jueves, 31 de julio de 2014

Nuevas proporciones y receta de aperitivo


¿Organizamos una cena de traje en mi casa?



Cuando Terina escuchó la proposición, en seguida se puso a pensar en lo que le tocaría llevar. Porque la denominación de la reunión tenía que ver con aquella primera en que al preguntar a los asistentes por su forma de participar, cada uno contestaba:
-Pues yo traje…



Solían repartirse los platos y las bebidas del menú, de forma que cada uno hacía lo que mejor se le daba y así todos podían lucirse y de paso comían cosas ricas sin necesidad de que el anfitrión trabajara demasiado.



Quedaron en que se iba a encargar de preparar algo para el aperitivo que sirviera para abrir boca, pero sin ser demasiado contundente.


Y pensó en la nueva modalidad de crema para untar que le habían enseñado hacía poco.



Por si acaso preguntó a la concurrencia y todos quedaron encantados con la idea.




Siempre se le había dado bien la cocina y cada nueva invención era festejada a coro, así que había que esmerarse y mejorar la receta.



La crema se hacía batiendo queso fresco tipo Filadelfia, con una lata pequeña de atún, otra de anchoas y una caja de quesitos.



Pero ella pensó que para todos aquellos chicarrones del Norte, el sabor iba a quedar un poco más suave de la cuenta y decidió cambiar las proporciones.


Añadió otra lata de atún y otra caja de quesitos con lo que además de salir bastante más cantidad, la mezcla era más cremosa y fácil de untar.





Sobre mini tostas de las delgadas, o con pan tierno, estaba que no se lo saltaba un gitano y fue un éxito total.



Y es que a veces cambiar las proporciones nos parece una barbaridad y nos aferramos a la receta de siempre, pero en comida como en ropa, hacer innovaciones resulta divertido.



Y a pesar de que en principio nos choca encontrarnos con formas y sabores diferentes, la diversidad suele ser una riqueza.



En cuestión de ropa, las nuevas proporciones son más amplias y más largas, en un estilo que juega a la sencillez, pero que no deja de estar cuidado al milímetro.



Menos tacón y más colores básicos, tratando de dar sensación de normalidad, de que te has colocado lo primero que encontraste.



Yo soy incapaz de renunciar a mis abalorios y collares, y me puse uno de los últimos que hice – supongo que recordáis el tutorial- no soy tan habilidosa como Marita con su ganchillo y alambre, pero se hace lo que se puede.



Hoy terminamos el mes de julio y voy a estar unos días fuera, así que el blog se va a tomar vacaciones.
Volveremos en septiembre con energías renovadas.
¡Feliz verano a todos!



Fotos: Julián Herrero.

Falda pantalón: Zara (Rebajas)
Sandalias: Zara (Tienen años)
Camiseta: Cortefiel ( de hace años)
Americana: Stradivarius. aquí
Bolso: Mercadillo Navideño.
Pulseras: H&M




miércoles, 30 de julio de 2014

Último Street Style de Julio


Cerramos las puertas al mes de julio.
Casi ni nos enteramos de que pasó. Entre los vaivenes del tiempo que tan pronto subía como bajaba y la cantidad de turistas que pueblan la ciudad, parece que me pierdo.


Contemplo las galerías y los edificios de siempre y les encuentro un aire un poco fantasmagórico, como si los acabaran de poner.



Como si formaran parte de un decorado que no se corresponde con el día del calendario.


Pero miro a la gente que pasa y me doy cuenta de que son cosas mías.

Que sigo encontrando chicas que pasean a su perro enfundadas en un conjunto pantalón de flores.


Madres e hijas que pasean a la peque de la casa. Una preciosa niña que se convierte en el centro, encantada y sabedora de que con esa cara y esos rizos dorados, pocas cosas se le van a resistir.


Amigos altos y grandes que posan tan naturales como si se dedicaran a ello, con una ropa sencilla y cómoda.


Chicas que nos demuestran que el estilo a veces es cuestión de unos pocos complementos como las cangrejeras que este año se ven por todas partes, y el foulard de color vivo para contrastar.


Otras que se apuntan a la moda normcore, con algo parecido a un babi y unos sencillos playeros blancos firmados: El Ganso.


Natalia, que pasea orgullosa a su hijo que, recién llegado de su Erasmus en Polonia, se marchó a Canarias para tomar un poco el sol y acaba de volver.
De lejos me costó darme cuenta de que eran madre e hijo. Y es que la que vale, vale.



