sábado, 29 de noviembre de 2014

Tarde de chicas

El viernes de la semana pasada tuve tarde de chicas.
 Estábamos invitadas a la presentación de la moda en pieles para el Corte Inglés. Y allá nos fuimos a ver las novedades. 


Fue estupendo porque nos trataron mejor que bien: champán, canapés, buen ambiente y un sitio acogedor nos dieron la bienvenida. 


viernes, 28 de noviembre de 2014

La elección del fotógrafo

Esta vez casi sin texto.


Con fotos en blanco y negro. Conocidas, en su mayor parte, porque casi todas formaron parte de otras entradas.


jueves, 27 de noviembre de 2014

Vaqueros Newman Style en Masús (Gijón)


Tengo una amiga que asegura que una de las prendas en que no le duele gastar es en un vaquero porque lo usa tanto que a la larga le sale regalado y es importante que te siente bien.



Y es que ponerse un vaquero ajustado es casi como pasar la prueba del algodón. 
Y vaya, una no está demasiado para  meterse en estos berenjenales


A pesar de que estos venían recomendados por Enrique Murga del blog https://newmanstyle.wordpress.com/ que es alguien que entiende mucho de moda.
 No las tenía todas conmigo cuando lo fui a buscar.


Menos mal que me gustó el primer golpe de vista.


En un color más bien oscuro, rectos, con una tela elástica y no demasiado gorda,  la cintura en su sitio y un poco más altos por detrás, … La cosa tenía buena pinta


Y en cuanto me los probé no podía quitar los ojos del espejo.

Ni gota de tripa, ni una sola molla y la parte de atrás…


Yo siempre tuve un trasero generoso y aplastado con lo que no podía creer lo que estaban viendo mis ojos.


Por Dios.   ¡Bendito efecto push-up!
Si hasta me atrevo a salir en camisa, a pesar de los excesos de los últimos meses.


A mí me han convencido. 
Así que si os gustan y sois de Asturias, los podéis encontrar en Masús Calle Menéndez Valdés nº 36 en Gijón.
Y para las de fuera podéis contactar con Enrique a través de su blog que tiene un apartado especial aquí


Fotos: Julián Herrero.



Pantalón: NS newman Style en Masús  C/ Menéndez Valdés nº 36 Gijón.
Camisa: de Julián.
Pañuelo: Céline.
Bolso: Cábala (Oviedo)

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Regalos de Navidad



La Navidad se acerca, todavía estamos en Noviembre, pero las flores de Pascua de mi balcón, empiezan a tener hojas rojas y eso es un síntoma claro de que toca empezar con los preparativos.


Hoy estaba un día tan gris, que hasta las luces que han colocado para iluminar las calles en las próximas fiestas, parecían más unos cables en lo alto que un dibujo destinado a alegrar.


Quizá por eso, para animarme, me dediqué a mirar escaparates.

Hacer regalos es una de las cosas que más me gustan.


Mirar las cosas que le pueden ir a determinada persona, dejar a un lado mis gustos, para pensar en lo que puede hacer feliz a otro es un ejercicio que me rechifla.


Fui pasando revista desde los más pequeños que tienen de todo y al final lo que más ilusión les hace es lo más sencillo que les añades de relleno.


Hasta los mayores que ya no necesitan casi nada, pero les gustan las cosas buenas y que perduran.


A mí me parece que un regalo debería siempre ser una cosa que le apetece al que la recibe, pero que no se anima a comprar.


Ese bolso bueno que resulta caro y total, si me arreglo con otro más normal…


El de última tendencia que no sabes si te vas a poner o va a quedar muerto de risa en el armario y casi te convences de que no te apetece…


Uno pequeño plateado que va estupendo para cuando vas arreglada, pero que no te coges porque tampoco sales bien vestida tantas veces…


Unos zapatos de fiesta cómodos dorados y rojos, que combinan de maravilla con el vestido largo, pero que ya gastaste mucho y como casi no se van a ver…


Y no hablemos de las joyas…

Un collar de diseño con las medallas antiguas de toda una generación que va a hacer que el traje barato que se compre la adolescente parezca otra cosa.



Un colgante con perla australiana, que le va a quedar de cine a  esa tía nuestra que sólo se pone cosas buenas y siempre nos hace unos regalos increíbles.


