martes, 16 de abril de 2013

Privilegio


  


Hace días, en uno que salió el sol, pero todavía estaba frío, salimos a hacer fotos por el Parque de San Francisco. 
A medida que lo iba mirando, me di cuenta de que soy una privilegiada





Permitirme el lujo de vivir en medio de recuerdos de mi vida, en el mismo lugar en que crecí, en las mismas calles que conocen mis pisadas, me hace sentirme con raíces, unida a una tierra y unas gentes.






Me encanta salir  de casa y saludar a Ángeles la boticaria, a Rocío la encargada del DIA, a Belén la frutera de Rodera, al zapatero  de unos portales más arriba, a los porteros de los edificios de la calle…





Me gusta mirar a las personas con las que me cruzo. Saludar a los conocidos y preguntarles por su vida o comentar las últimas novedades.





Puede parecer pueblerino o cuando menos provinciano, pero por maravilloso que resulte lo de ser cosmopolita, por bien que te muevas en todos los ambientes, hay algo en el sitio donde creciste que te permite sentirte parte de una comunidad, arraigada y a la vez importante.







Y el Parque de San Francisco tan lleno de recuerdos, con todos sus paseos con denominaciones pomposas, lo logra sin duda.

Le cuento a Julián los distintos nombres y las cosas que me pasaban en las calles paralelas




En el  Paseo de los curas, los primeros coqueteos cuando volvíamos a casa a la salida de la Alianza Francesa.


Un poco más abajo el del  Bombé, juegos de policías y ladrones, de la queda que nunca lograba devolver porque corría muy poco y todos me cogían siempre, el escondite, la goma, el cascayo…







La Rosaleda no me gustaba, por alguna razón, siempre me caía y volvía a abrirme la postilla cubierta de “mercromina” del día  o de la semana anterior.









Casi al lado, el estanque de los patos, donde los cisnes blancos y negros surcaban unas aguas verdes, mirándonos despectivos a pesar de nuestras llamadas con el barquillo para invitarlos a comer.






El último era el Paseo de los Álamos.  Tenía dos heladerías que luego se convertirían en bastantes más.  
Llegar a él era como un premio los días que nos portábamos bien: cucurucho para los niños y helado de corte o bombón helado para los mayores.







Así que, en un momento en que la emigración vuelve a ser el fantasma que puebla los sueños de los más jóvenes, recorrer cada día mi ciudad me sabe a regalo del cielo









50 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo, Oviedo es un lugar precioso para vivir, adoro sus calles, sus tiendas de toda la vida; un helado en Diego Verdú, unos bombones en el Peñalba, las tortitas en el Rialto, se nota que soy golosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huyyy, otra como yo. Y carbayones, princesitas y huesos de santo en Camilo, Bartolos y hojaldre en la confitería Asturias, pastas o San Marcos en Santa Cristina, tarta de manzana, o turrón de pistacho en Ovetus, Bizcocho de manzana en calle Sacramento, moscovitas y "raquetas" en Rialto, y remontándonos atrás chocolate con churros en el Tropical y biscuit glacé en el Principado.
      Está claro que la nuestra es una ciudad para golosos.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Con permiso. Permíteme una breve "intrusión" por aquí también...
      Este año, no va a poder ser. Pero al próximo sí tengo intención de conocer vuestra tierra (es algo que ya tenía pensado desde hace bastante), será el próximo viaje que haga, si nada me lo impide. Pero si ya me sobraban los motivos (como diría Sabina) para conocer Asturias, después de leer las delicias que nombráis, acabáis de darme una dulce razón más para tener todavía más ganas de ir.
      Curra, por favor, como buena golosa que eres, deberías saber lo que pasa cuando se nombran ciertas cosas... jajaja.
      ¡Un abrazo a las dos!