Y por último esta preciosidad de mujer, a la que saqué caminando para dar más sensación de movimiento. No tiene nada que envidiar a ninguna de esas famosas que todo el día nos enseñan como la octava maravilla ¿No os parece?




Esta vez el street style me quedó un poco corto, pero la batería de la cámara se agotó en el momento más inoportuno y con tantos eventos el fin de semana pasado no tuve tiempo a salir ni un solo día.
Ya se sabe que en verano cuesta mantener cierta normalidad.


Fotos: El capricho de Marquez@


martes, 29 de julio de 2014

Segundo día de la quedada.




Tras una tarde completa dando la lengua, arreglando el mundo, poniéndolo del revés y volviéndolo a colocar, la intrépida compañía que el viernes dio buena cuenta de la paella y la sangría en Oviñana, volvió a quedar con el resto de la corte Jatteña en Oviedo.


Al evento estaban invitados, además de las insignes integrantes del Consejo Real, presididas por su majestad la Reina de Jatte, los consortes con suerte- y menuda suerte- de éstas, la también conocida como Remana Beatrix y los peludos habitantes de la Isla Keka y Golfo.


Todos acudimos convenientemente ataviados, porque en Jatte reina el glamour y a pesar de que les permitimos a los varones que fueran cómodos, las féminas de la Isla destilábamos estilo y elegancia.


Hasta Keka se había puesto un collar que no veas de colorinos brillantes haciendo juego con los clips que le recogían la melena.


No hubo dudas a la hora de elegir sidrería, ni tampoco cuando elegimos el menú. Si los tortos estaban ricos, las patatinas tres salsas no se las saltaba un gitano y si los escalopines al cabrales sabían bien, la tabla de quesos no se quedaba atrás.
 Comimos bien y con ganas que para algo estábamos en Asturias.


El camarero, vio que en aquella zona las “ muyeres” asumían el mando y nos mandó una “moza” espabilada donde las hubiera que como quien no quiere la cosa, nos acabó sirviendo la, nada despreciable, cantidad de quince botellas de sidra.


Ahora escancio un “culín en esti lau” ahora “voy pal otro”. Echaba el jugo de manzana con un arte tremendo y nosotros a lo tonto, a lo tonto, venga a trasegar.



No necesito contar las risas que nos echamos, los chistes, los dichos y  las ocurrencias que allí fueron saliendo.
Los asturianos tenemos nuestro punto, pero la chica de Bilbao y los sevillanos afincados en Madrid no quisieron quedarse atrás con lo que el ambiente fue inmejorable.



No quisimos extendernos más de la cuenta, porque al día siguiente había que acudir a Gijón, lugar donde oficialmente se encuentra el domicilio de la excelentísima reina de Jatte y no podíamos dejar de visitar la villa de Jovellanos.





La mañana amaneció espléndida, y la cita era en la “escalerona” como es propio, así que allí estábamos a eso de la una y pico, buena parte de la comitiva, y unos mejor que otros.



Se nos unió la bella Iris, sobrina de Mária y tras un delicioso aperitivo amenizado por las acrobacias aéreas de los aviones que al día siguiente iban a participar en la exhibición, nos fuimos a las terrazas del Peri.


Una comida con vistas al mar, con una temperatura inmejorable, con una parrilla rica y una compañía mejor, sólo podía resultar bien y resultó.



Estuvimos a gusto, descubrimos que al natural nos caíamos tan bien como virtualmente y nos hicimos amigos todos.




Inma tenía que marcharse y los de Oviñana también así que la compañía tuvo que dividirse.

 
A tomar los helados quedamos algunos menos, pero la cosa todavía tuvo su gracia y hasta la media tarde avanzada seguimos contando y relatando, felices de estar juntos y de caernos tan bien. 




Y esto fue el relato de la primera quedada Jatteña.
En mi condición de cronista oficial de nuestro periódico “The Jattintong Post” he tratado de narrar los hechos ajustándome lo más posible a la verdad y tratando de ser amena.
Si lo conseguí  o no queda a discreción del lector.






Fotos: El capricho de Marquez@

   

lunes, 28 de julio de 2014

Quedada astur jatteña. Primera parte



Hace tiempo, cuando empecé con mi sección de street style, alguien me comparó con Gustavo el reportero dicharachero de Barrio Sésamo.


