sábado, 28 de mayo de 2016

Susto y antídoto


El miércoles pasado me llevé un disgusto considerable.

Es una cosa muy tonta, así que por favor, no os riáis de mí.


Cuando por la mañana me iba a poner el conjunto que había pensado, con un aire del todo primaveral, pero lo bastante abrigado como para no pasar fresco,

viernes, 20 de mayo de 2016

Atuendo para una mañana de sábado


Por regla general soy un desastre en lo que se  refiere a la organización del tiempo.


Salvo los días de diario en que la rutina y las obligaciones marcan la pauta, en cuanto tengo que ser yo quien decida lo que voy a hacer no hay forma.

miércoles, 11 de mayo de 2016

viernes, 6 de mayo de 2016

En primavera, nada como un abrigo rojo




Fue hace casi veinte años.


Orgullosa, como un pavo real, sacaba a pasear a mi sobrina, recién nacida, en un enorme cochecito  azul marino, que me costaba manejar.