miércoles, 11 de febrero de 2015

Chicas de Oviedo y recuerdos de mi calle




Las chicas de la entrada de hoy no necesitan mucha presentación.

Desde la jovencísima Marta, que posa con una naturalidad deliciosa, a la protagonista de la última foto que tiene un estilo bastante mejor que el que yo supe captar.
Todas ellas hablan por sí solas y no necesitan de mi retórica para convencer a nadie de que la calle en Oviedo, merece la pena.


Por esa razón en lugar de cansaros con presentaciones monótonas  y casi calcadas, hoy decidí hablaros de mi calle y de los recuerdos que de ella atesoro.


Yo creía que era la mejor del mundo.  Salir del portal y encontrarme de frente  la escuela de Ingenieros de Minas, con jardines y una enorme escalera, siempre  me pareció una especie de privilegio.


Y volver de calle Uría empezando por el principio de la calle se convertía en una aventura de olores y establecimientos.

La goma arábiga y el papel en la librería Independencia, impregnaban las esperas mientras María Antonia despachaba a su clientela con su característica amabilidad.


Ya más cerca, el almacén de fruta, dejaba ese olor dulzón de las piezas que se pierden. Sebastián, el repartidor y Adela y Ángeles las dependientas forman parte de mis personajes infantiles y con ellos aprendí a hacer la compra desde bien pequeña.



En la Agencia de Transportes Quiroga, los camiones no paraban de entrar y salir y la entrada enorme y oscura, no me atraía lo más mínimo.

Como tampoco me atraía Vulcano, la tienda de neumáticos que olía a caucho desde varios metros antes.



Pero mi calle tenía un tesoro en forma de juguetería que se llamaba Navarro.
 Su escaparate era parada obligatoria y sus juguetes eran los más modernos del mercado.


Algunas veces, pocas, porque eran tiempos de austeridad, algún familiar nos llevaba hasta allí y nos regalaba una muñeca, un camión, un juego.



Mi hermano Francisco, que siempre tuvo mucha suerte, estaba una mañana con la nariz pegada al cristal. Cuando pasó un señor con una pinta estupenda y un enorme  Bobtail que le preguntó si había algo que le gustara. 

Mi madre no se podía creer que un desconocido -  a partir de aquel momento pasó a ser el millonario de Francisco – le pudiera regalar una bicicleta a un niño, pero la dependienta que era conocida suya le aseguró que allí no había trampa y que el niño había estado muy prudente.

Ni siquiera le pudieron dar nunca las gracias porque se empeñó en guardar el anonimato.



Al lado de casa, la farmacia de Liane, que a mí me parecía que olía a pastillas Valda, y que me encantaba.



Y más allá “ El Cielo” la tienda de Julita, que vendía comestibles a granel y los pesaba en una balanza con platillo dorado…



Ha pasado mucho tiempo.

De todos aquellos establecimientos, sólo perviven la farmacia y Navarro, que a fuerza de buen hacer y prestigio ha atraído otras dos jugueterías – Toys r Us y Juguettos-  
La mayoría de los edificios han cambiado.



 Pero sigue siendo mi calle y me sigue encantando pasar por ella


Fotos: Marquez@


28 comentarios:

  1. Pero qué entrada más preciosa, me ha encantado!!!!!!!!!
    La juguetería es preciosa, siempre me ha gustado mirar ese escaparate. Y qué suerte tu hermano!!!!!!! Me recuerda a alguna de las historias de mi tío, que siempre tuvo también mucha suerte. Un beso y para mi gusto, hoy te has superado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema, es que Navarro en una época en que las jugueterías no abundaban, era todo un referente y a todos los niños nos entusiasmaba, además siempre fueron muy buenos profesionales.
      Mi hermano había nacido de pie y a pesar de que era un trasto, se metía a la gente en el bolsillo con su cara de bueno.
      Me alegro en el alma que te haya gustado la entrada.
      Besos

