miércoles, 24 de julio de 2013

Mi tía Fe


Mi tía Fe había nacido en 1926. Por eso cuando a los cuatro años tuvo una meningitis, logró salvarse, pero la mitad de su cerebro se quedó paralizado con lo que nunca dejó de ser una niña.





Durante muchos años vivió junto con sus hermanas solteras en la casa familiar donde no tardó en convertirse en la reina y dueña absoluta.




Le bastaba media cabeza para saber perfectamente lo que tenia que hacer y la tecla que tenía que tocar para que el resto bailáramos al son que ella quería.
Unas lágrimas a tiempo, una rabieta o un tono de voz lastimero conseguían mucho más que el mejor de los razonamientos y ella lo sabía.



Pese a que nosotros, éramos sus sobrinos y lógicamente, íbamos creciendo. Ella se fue adaptando y consiguiendo más y más privilegios a los que nunca quiso renunciar.




Uno de ellos, quizá el mayor, era tener a su entera disposición, todo el piso alto donde estaba el desván, que ella llamaba su casita.





En la galería, guardaba una colección de muñecos que iban desde la Gisela y el Juanín de cuando eran pequeñas, a todos los "pepones" que le iban regalando.






Casi no se podía entrar de cantidad de cosas y trastos que allí había acumulado después de tantos años.
Pero ella estaba feliz y  se encerraba cada dos por tres a jugar a las mamás.



Cuando éramos pequeños nos encantaba hacernos los remolones en la cama y llamarla para que nos viniera a visitar.
Fe, ven, cuéntanos cuando veníais de Osuna.
Mi abuelo estaba allí destinado, pero los veranos eran sagrados y toda la familia se subía al tren en Sevilla y viajaban por la noche hasta Madrid y de allí a Asturias.




Ella no se cansaba jamás de repetirnos aquellas odiseas en los años cuarenta.
Siete hermanos, con el equipaje para todo un verano guardado en baúles y el jaleo correspondiente. Era todo un acontecimiento y a pesar del paso de los años, le seguía pareciendo normal vernos a los tres pendientes de sus palabras.




Se acordaba perfectamente de todas las anécdotas y se reía sola contando los apuros de una de las chicas que llevaba escondido en una cesta un pollo vivo que le habían regalado el día antes. Parece ser que al amanecer al pobre animal no se le ocurrió más que ponerse a cantar y el revisor acudió furioso al vagón donde dormían para poner orden.



Con el tiempo, la artrosis le impidió seguir subiendo a su casita y nunca llegó a enterarse de que la habíamos cambiado.




Parte de las fotos de esta entrada están hechas en su galería y con este vestido y las sandalias estilo años cuarenta, tengo la impresión de haber retrocedido en el tiempo y haberme vuelto a encontrar con su recuerdo.







Vestido: Zara
Sandalias: Zara

25 comentarios:

  1. Qué bonita historia la de tu tia Fe. Tienes un don para transmitir historias.El vestido me encanta, le había visto y me gustó pero puesto en ti me gusta todavía más y las sandalias ideales.
    Estás muy guapa en la foto en blanco y negro que se te ve en primer plano
    Un beso y feliz puente si lo tienes¡¡
    Gema
    http://brujuladeestilo.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema, las fotos de esta entrada tienen tiempo, si te fijas aún llevaba el pelo largo, pero por alguan razón se nos habían quedado rezagadas y hasta ahora no vieron la luz.
      La historia de mi Tía Fe, es la de tantas familias que giran en torno a uno de sus miebros que necesita cudiados especiales. Todos parecen confabularse para hacerle la vida más fácil y al final acaban por ser los que se llevan el grueso del cariño.
      A pesar de que el desván se arregló años antes de su muerte, y que ella no lo llegó a ver con su nuevo aspecto, todavía conserva la huella de su presencia y nos apree que peude aprarecer en cualquier mometno.
      Muchas gracias por los comentarios, besos

      Eliminar
  2. las sandalias espectaculares! muak


    MªJosé Fernández

    www.imagenshopper.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gusten María José.
      Muchas gracias por comentar en el blog.
      Besos

      Eliminar
  3. Bardzo ładna sukienka szczególnie jej fason:))śliczne zdjęcia,czy to Twój dom?:))Pozdrawiam serdecznie

    ResponderEliminar
  4. Emotiva historia y maravillosamente narrada. Curra, estoy de acuerdo con Gema, estas guapisima en las fotos en blanco y negro y el vestido es precioso. El estilismo le va como un guante al entorno de las fotografias que son al tiempo evocadoras y románticas. Un besazo. Inma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma, me alegro que te gusten las fotos y la historia.
      Mi tía Fe, era todo un personaje y la familia la adoraba, cuando compré el vestido pensé que si lo iba a poner en el blog el marco adecuado era ese. Besos