      Eliminar
    3. Mara, pues si lo que buscas es endulzarte la vida, puedes venirte a Asturias porque tenemos unos reposteros fuera de serie.
      Además de todo lo que enumeramos, hay princesitas, leticias, postre gijonés, charlotas, unos helados artesanales y deliciosos de la mano de profesionales oriundos de Jijona y del valle de Aosta que se afincaron en Asturias, que te aseguro que son de lo mejorcito que te puedes echar a la cara.
      Y por supuesto otras delicias como las bizcotelas, los pétits fours, las telvinas, la capuchina... cada confitería tiene sus especialidades y nos vamos a Avilés por el mantecado, a Gijón por el Saint Honoré, o el postre Gijonés, a Arriondas por los Merlitones, a Salas por los Carajitos del Profesor, a Grado por el tocinillo de cielo, a Luanco por las marañuelas y así en cada pueblo por una especialidad distinta y exquisita.
      A pesar de que los dulces más típicos asturianos son a base de almendra o nuez como las casadiellas o la colineta, hay de todo y para todos los gustos.
      Si lo que quieres es comer dulce, Asturias es el sitio ideal.

      Eliminar
  2. Tienes toda la razón, aunque a veces no te das cuenta hasta que no has salido de casa y ves lo que echas de menos. A mí me encanta viajar y vivir en diferentes sitios, ¡todavía me quedan! Pero a fuerza de salir he sabido apreciar lo que tengo en mi tierra. Muy primaveral y a la vez abrigada, ¡perfecto! Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que vivir fuera enseña muchas cosas y ayuda a madurar, pero cuando empiezas a cumplir años lo de encontrarte integrada en una comunidad y formar parte de una ciudad es todo un lujo y si además tienes, como tú, otro rincón perdido en un puerto de mar o en una aldea rodeada de montañas te sientes más cerca del cielo.
      El conjunto es de transición por completo, abrigado porque aún hacía frío, pero en colores de primavera que ya toca.
      Besos

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Dziękuję bardzo kolory wiosny najbardziej klasycznych i zawsze dobrze wyglądać.
      Buziaki

      Eliminar
  4. Qué palabras/pensamientos más bonitos!!! Yo cada vez más a menudo "me pillo" recordando cosas de cuando era pequeña ... Cambiando de tema, me gusta mucho el look, especialmente el bolso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, el bolso es la imitación del lady Dior, la verdad es que está muy lograda y además tiene un tamaño perfecto. Estoy feliz con él y como nunca pretendió pasar por el original que para eso tiene un super corazón en lugar de las letras, lo llevo encantada sin haberme arruinado.
      Los recuerdos nos ayudan a vivir con más fuerza el presente, valorando lo que tenemos.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Me encanta el look, el bolso precioso!!
    Besos
    http://judithbysucre.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Judith, es un conjunto en los tonos de la primavera y aprovechando el tirón del rojo.
      Me alegro que te guste.
      Besos

      Eliminar
  6. Qué guapa estás! Qué favorecida con esos tonos. Yo hoy también llevo un pañuelo similar. Me encanta el bolso y el abrigo, qué estilo!
    Y qué recuerdos! La osa! Cómo se llamaba? No recuerdo su nombre. Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, la osa se llamaba Petra, y antes hubo también un mono que se llamaba Perico, pero no sé si lo llegué a conocer, porque no lo recuerdo. Y no será porque no haya ido veces al "Campo"
      El pañuelo tiene muchos años y es de mi colección. Yo creo que es de las pocas cosas que procuro comprar en bueno siempre que puedo, duran una vida entera con sólo cuidarlos un poco y siempre acaban por volverse a llevar. Como ocupan poco sitio no necesitas deshacerte de ellos y alegran la ropa que te pones con lo que no son un gasto sino una inversión.
      Mil besos

