutos y a las viudas.


Resultaba habitual ver mujeres muy mayores, sobre todo en los pueblos, que no concebían ponerse ropa que no fuera negra.


Pañuelos atados a la barbilla, medias muy tupidas, un vestido estilo saco y una chaqueta de punto gordo encima, era una de las variantes.


Y la otra, un poco menos fúnebre, consistía en una especie de túnica, a veces con tablas y otras lisa, de manga larga y que admitía la posibilidad de no llevar medias o llevarlas color carne.


Con semejantes imágenes, entiendo que a las mujeres de su generación lo de vestir de negro les pareciera terrible.


Pero desde hace años, lo de parecerse a las protagonistas de la casa de Bernarda Alba, no se nos pasa por la cabeza y la versión negro integral nos resulta la mar de atractiva.


Yo, casi siempre la rompo con algo de color y ahora que las bufandas gigantes están tan de moda,  me he apuntado a usarlas.


Me encanta la sensación de sentirme envuelta en su suavidad. Y me divierte jugar con ellas y colocarlas de todas las formas posibles.


Hasta los pies, dando vueltas alrededor del cuello, a un lado… 


Las posibilidades son muchas y la idea de  pasarlo bien con el atuendo que llevo, siempre me resulta atractiva.


 Porque con la ropa pasa como con la vida. Por negras que estén las cosas y por complicada que sea una situación.


Casi siempre cabe la posibilidad de poner un toque de color  y un poco de animación.



En este caso el bolso, los zapatos ayudan a la bufanda a crear un estilo desenfadado, pero sin perder la sofisticación.


 Porque no me diréis que los lazos de los zapatos, no son un exceso manifiesto.


Siempre que me los pongo procuro tener cuidado porque como me pise uno voy de narices contra el suelo.



Fotos: Julián Herrero



Pantalón: Zara Aquí
Jersey: Zara.Similar Aquí
Zapatos: Zara.Similares Aquí
Bolso: Zara Similar Aquí
Pendientes: Zara.
.Anorak: Primark.
Bufanda: Primark


6 comentarios:

  1. Querida Curra , con toda seguridad tendrías a tu Marde muy divertida y entretenida con tus historias y tus ocurrencias ,jajajaj
    Yo soy fan del amarillo, me declaro completamente enamorada de ese color , a todo le va bien , así que en mi vida siempre es bienvenido.
    Es un color tan lleno de vida , tan iluminador y alegre ,que me encanta , y en mi vida siempre lo tomo en cuenta, no sólo para vestir sino para decorar o pintar .
    Y tu bufanda me encanta , al igual que tus zapatos tan coquetos con ese moño , te ves muy guapa .
    Feliz , disfrutando tus post de otoño , te mando un abrazo con mucho cariño .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pina, contigo es una delicia, siempre encuentras algo agradable que decir.
      Posiblemente mi madre se riera de mí, si viviera y leyera mis textos en el blog, me llamaría Antoñita la fantástica que era un personaje de la radio cuando ella era muy joven.
      A mí también me encanta el amarillo y le veo muchísimas posibilidades. Es un color tan lleno de vida que anima sólo con verlo.
      Un abrazp grande

      Eliminar
  2. Hola Curra, a mi me encanta el negro total y me encanta el look, la bufanda amarilla es muy bonita y le da un toque muy alegre al look.


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reme, yo también tiro mucho de negro integral, resulta cómodo y a la vez elegante, con lo que se convierte en un color comodín, junto con el azul marino que siempre acaba presente cuando no sé qué poner y quiero acabar rápido
      Un abrazo

      Eliminar
  3. El corte y el nuevo color de pelo se te ven súper!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un millón de gracias Cristina.
      Una buena peluquera es un tesoro y a mi edad, todavía mayor

      Eliminar