      Eliminar
  5. Que bonito curra!!!
    Desde Londres con cariño.
    Nati

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Nati, espero que estés aprovechando Londres a tope, allí deben estar felices con el nuevo heredero.
      Disfruta que merece la pena.
      Besos

      Eliminar
  6. que preciosidad de historia Curra!
    muy emotiva y transmites como nadie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marta, cuando se trata de alguien cercano es fácil dejar salir el cariño. Se escapa por toods los poros.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Este post es una pequeña joya...Casi casi no me había fijado en las fotos, porque quería saber qué sucedía a continuación en el relato. Felicidades por la sensibilidad con la que cuentas historias tan personales e íntimas, y gracias por hacernos partícipes de algo más que un look!! Besos Curra!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther, la vida está llena de pequeñas historias, son la sal de nuestros días.
      A veces son entrañables y otras cómo hoy, trágicas, pero forman parte de nosotros y es bueno compartirlas.
      Me alegro mucho que te gusten.
      Besos

      Eliminar
  8. Me encanta la historia de tu tía Fe y se ve que las fotos son anteriores a tu corte de pelo actual que te sienta mucho mejor y respecto al vestido estuve a punto de comprarlo y luego con el mal tiempo me eche para tras porque pensé que tenia suficiente ropa para lo que quedaba de verano. Pero me parece precioso y a ti te sienta genial y estás guapísima. Un beso.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María tú tienes uno casi igual en rojo que te queda impecable, a mí me encantaba, pero como ya lo tenía sin manga del año pasado me decidí por éste.
      Tienes- tenemos- ropa como para cinco veranos seguidos sin necesidad de comprar nada más, pero lo de cambiar y renovar me vuelve loca.
      Besos

      Eliminar
  9. Que historia tan bonita!!! los zapatos son preciosos!!!!!


    Besos

    http://ginger-maquillajealos50.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste Ginger, las historias familaires siempre tienen algo de entrañable.
      Los zapatos son absolutamente de la línea del vestido con un aire ecadente total.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho el cariňo con el que hablas de tu tía, que mimada la teníais! :)
    Yo,al igual que tu abuelo,trabajo en una pedanía de Osuna,porque es mi comarca. Es un pueblo bastante bonito,con edificios antiguos muy bonitos.
    El vestido es precioso y te queda genial.

    ResponderEliminar
  11. Qué historia Curraaaa! Me ha encantado, como lo has relatado y la dulzura del relato en si. Estás preciosaaaaaaa! El vestido te sienta como un guante y las sandalias son guapísimas! Un besooooo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Nira, eres un cielo.
      Me alegra que te preste la historia.
      Besos

      Eliminar
  12. A mi me encanta que me cuenten historias pasadas, y es curioso como influyen en ti. Me encanta el look. Las sandalias estuvo por comprarme las mi novio pero cuando las probe , no se si era que tenia los pies hinchados o la forma en que estaban enganchadas ambas sandalias, que no terminaba de estar cómoda con las tiras. Te son cómodas a ti? Muchos besos, Curra!
    PD. Los esfuerzos han dado sus frutos: he conseguido sacarme contabilidad, aquella asignatura que te contaba no había manera de sacar. Y he limpiado 5 de 7 ( una no me presente y la otra la suspendí, pero bueno, de esta no pasa, me chapare la ley de PE a pa que además me viene bien posteriormente para las posibles oposiciones ya que es administrativo y forma parte del temario). Ahora solo queda ver si me dan las optativas que he solicitado, de las cuales las que mas ansío son las practicas pues al fin y al cabo es experiencia laboral; corta, pero laboral. Mil gracias por tus consejos, siempre acertados :) un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que gusten mis historias, son cosas del pasado, recuerdos agradables que me gusta compartir.
      Si te soy sincera, las sandalias no eran mías, me las prestó una amiga para la sesión porque cuando le enseñé el vestido aseguró que le iban mejor que bien. Cómodas, lo que se dice cómdoas no son porque tienen mucho tacón. Como me las puse sólo un rato no te puedo decir más que no son duras, que hablando de calzado de Zara no es poco. Mi amiga está feliz con ellas, así que ahora que las rebajaron te puedes animar.
      Qué bien que hayas quitado de en medio esa contabildiad, ya se sabe que siempre es un incordio.
      Ahora por las optativas y a meterte de lleno en las prácticas que tal como dices son experiencia.
      Besos

      Eliminar
  13. Me hubiera encantado conocer a tu tía Fe ¡Qué bonito es recordar! a mí me encanta. Besoooos

    ResponderEliminar