martes, 11 de octubre de 2016

Cambiando la moda por la tranquilidad del otoño rural


Cuando los planes cambian a la fuerza, lo mejor que se puede hacer – al menos, eso es lo que yo creí y por eso lo hice- es adaptarte y sacar partido de la situación.


Este fin de semana pasado, me olvidé de mi tobillo escayolado, me armé de valor y me fui al pueblo.



En la ciudad el otoño suave recuerda al verano, a pesar de lo que menguan los días y de lo que enfría a primera y a última hora.


Pero en el campo te das cuenta de las estaciones mucho mejor.


En medio de hortensias que siguen floreciendo.


En medio de yerba que vuelve a verdear.


La hiedra se vuelve rojiza, grana, ocre, dorada y marrón, mimetizándose con la pared rojo inglés y contrastando con la trepadora de flores blancas.


Y las hojas de la parra se caen inexorablemente sobre las losas del patio.


Los bancos, ahora sin cojines, invitan a descansar, a disfrutar, a percibir los olores a tierra húmeda, a madera recalentada, a hojas secas.


Y yo me dejo mecer por esa tranquilidad sencilla que me reconcilia con mi vida.


Me olvido de vestirme bien.


Juego con la perra de los vecinos, que salta emocionada para conquistar el trozo de bacon que le ofrezco.


Y me digo que la quietud y la tranquilidad tienen un indudable encanto 



Fotos: Marquez@ con el móvil que con la escayola lo de la reflex resulta muy complicado.

20 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, Curra.En el campo la vida es mucho mejor, estar cerca de la naturaleza es como volver a nuestros orígenes y ser más tú. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nines. Yo desde luego, estoy feliz cuando me puedo escapar y descansar allí.
      No siempre podemos, pero cuando se nos logra es una verdadera delicia y parece que el aire puro se te infiltra por las venas y te llena de vitalidad.
      Con la recuperación no sé si podré ir demasiado, pero espero poder permitirme alguna que otra escapada.
      Mil besos

      Eliminar
  2. Me encanta verte Curra , creo personalmente que estar en contacto con la naturaleza, sana, debe ser reconfortante estar en un lugar tan bonito .
    Hiciste muy bien en cambiar de aires , y el aire fresco del campo siempre cae bien , la naturaleza es mágica , ahí no corre el tiempo ,es un disfrute total.
    Los colores del otoño son un agasajo para la vista , pero estando ahí , despiertan todos los sentidos , todo es simple y es ahí donde me pregunto , porque nos complicamos tanto la vida .
    me encanto tu texto, y las fotos son muy buenas, un abrazo fuerte para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pina, las fotos son en las casas de mi familia y la nuestra, estoy entusiasmada con las dos. La grande porque allí están mis raíces y cada rincón guarda un recuerdo y la pequeña porque es tan abarcable y cómoda que en invierno resulta una delicia.
      Allí me puedo olvidar del mundo, de las preocupaciones, de las prisas y de todo lo que no sea disfrutar del contacto con la naturaleza.
      Me encanta cuidar del jardín, preparar comidas ricas, pasear por los alrededores y sentarme a charlar en cualquiera de los porches.
      Cuando los pueda barrer y ordenar ya sacaré fotos mejores, que me encanta compartir mis pequeños paraísos.
      Besos

      Eliminar
  3. Asturias es una tierra preciosa. Mis padres estàn encantados con su cambio de vida allí. Tan verde y tan vivo. Yo lo adoro también. Estàs estupenda hasta con pantalones de deporte. Un beso fuerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, no sabía que tus padres se habían venido a Asturias. Yo desde luego no la cambio por ningún otro sitio y cuando me acerco a sus paisajes ya ni te cuento.
      Es una región con una naturaleza tan llena de vida que poder disfrutarla es todo un ejercicio de relajación.
      Lo del atuendo, mejor no tocarlo, daba pena verme. Pero entre lo cómodo y que con la escayola montones de cosas resultan imponibles, fue el que mejor se adaptaba.
      Otro beso para ti

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Reme, es de verdad un sitio precioso. Recuerda a Suiza y para mí no hay otro mejor.
      Mil besos

      Eliminar
  5. Todas las fotos son preciosas, pero las de la colorida hiedra y las de las hojas secas me gustan especialmente y me hace gracia verte regatear con Perla por un capricho (creo que ya no te la quitarás de encima). Me imagino que aunque en esta ocasión sea un retiro un poco forzoso, disfrutar de toda la belleza de tu tierra estará ayudando a tu ánimo y por ende a tu recuperación.
    Um millón de besos Curra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma, no sabes lo bonito que estaba todo.
      Me hubiera encantado tener allí la cámara y captar mejores planos, pero entre la escayola y las muletas, con el móvil me las apañé como pude.
      La última foto es del patio de casa de mis tías, en verano está lleno de sillones, tumbonas, y sombrillas bajo el emparrado. La de veces que habremos arreglado el mundo desde allí y la hiedra trepadora es de nuestro vecino, sobre la pared colindante con nuestra panera.
      Me viene fenomenal cambiar de aires y espero que algún día podamos hacer como Mária y Eladio y quedarnos allí temporadas.
      Lo de Perla no te creas, es la mar de interesada, ahora se va detrás de Julián porque como yo no pude ir en dos meses, se acostumbró a él. Lo que es cierto es que en cuanto llegamos se instala a nuestro lado o a la puerta de casa y sus dueños ni se enteran de que existe
      Otro millón de besos para ti

      Eliminar
  6. Se te ve estupenda Curra y los pueblos tienen algo mágico que hacen que la vida sea fácil y placentera!
    Un abrazo enorme y disfruta de ese paraíso.
    http://solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Mária en ello estoy.
      Me fijo mucho en vosotros para lograr un equilibrio parecido.
      Mil besos

      Eliminar
  7. Pięknie u Ciebie:))widzę że do Was też przyszła jesień:))))Pozdrawiam serdecznie i szybkiego powrotu do zdrowia życzę:)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Renia bardzo dziękuję.
      I złamał prawą kostkę.
      Ja powoli się poprawia
      Pozdrawiam serdecznie

      Eliminar
  8. Que maravilla de sitio Curra.ya nos habias enseñado alguna vez rincones y es precioso. Qué suerte tienes de poder disfrutarlo.ESpero que vayas mejorando
    Un beso
    Gema
    Brújula de Estilo

    ResponderEliminar
  9. Pues has hecho muy bien Curra! El otoño en el campo es maravilloso y donde más se aprecian los colores y las diferentes tonalidades.
    Me alegro que ya estés de vuelta (ya ves, me entero ahora), y ánimo y paciencia con el tobillo! Efectivamente, los stilettos tendrán que esperar muuuuucho tiempo :)
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Preciosas y evocadoras fotos, otoño en estado puro, perfecto para desconectar y relajarse. Un beso guapa.

    http://miestiloesasi.blogspot.com.es/2016/10/despidiendo-al-buen-tiempo.html

    ResponderEliminar
  11. Qué maravilla de colores! Viendo estas fotos da la sensación de una tranquilidad de vida envidiable. Curra, espero que lo de la escayola sea ya para poco. Te mando un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  12. Hermoso lugar...el campo es lo mejor para una sana recuperación...ese pino al lado atrás de la casa debe dar un olor a navidad ya....

    ResponderEliminar