sábado, 16 de septiembre de 2017

El día D de una novia de cincuenta y ocho años



Once años de noviazgo no es precisamente poco tiempo.
Y si a esa década prolongada le añades que los protagonistas de la historia tienen 60 y 58 muy largos años, lo de pensárselo tanto no parece muy lógico.


Pero nuestras circunstancias eran las que eran y hasta ahora no llegó el momento.

Julián se prejubila el 1 de octubre al cumplir los 61 años y para no perder los 15 días de permiso por matrimonio que da la ley, decidimos casarnos por lo civil el día 15 de septiembre.



Podíamos elegir entre Gijón y Oviedo, pero yo tenía claro que me apetecía estar detrás de la mesa en la misma sala donde había casado a tanta gente y sentirme rodeada por gente que conozco.




El día antes, ya por la mañana recibo una llamada de El Invernadero diciéndome que tenían una sorpresa para mí.



Y la sorpresa llegó en forma de un centro de flores. Más tarde fueron llegando más, que me hicieron de lo más feliz.



Empecé los preparativos ¿Cómo no? En la pelu.

Mi amiga Purina, de la peluquería Antonio en calle Uría, me había dicho que me pasara por allí y que decidiríamos lo que hacíamos y no pude agradecérselo más.



Por tranquila que seas, el día de tu boda los nervios siempre hacen su aparición y no hay nada mejor para calmarlos que saber que otros  se encargarán de hacer que todo funcione.


Me peinaron, me maquillaron, me hicieron fotos para subir a instagram y me fui de allí de lo más relajada.



Tenía que pasar, antes de vestirme a recoger el broche de la tía Sagrario que me iban a prestar para cumplir con el mandato de toda novia: Algo nuevo, algo viejo, algo azul y algo prestado.



Se me había olvidado hasta la noche antes que me llamó Ana Linera para decirme que ella se encargaba de traerme algo azul, pero una vez conseguido el préstamo me fui para casa a vestirme.



Había previsto llevar un vestido que tengo de hace tiempo, que siempre me pareció de lo más apropiado para una novia madura.



Pero como los del tiempo anunciaban un frío espantoso y lluvia, preparé un segundo con manga larga y más cerrado.



Me los probé los dos y entre Julián y yo – ya sé que me salté todas las tradiciones al respecto, pero después de años fotografiándome sabe mejor que nadie lo que me favorece – decidimos que me podía poner el de verano que me favorecía más.


Me lo puse, cambié las sandalias previstas por unos zapatos dorados, me coloqué unos pendientes y las sortijas que me había regalado él, la pulsera de mi abuela materna y una cruz, regalo de mi hermana y mis sobrinas y nos encaminamos al Juzgado.



Teníamos esperando a no sé cuanta gente. Todos los que se enteraron, querían vernos y mientras nos llamaban y no estuvimos más que acompañados.



Llovían los whatsapp, las felicitaciones en instagram y facebook se multiplicaban y a cada momento aparecía alguien conocido que nos quería abrazar.


 Es lo bueno que tiene casarse en casa.


                                                     
A nuestro lado una pareja negra con un montón de invitados y profusión de damitas de honor, hicieron nuestras delicias. No os podéis imaginar el despliegue y el colorido, empezando por la inmensa limusina blanca y terminando por las indumentarias de los invitados.



Y por fin llegó la hora. Virginia y Belén, presidiendo el estrado, Ana de ayudante y nosotros sentados en primera fila.



Cuando has casado a mucha gente, la ceremonia te resulta tan familiar que te la sabes de memoria, pero cuando es para ti y cuando entre los asistentes aparecen las caras de personas con las que has trabajado y a las que te sientes unida, se convierte en algo muy especial.



Virginia se esmeró y estuvo cercana y cariñosa, las palabras de siempre parecían nuevas y hasta los artículos del Código Civil sonaban diferentes.



Salieron a la palestra los móviles, nos hicieron fotos a montones y nos sentimos agasajados de verdad.



Luego nos fuimos a comer con nuestras “madrinas” dos de mis amigas de siempre muy queridas y entre risas y comentarios de que novia mojada, novia afortunada, nos quedamos hasta media tarde.