Me hizo mucha gracia y ya que una tiene el título concedido, nada más propio que aprovecharlo para hacer una crónica de la primera parte de la quedada que tuvimos en Asturias algunas de las seguidoras del blog La Isla de Grande Jatte .


Para las que no conocéis Jatte, explico que es una isla imaginaria, presidida por su reina Fani TT, donde sus moradoras podemos practicar con tranquilidad algunas de nuestras actividades favoritas.


Tras un primer encuentro en Bilbao, que os conté el mes pasado, habíamos quedado emplazadas para otro en Asturias en pleno verano.



La primera en llegar fue Inma del blog Viento fresco . La Señorita Star se alojó en Oviedo en el Hotel Barceló  y en una habitación moderna de esas con cuarto de baño integrado, separado por una cortina de cadenas plateadas y vestidor abierto.


Desde luego el primer día no pudo disfrutar mucho de las comodidades del Hotel, porque en cuanto deshizo la bolsa y colgó la ropa, cogimos su bólido y nos marchamos para Oviñana.



Allí nos esperaban en su “palacio” particular, Mária del Blog Sola ante el espejo y su marido y fotógrafo Eladio.


Ni qué decir tiene que nos recibieron como merecen altos dignatarios con la categoría de Portadora del Sello Real y de Introductora de Embajadores, formando parte del Consejo de la Isla. Pero, no esperábamos menos de otro miembro del consejo por derecho propio.


Mária nos había preparado una comida deliciosa, bien regada con sangría de sidra, que junto con la amenísima conversación y la sobremesa en el porche, nos hicieron sentir como princesas.


Allí sentadas, con una vista preciosa sobre su jardín y la rasa del Faro Vidio, charlamos, nos reímos, comentamos y nos pusimos al día de nuestras respectivas vidas.


Antes que nos diéramos cuenta, ya estábamos a media  tarde, así que tras darnos una vuelta por las estancias palaciegas, donde pudimos admirar la exquisitez de sus moradores, salimos a conocer las inmediaciones.


El faro Vidio a última hora de la tarde, presumía de paisaje y Mária aprovechó para hacer un pase. Se estaba en la gloria y sólo sentimos no tener más tiempo.


Bajamos a que Inma conociera Cudillero, contemplamos el atardecer y con una cierta pena nos volvimos para Oviedo, donde estábamos emplazadas para el segundo encuentro con el resto de consejeras reales.



  Fotos: Marqueza y E.G. 

jueves, 24 de julio de 2014

De buen ver


Recuerdo que  hace años, escuchaba con cierta frecuencia esta expresión: De buen ver 


Los que, entonces, me parecían muy mayores, la empleaban para referirse a personas de cierta edad que mantenían un aspecto agradable y en muchos casos aún juvenil.


No tengo la sensación de que haya pasado tanto tiempo.
 Y sin embargo, ahora, soy yo la mayor que mira encantada cómo han crecido sus sobrinas y los hijos de sus amigos.



Me asusto viendo cómo se “echan” pareja, cómo acaban las carreras, como empiezan a trabajar.


 A mí que me parecían tan lejanos aquellos mayores, y resulta que ya los alcancé.


Me  acuerdo de ellos y me río yo sola, mientras me pruebo mi vestido nuevo , recién comprado en las rebajas.


Con él puesto, tengo un cierto aire a las mujeres que tanto gustaban en los años cincuenta, Sofía Loren, Ivonne de Carlo, Ava Gardner,… con un perfil rotundo y muy femenino.



Todavía estás de buen ver, me digo


Seguro que si me ve cualquiera de los amigos de mi padre me encuentran estupenda.



Y me repaso. 
Por delante, por detrás, de lado. 


No soy demasiado exigente.
 Así que puedo darme el aprobado y salir a la calle.



Encuentro el vestido, una indumentaria perfecta para un aperitivo de terraza en la ciudad.


Con aire de señora ociosa que se lo pasa en grande con sus amigas.


Escudada tras sus gafas felinas, con un bolso grande y por supuesto con collar.
 Colores clásicos del verano más tradicional.


Y de tirantes que siempre me encantaron y  al paso que vamos pasa el verano y no encontré momento de ponerlos




Fotos: Julián Herrero



Vestido: Zara (Rebajas)
Americana: Zara.
Sandalias: Zara. ( Rebajas)
Bolso: Mercadillo de Navidad ( De mi amigo Samba)
Collar: Tienda local ( Tiene años)