      Eliminar
  7. Carmen, estoy de acuerdo con todo lo que dices y a mi como madre me preocupa especialmente el que mis hijos probablemente no podrán vivir en la ciudad en la que nacieron y crecieron, que que para verlos tendré que ir de la ceca a la meca. Es lo que nos toca hoy en día.
    Solo quiero decirte una cosa en relación con tus, como siempre, bonitos comentarios, y es que no me suena bien lo del "parque" de San Francisco, para nosotros los de Oviedo siempre es y sera el "Campo de San Francisco", de hecho si te digo que me encontre a alguien en el Campo, tu sabes que no me lo encontré en una excursión a las afueras de Oviedo, sino en nuestro Campo, lo mismo si me fui con los niños al Campo, etc. Esta bien que la gente de fuera que te lee sepa que este es el verdadero nombre del parque que esta en el mismo centro de la ciudad.
    Como siempre un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raquel, totalmente de acuerdo. Cuando Julián vio la entrada dijo exactamente lo mismo. Pero me pareció más a propósito para que todo el mundo lo entendiera. Desde luego en Oviedo ir al Campo, está claro que se refiere al de San Francisco
      Cada vez conozco más gente que tiene hijos trabajando en el extranjero, además con pocas perspectivas de volver, y no deja de crear un cierto desarraigo.
      A pesar de que últimamente ando dividida entre Oviedo y Gijón, cada día me siento más Carbayona y más encantada de serlo.
      Un abrazo también para ti y los de casa

      Eliminar
  8. Qué razón tienes, donde mejor se está es en nuestro "terruño" ni te imaginas lo sola que me sentía cuando vine a vivir a esta preciosa ciudad, que no por ello dejaba de ser todo extraño para mi, el salir a la calle y no saludar absolutamente a nadie...... bueno, ahora, te conozco a ti y mucha mas gente maravillosa, de todos modos cuando siento mucha "morriña" me doy una vuelta por las calles de Orense, y otra vez para Oviedo que ahora ya tengo el corazón partio como dice la canción entre Asturias y Galicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mercedes. Me has recordado el dicho aquél del cura que no quería morirse y un feligrés le recriminó tanta desgana cuando se trataba de irse al cielo, a lo que el cura le contestó:
      Ay, hijo, es que, cómo en casa de uno, en ningún lado.
      Pues eso cada uno tenemos nuestro rincón y nuestras raíces y de vez en cuando necesitamos tomar contacto con ellas para seguir adelante.
      En Oviedo estamos felices de acogerte y de sentirte un poco nuestra también, así que haces bien en repartirte.
      Tengo que proponerme en serio quedar un día con la gente del Gym, que os echo de menos. Desde que dejé el Tai Chi, me parece que me falta un plus de armonía que antes me venía mejor que bien.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Tus bonitas palabras me trasladan a las calles de otra ciudad donde trascurrió mi infancia....unos recuerdos imborrables que me ha encantado recrear!!!
    Gracias, Carmen!!!! Pero que elegante eres!!

    http://cocoolook.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, es que nuestra infancia, los juegos, las caídas, los amigos... son cosas que forman el substrato de nuestra vida y es bueno poder echar mano de ellos de vez en cuando.
      A cualquiera que haya sido niño en Oviedo le puedes preguntar por el Campo y te hablará de este parque.
      Gracias por los piropos, viniendo de ti son doblemente de agradecer.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Cuanta razón tienes Curra! Vivir en una ciudad como Oviedo es un privilegio y pasear por ese parque una autentica gozada. Como siempre estás muy guapay elegante. Un beso.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María. A mí Oviedo me encanta. Tiene el tamaño justo para no ser tan pequeña como para que no puedas tener intimidad, ni tan grande que te cueste abarcarla. Se puede ir de un extremo al otro a pie en poco más de una hora y el enorme pulmón del Campo de San Francisco en pleno centro con su árboles centenarios te permite el contacto con la naturaleza sin necesidad de salir fuera.
      Al tener además, tan cerca Gijón y Avilés permite sentirte en una especia de gran urbe con ambientes totalmente diferentes.
      Me alegro que te guste la ropa.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Granat i czerwień pięknie ze sobą współgrają:)))Ty jak zawsze zachwycasz elegancją:)))Pozdrawiam