      Eliminar
  2. ¡¡¡Curra... preciosa entrada!!! Qué recuerdos tan bonitos... Ayyyyyyyyyyy... que me pones nostálgica.... cómo me acuerdo de mis tardes de compras en Oviedo cuando era una enana... Y el estilazo que se sigue viendo.... y que tú tan bien nos muestras... ¡¡¡no tiene precio!!! Qué maravilla de ciudad para vivir... sigue disfrutándola... tienes mucha suerte... Besos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susana, Oviedo es lo que es pequeño y provinciano, pero para las que nos criamos aquí, delicioso y entrañable.
      Mil besos

      Eliminar
  3. Una calle con mucha vida y recuerdos, además de muchas mujeres guapas. Me ha encantado la anécdota de tu hermano Francisco, me hace imaginarme al crío pegado al cristal y el indiano rico observándole con ternura.
    Por último, quiero hacerte una pregunta, la chica del gorro de la penúltima foto ¿es pariente de la reina Letizia? Es que se parece enormemente.
    Miles de besos Curra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma, no te creas que ayer tuve que sudar lo mío para no sacar más visones - parece que los regalan y con el frío todas nos lo colocamos que es una delicia ir tan abrigada- y bufandas y gorros a montón.
      Menos mal que las jovencitas tienen más calorías y me salvaron la entrada.
      ¿viste qué riquísima la nena? Tenías que verla posando, para comérsela.
      Mil besos

      Eliminar
  4. Que recuerdos tan estupendos, asociados a olores que siempre perduran en la memoria y sigo diciendo que me encanta el estilazo que hay por las calles de Oviedo! Un besín Curra.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Mária, no sé por qué, pero los olores nos quedan mucho más tiempo que las cosas y cuando los volvemos a encontrar nos traen todo el pasado en tropel.
      Ya te veo recuperada casi del todo.
      Besos

      Eliminar
  5. una vez más increible selección!
    me encantaa Curra!!

    Besos

    trapones.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther, siempre lo digo, pero me lío. A ver si quedamos una tarde y os saco a vosotras que seguro que lucís que da gusto
      Besos

      Eliminar
  6. Ah que calle más transitada con comercios y escuelas universitarias cerca imagino q.tiene mucha vida, eso me gusta mucho Curra.tenerlo.todo.cerca.la.barra.de.pan, la fruta, los.pasteles, etc salir.a.la.calle.y tener.ambiente pues es.un lujazo verdad? Besos.Curra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nines,. es una calle con mucho movimiento es cierto, entre otras cosas porque al estar al lado de la calle principal, es zona de paso obligada aunque no sea tan elegante.
      Lo del pan se me olvidó porque las colas en la panadería a la hora de comer eran diarias y nos conocíamos todos. Las pastelerías estaban un poco más lejos, pero me has dado una idea para la próxima entrada.
      Mil besos

      Eliminar
  7. qué maravilla Curra!! la descripción era tan precisa que podía veros en esa calle!!
    Estupenda la anécdota de tu hermano que desde ya mismo le bautizo como elhermanodecurraelsuertudo jajaja
    Sobre los estilismos qué decir, que me encantan.....hay en concreto un pañuelo (tengo cierta adicción a los fulares) que me tiene loca perdia

    Besinossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, queda bautizado mi hermano y me incorporo al elenco de escritoras Jatteñas que últimamente está muy cotizado.
      Los estilismos me gustaron mucho, desde Marta, que me conquistó con esa sonrisa tan deliciosa a la última chica que salió fatal, pero tiene una pinta increíble de buena. Y las cuatro amigas no digamos, que la de la chaqueta blanca es como para hacerle una entrada completa a ella sola.
      Mil besos

      Eliminar
    2. No puedo estar mas de acuerdo contigo Curra. Las cuatro amigas me han encantado.... Y sobre todo la chica de la chaqueta blanca. Por cierto, me ha gustado mucho la historia de hoy.
      Muchos besos
      Marita.
      http://ganchilloyalambre.blogspot.com.es