Todavía nos quedan las celebraciones de verdad, por más que vayan a ser íntimas y con los más próximos, no dejan de ser pequeños acontecimientos y yo no dejaré de aprovecharlos para sacar a la palestra otros modelos.


A fin de cuentas, una es bloguera para algo y hay que aprovechar las circunstancias.
Ya os iré informando.



Por cierto, muchísimas gracias por todas las felicitaciones recibidas, me hacéis muy, muy feliz.

 Fotos: M.J. Cueto , Julián Herrero y diversos móviles.




14 comentarios:

  1. Que maravilla, que preciosa boda y que guapos los dos. Tu vestido es muy bonito, aunque como te dije en FB, nunca hubiera imaginado que fuera tu elección. Julián se apunta al título de mi blog... sin corbata. Sois una hermosa pareja y os deseo todo lo mejor.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena!!! Estás espectacular y Julián es muy guapo. Os deseo lo mejor del mundo y muuuuuchos años para disfrutar juntos.

    ResponderEliminar
  3. WOW CONGRATULATIONS !!!! :) :) :) :) It's a fantastic news and I'm very happy for you both. Needless to say that you looked absolutely stunning. Your perfect dress and coat as well as your hair do and makeup made you the pretties bride ever. Once more HAPPY EVER AFTER !!!! Kisses - Margot :))))

    ResponderEliminar
  4. Muchas felicidades Curra!!! me ha encantado el post, estais guapisimos y me ha hecho mucha gracia porque mi Ximo (mi pareja) de 61 y yo de 60 también somos novios muchos años!!! y aunque nos conocemos siendo muy jovenes por los 24 o 25 no fue hasta hace relativamente unos años cuando nos emparejamos!! ja ja ja, él tenía pelo todavía y bueno yo... tampoco estoy igual, naturalmente... pero sigo siendo pelirroja natural todavía, eso no ha cambiado!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Enhorabuena! Qué divertidas me parecen las fotos de la boda. Estàs espléndida y feliz. Tu señor esposo no se queda atràs. Casarse a esta adolescente edad es una aventura maravillosa que espero disfrutéis mucho. Me chifla el vestido y los zapatos dorados son lo màs. ¡¡Mil besos fuertes!!

    ResponderEliminar
  6. Muchísimas felicidades Curra . Estás radiante . Me alegro mucho por los dos y os deseo toda la felicidad del mundo
    Un besazo
    Gema

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena!! Os salís en las fotos, estais radiantes y pletoricos. Que viva el amor y que os querais mucho.Me encanta tu peinado Curra. He estado este verano en Asturias en agosto precioso Oviedo y Gijon, increible. A ver si vemos tb las fotos del viaje de novios. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Querida Curra , que maravilla , estoy encantada viendo las fotos , las imágenes dicen más que mil palabras
    Tu radiante de felicidad y Julián muy apuesto , se les ve realmente contentos
    No importa la edad cuando haces las cosas con amor y por amor
    Creo que están en una edad fantástica para disfrutarla a tope en esta nueva etapa
    Estoy feliz por ustedes , les mando un gran abrazo
    Que vengan muchas alegrías y grandes momentos
    Muchas Felicidades !!

    ResponderEliminar
  9. muchas feliciades por tu boda, estas preciosa con el vestido elegido, bueno, siempre estas muy elegante y en este dia se te ve especialmente radiante por dar ese gran paso, te deseo que seas muy feliz en esta nueva etapa, un beso para cada uno de los novios que ahora son marido y mujer :)

    ResponderEliminar
  10. Muitas felicidades, querida Curra!
    Foste uma noiva muito linda!
    Desejo-vos uma muito longa e feliz vida em comum.
    Beijo da Nina

    ResponderEliminar
  11. Wyglądasz prześlicznie:)))Gratuluję i Wszystkiego Najlepszego życzę:)))Pozdrawiam serdecznie:)))

    ResponderEliminar
  12. Buenos días Cuerra!: !Muchas felicidades!. En este caso es cierto que la novia está "radiante".
    Un abrazo muy cariñoso.

    ResponderEliminar
  13. Enhorabuena, estáis guapísimo. Muchísima
    felicidad os deseo

    ResponderEliminar