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Renia bardzo dziękuję, pozdrawiam red widok i więcej nad białym.
      przytulić

      Eliminar
  12. Creo que no hay nada mejor que conocer a la gente de tu sitio, poder saludarlos, interesarte por ellos, croe que eso hace el paseo super especial. El look que has escogido para el paseo me encanta, el abrigo es precioso y la combinación de blanco, rojo y azul le da el toque primaveral que puede parecer que un abrigo no tiene. Cuantos recuerdos tan bonitos tienes.

    bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mary rec. Hace un par de años, salí por mi zona a dar una vuelta con mi hermano y al cabo de un rato me dijo: Hay que ver lo integrada que estás en tu barrio.
      Lo bueno del caso es que vivo en el centro y que me crié, igual que él, dos calles más abajo, pero me encanta saludar, y poder integrarme en el grupo de personas que nos movemos por la misma zona. Es bueno acercarte a tus recuerdos porque te ayudan a vivir mejor.
      Tienes razón con lo que dices de la ropa, el blanco del pantalón, los zapatos y la camiseta logra que el abrigo pierda su tono invernal. Ropa de entretiempo para una primavera que no siempre es todo lo primaveral que se espera.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. ¡Me encanta la combinación de colores "british" que llevas! Seguro y acertado!

    maylooks.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mya, a esa combinación, a pesar de que pueda ser british, yo la llamo siempre francesa porque también son los colores de su bandera y es muy de primavera en Paris.
      Cuando llega esta época la uso mucho en todo tipo de prendas, porque me parece como tú dices: segura y acertada.
      Besos

      Eliminar
  14. ¡Cuanta verdad en lo que dices! Somos afortunadas en poder vivir en nuestro sitio de siempre, el tener las raices bien asentadas y encima poder viajar y enriquecernos con otras culturas, otros paisajes, otras formas de pensar.
    Es duro ver como hay quien tiene que irse de su "terruño" a ganarse la vida. A menudo pienso en dónde acabarán mis hijos, pero siempre tendrán su mundo en su corazón. Mi homenaje a tantos y tantos como tienes que emigrar buscando un futuro y lo hacen con valentía y empuje.
    Estupenda la combinación de colores y ese aire primaveral que desprendes.
    Besos
    Gracia
    www.crecercoaching.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia, cada vez siento más la importancia de las raíces, el sentido que puede dar a nuestra vida el saber que pertenecemos a una comunidad asentada en un lugar determinado.
      Cuántas veces un simple paseo, el encuentro con un rincón lleno de recuerdos, nos salva el momento y nos ayuda a sacar energías cuando parece que se esfumaron.
      Me asusta esa necesidad de exportar nuestras mejores promesas juveniles, me da verdadera pena pensar que nos perdemos lo mejor que tenemos y que estamos labrando un futuro oscuro y gris. Pero con todo confío en que esos mismos jóvenes sientan un día la llamada de su tierra y de su casa y puedan volver a reconstruir este país que estamos dejando languidecer.
      Estamos en primavera y vamos a ser optimistas, igual reaccionamos y entre todos salimos adelante y somos capaces de hacer un ejercicio de responsabilidad nacional. Pero tendrá que ser entre todos
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Hola Curra!!
    Que palabras más bonitas escribes, dirás que me repito pero es precioso lo que cuentas.
    Ya te has atrevido con el pantalón blanco, aquí en Ávila subió hasta 25 grados pero yo sigo con la ropa de invierno, me da pereza sacar todo lo del año anterior.
    Me quite el abrigo pero sigo con los vestidos y medias y voy a cuerpo. También desaparecieron. De mi vista las botas, ahora estoy con manoletinas, que son la antesala de las sandalias. Que ganitas!!!!
    Que tal en Oviedo ? Fuiste a Gijon ?
    Bs.
    Nati