      Eliminar
  8. Que ideales todas Curra.Me ha encantado tu relato me harecordado a mi barrio de la infancia en Barcelona.
    Un beso.
    Gema
    Http://brujuladeestilo.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema, es que nuestro barrio de la infancia siempre tiene algo de especial y los recuerdos son preciosos.
      Me alegro que te gustara y hoy las chicas son muy monas, es verdad.
      Mil besos

      Eliminar
  9. Muy bonitos recuerdos. Las niñas de Oviedo guapisimas, me han encantado. Besos Curra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Mary, contigo siempre da gusto.
      Un beso grande

      Eliminar
  10. Merece la pena salir a pasear por esa calle y ver tanta gente y tanto glamour por la calle, desde luego me ha encantado.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que después de tantos días de frío y lluvia estamos todos felices de poder estirarnos y disfrutar de la calle.
      Me alegra que te gustara. Felicidades de nuevo por ese cumpleaños.

      Eliminar
  11. Gracias Curra por este paseo semanal por las calles de Oviedo , y compartir esos recuerdos que atesoras con tanto cariño, seguramente tuviste una niñez y una
    Juventud deliciosas .
    Me encanta ver fotos de los escaparates, y el estilo de los transeúntes en un frío día de invierno ,y ver a las chicas muy sonrientes ,con looks muy originales .
    Un abrazo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pina, si es verdad que tuve una niñez y una primera juventud preciosas y muy felices, la segunda parte fue también feliz, pero un poco triste porque mi madre se murió cuando yo tenia 21 años y eso siempre marca. Pero con todo la fuerza de la vida te ayuda a salir adelante y fue un tiempo que recuerdo con cariño.
      Es verdad que en esta entrada coinciden muchos escaparates de fondo, pero fue pura casualidad.
      Las chicas de ayer estaban muy monas y eso siempre ayuda ¿No crees?
      Un abrazo fuerte con sabor español y aasturiano

      Eliminar
  12. Preciosa entrada Curra. Me ha encantado la historia de lo que le paso a tu hermano, y me imagino la carita. Las chicas de Oviedo tienen un estilazo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el pobre no quería ni bien ni mal aceptar el regalo, estaba cuidando de nuestro hermano pequeño y debió parecerle tan buen chico que en premio, se llevó la bici de sus sueños.
      Las chicas de hoy son de las que dejan alto el pabellón ¿verdad?
      Besos

      Eliminar
  13. ay que entrada tan bonita relatándonos todas las tiendas y lo que pasaba en ellas, buenoooooo lo de tu hermano no lo he entendido muy bien, ¿ el niño estaba allí solo? el hombre le preguntó , el niño dijo que la bici, el señor entró y la compró? y el niño llegó con la bici nueva a casa??? es así? madre mía !!! a veces pasan cosas increíbles, pero vete tú a saber a quien le recordó el niño al señor....quien sabe si tal vez tuvo un hijo que perdió y tu hermano se lo recordó, quien lo sabe....
    Sobre los looks uffff yo muero de amor , de verdad que es una maravilla "pasear" por tu ciudad
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, mi hermano Francisco había salido a la calle con mi otro hermano al que le lleva siete años. Estaban los dos delante del escaparate de Navarro y el señor se paró y le preguntó qué miraba y si estaba solo. Él le explicó que cuidaba del pequeño y que miraba una bici que le encantaba.
      El señor entró con él a la tienda y se la compró, pese a sus protestas y les pidió a las dependientas que por favor le conservaran el anonimato. No te cuento la emoción de mi hermano, ni su agradecimiento encantado. Son cosas increíbles que a veces pasan.
      Me alegra que te gusten las chicas de Oviedo, la verdad que las de hoy son especialmente estilosas.
      Mil besos

      Eliminar
  14. Sweet memories! A sound or a perfume, or also an object can bring to present something which was forgotten!
    A street where you have been walking for many years has so much to tell....

    ResponderEliminar