Cosas que nos encantan, pero que no nos decidimos a hacer nuestras y que convierten a quien nos las regala en un verdadero Rey Mago.


Mi presupuesto no va tan allá como para permitirme el lujo de poder comprar muchas de las cosas de esta entrada, pero soñar no cuesta dinero y me hace feliz. 


Fotos: Marqueza.


Bolsos verdes: Junco.
Bolso gris: Viena.
Bolsos cebra y  plata: De la Uz.
Zapato: Mónica García.
Alhajas: Vetusta Arte Joya.

martes, 25 de noviembre de 2014

El street style en Oviedo se esconde tras los paraguas


La ciudad se ha vuelto a vestir de lluvia. Sus calles mojadas semejan espejos brillantes donde se reflejan las luces de los escaparates.


Los árboles luchan por conservar sus hojas, ya vestidas de amarillo.



Y las aceras se pueblan de paraguas que a veces son multicolores como el arco iris.


Otras se visten de color visón para hacer juego con el impermeable de la dueña.




Y otras se mantienen transparentes, pero adornados de un hermoso bigote que el año pasado era el último grito.


Casi todas nos animamos con botas, que en muchos casos son de goma. 
Y quien más, quien menos se atreve con dibujos y decoraciones varias.


Hay quien no necesita paraguas porque le basta con un delicioso gorro de hule.


Quien mantiene la conversación impertérrito, con su grupo de amigos sin más protección que la capucha y el chubasquero.


Y cuando se vuelve tiene una cara tan simpática como la de ellos dos.


Otras desafían la lluvia a base de colorido por todas partes y acceden a quitar la capucha para las fotos.


Pero siempre hay quien se protege tras de su paraguas para que no se le vea demasiado la cara.


Y a la caza y captura de imágenes, me encontré con estos collares en la tienda de abalorios makûva de la calle Alférez Provisional, que me impactaron por lo grandes y llamativos.  
















































¿Verdad que son de los que cambian por completo lo que te pongas?



Fotos: Marquez@


lunes, 24 de noviembre de 2014

La butaca roja de Ramón.


Su padre se había jugado cuanto tenía y probablemente, horrorizado por el estado en que había colocado a su familia, enfermó y murió.


Su madre nunca logró reponerse y vivió el resto de sus días muerta de miedo a la sombra de un pueblo que le asustaba.


Por eso él había sido, primero un niño huidizo del que se reían el resto de compañeros y después un hombre tímido.


Rodeado de mujeres y  buscando siempre la forma de agradar, acabó por convertirse en un personaje popular y querido.



Si hacía falta alguien que echara un cable, allí estaba Ramón.
Servicial, bueno y un gran conversador, todos sabían de sus habilidades y su afán de ayudar.


Así que cuando el puesto de telefonista quedó vacante, se lo adjudicaron por unanimidad.


Tenía que bajar todos los días hasta el pueblo de al lado que era la capital del concejo, y su horario iba  de 9 de la mañana a ocho de la tarde, salvo en verano que se alargaba hasta las nueve.


Detrás de aquella ventanilla de cristal, atendía a cuantos se acercaban a poner una conferencia y gracias a aquellos ingresos de Telefónica él y sus hermanas que lo ayudaban en el servicio, empezaron a vivir con holgura.


Su casa, aunque humilde, fue mejorando y remozándose hasta convertirse en un hogar, su hogar,del que se sentía orgulloso.



Como en una aldea de montaña, parecía importante tener un sitio confortable donde poder descansar al terminar la jornada.



Una tarde en que no tenía que trabajar se animó, cogió el coche de línea y se fue a la capital. Entró en la mueblería que le habían recomendado y pocos días después los vecinos vieron asombrados como llegaba hasta su casa una camioneta con un letrero que ponía Kill.


De allí salieron dos sillones de damasco granate y brazos de madera, que hicieron las delicias de Ramón mientras vivió y que hoy aprovechamos para hacer las fotos de esta entrada.


Me encanta su línea elegante y el contraste tan fuerte con el patio de piedra y las hojas que el otoño va arrugando y metiendo por los rincones.




Fotos: Julián Herrero.



Jersey: Zara  Aquí 
Patalón: Zara. Aquí
Playeros: Décimas.