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nati, todavía no saqué la ropa de verano. Hice una excepción con este pantalón y los zapatos, pero sigo como tú vestida con los restos del invierno, eso sí, hasta donde puedo saco los colores más alegres y con más vida.
      Soy de las que hacen cuatro cambios de armario al año, uno por estación, y a pesar de que volvió a enfriar, casi llueve y anuncian un empeoramiento, no creo que sea como para volver a sacar los abrigos de invierno, así que me toca el cambio de primavera con las gabardinas y los abrigos de entretiempo, los colores fuertes, alguno claro y los zapatos de salón y las francesitas, como tú.
      Guardaré las cosas más gordas y oscuras y me vestiré todo lo primaveral que pueda
      Estuve en Gijón el domingo y sacamos fotos con mi nueva sudadera naranja en la zona del muelle, en cuanto Julián me las pase las pongo en el blog.
      Besos

      Eliminar
  16. Classy ,beautiful Outfit! The Colours suits you very well ,fabulous Look!

    Have a happy Day ,Greetings <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks Love
      They are the classic colors of spring combined with each other, in a look, it is not sailor, but remember that style.
      kisses

      Eliminar
  17. ¡SUBIDÓN!esos momentos de euforia y de "gracias a la vida" están provocados por el sol, a mi me pasó lo mismo el sábado en La Ñora, estuve todo el tiempo pensando: "qué paraíso", "qué suerte",....Estás guapísima como siempre. Bsinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Diana, en Asturias el sol es un regalo siempre, hace que el verde esté más verde y los azules brillen como nunca, consigue que el aire no parezca molesto, incluso que se agradezca y que la vida apetezca más.
      Cómo además, es un bien escaso, lo valoramos el doble.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Hola Curra y tanto que somos afortunados.Hay que valorar donde vivimos.A veces no me doy cuenta del privilegio que es vivir en una ciudad como Santander.Aye fui con Jose a caminar por la playa y lo comentabamos.
    Respecto al look , me encanta la combinación rojo-azul marino ( ya lo verás jeje) y con el pantalón blanco ideal.
    Esos pañuelos de seda de toda la vida son mi perdición
    Besos
    Gema

    http://brujuladeestilo.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema, una ciudad de tamaño mediano es un verdadero regalo del cielo, y lo del mar cerca todavía más.
      Nada relaja tanto, ni resulta más distinto, siendo el mismo cada día.
      La combinación de azul marino, blanco y rojo, como le dije a Mya, me parece la representación francesa de la primavera, la repito en mil combinaciones y con mil prendas. Este fin de semana haré el cambio de armario de invierno a primavera que a pesar de los días de sol, todavía está pendiente. Es el momento de camisetas de rayas marineras con manga al codo, de colores fuertes y alegres, de trincheras, de abrigos de entretiempo, de beiges y de arenas, mezclados con blanco para alegrar y dar sensación de buen tiempo. Es primavera.
      Los pañuelos de seda son la mejor inversión en materia de moda que se puede hacer, nada dura tanto y nada es tan reutilizable. Como además no ocupan apenas sitio, la colección puede aumentar sin peligro
      Besos

      Eliminar
  19. Ni pueblerino ni provinciano, simplemente emotivo y delicioso. En esta sociedad nuestra en la que se está expulsando a nuestros jóvenes más preparados, para que vayan a fortalecer el cerebro de otros paises y arrugar el nuestro, los que aún podemos hacer lo que tu dices, realmente, somos unos privilegiados. Por poder conocer a nuestros vecinos, por conocer cada palmo de nuestras ciudades, por sentirnos orgullosos de ser y de estar en un sitio. Me siento como tu y espero que mis hijos también puedan sentirse así, lo cual no es óbice de que vivan una vida lo mas cosmopolita posible, viajando todo lo que puedan y conociendo cuanta más gente y más sitios mejor. En fin, casi no hablo de tu look, precioso. Me encanta el abrigo y el bolso. El conjunto blanco y rojo es fantástico, estás magnífica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep-Maria. Cómo me alegra verte escribir largo y con una prosa tan estupenda.
      A mí también me indigna que los mejores cerebros del país, los que tendrían que estar dando la talla para construir una sociedad mejor, tengan que marcharse fuera porque aquí no tienen sitio. De verdad que me pongo a mil cada vez que lo pienso, pero como nos pongamos en plan los que quedamos y hagamos una buena limpieza y un cumplido examen de conciencia para despertar del letargo, mucho me temo que la sangría va a continuar.
      Tener raíces es básico para poder crecer y nadie puede llegar a ser cosmopolita si no tiene una base en que sustentarse.
      Mil gracias por publicar mi foto en tu blog. Me alegro que te guste el conjunto de hoy. A mí me encanta el abrigo marinero con forro en distinto color.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Respuestas
    1. Mil gracias Marta, en el Norte no tenemos tan buena primavera como en Madrid y aprovechamos la ropa de entretiempo. Seguimos con abrigos, pero alegramos el color.
      Tú tan guapa como de costumbre.
      Besos

      Eliminar
  21. great look!

    http://glamourgirl-bg.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  22. Me acabo de enamorar de este abrigo. Creo que hay tres colores básicos para tener un abrigo: negro, cámel y marino. Este que llevas me encanta, el largo es ideal, con un toque muy marinero.
    Cómo me identifico con el texto. Yo soy de las super cosmopolitas, de amar el centro, centro de la ciudad, pero después soy feliz en mi barrio de siempre, donde nos conocemos todos, donde los que madrugamos nos saludamos, en esas calles que forman parte de mi historia. Toda la niñez y parte de la adolescencia la viví en una aldea, y esa confianza entre vecinos que se encuentra en los lugares pequeños me gusta tenerla en mi barrio de la gran ciudad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dí una vuelta por tu blog y me encantó, tienes unos textos deliciosos y encuentras unas fotos preciosas, así que me apunto a leerte y vistarte.
      Mi abrigo tiene ya dos años y cuando lo compré la dependienta estaba empeñada en cortarlo. No la dejé y acerté. Quizá en aquel momento era más grande de lo que se veía en la calle, pero ahora está en su justo punto y yo feliz con él y más con la fiebre náutica de este invierno.
      Encantada de conocerte y de que te pases por aquí cuando quieras.
      Besos

      Eliminar
  23. You look stunning, dear! I love the color combo:)

    http://theprintedsea.blogspot.de/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. They are the classic colors of spring, a sailor look and comfortable
      Thanks for commenting
      Kisses

      Eliminar
  24. Que razón tienes. Yo por motivos de trabajo tuve que cambiar de ciudad y lo que más echaba en falta era poder salir y saludar. El no conocer a penas a nadie me hacia sentir que no era parte de ese entorno.
    Ahora pasados algunos años, he hecho de esta ciudad la mía y me alegra el pararme cada tres pasos para saludar o hablar con alguien.
    En cuanto a tu conjunto, me encanta que esa combinación de colores algo marinera, haya combinado tan bien con una prenda invernal, como es el abrigo.
    Bss.
    http://atentamente-carmen.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  25. Hola Curra. Tu look me encanta. Ya sabes, por aquello de mezclar rojo, blanco y azul marino o negro, que también le va bien al rojo y al blanco. Tu look lo veo muy marinero, muy trabajado y tu muy muy muy guapa. Pero de todo corazón te digo, que el relato le quita protagonismo a las fotos. Es un gusto e incluso una maravilla leerte. De verdad, me encanta. A mi también me gusta salir de casa y saludar a todos a mi paso. El camarero de la cafetería al dar la esquina, la dueña de la zapatería de la otra esquina, la chica del kiosco nuevo que está abriéndolo...Jejeje! Es tan placentero sentirte parte de algo, de un día a día...Incluso cuando no te encuentras a alguien de tu trayecto diario, piensas...Qué raro...Hoy no me encontré con "Pepe"...Cada vez me gusta más leerte. Buen fin de semana Curra. Un besín!

    ResponderEliminar