jueves, 25 de abril de 2013

Cosas que pasan



Se había acostumbrado a ver la imagen de la crisis en los locales cerrados.





A pesar de ser céntrica, su calle estaba surcada de escaparates tapados con papel de estraza o unos cuantos brochazos y en los que campaba con aire de importancia el cartel de una agencia que decía que se alquila o se vende.
Le parecía una imagen normal.



























Sabía que en los del primer tramo el cartel duraría poco tiempo y que en cuestión de uno, a lo sumo dos meses se instalaría otro negocio que a lo mejor  tenía fortuna y se mantenía.


























También sabía que la calle transversal que tanto le gustaba recorrer para mirar sus escaparates, ya no era lo mismo.





A pesar del innegable lujo de las tres joyerías, que seguían atrayendo con sus brillos y su decoración exquisita. Las lunas tapadas y las letras arrancadas de las “boutiques” que habían estado allí parecían reclamar una atención, que casi se convertía en luto por la ausencia.







































Pero el cierre del Yuppi de la Avenida de Galicia, le dio verdadera pena. Le pareció un golpe bajo del destino.





No sabría explicar el por qué. O realmente sí lo sabía.
 Eran muchos recuerdos guardados en medio de aquella decoración en escay naranja mezclado con cuadros y motivos tiroleses.


Veintiséis años es mucho tiempo, cambian muchas cosas, la moda va y viene muchas veces.

Pero aquél sitio tenía algo especial.






Fueron muchas tardes de confidencias, de contarse amores y desamores. Tardes que empezaban a las ocho y a veces se prolongaban tiempo y tiempo porque había tanto que explicar.

Mañanas de aperitivos, sonriendo a diestro y siniestro, encontrando mil caras conocidas.
El grupo de las señoras mayores, que te preguntaban por la familia, el de los jubilados del Juzgado a la hora del café compartiendo charlas y noticias con sus antiguos compañeros. 

Las parejas que venían a los sofás corridos a contarse todo lo que se querían mientras devoraban una hamburguesa o un sandwich  con muchas patatas.

































Y a la entrada la tienda de emergencia, pionera a la hora de vender pan caliente los domingos. 
Cuantas colas le había tocado guardar mientras aprovechaba para echar un vistazo a las revistas de las estanterías de al lado.





Últimamente iba muy poco, realmente salvo algún café de media mañana y alguna visita al kiosco, apenas había puesto allí los pies.




Pero ver aquella persiana echada y el cartel que anunciaba el cierre le había tocado la fibra sensible.




Y el saber que pronto abrirían otra cafetería allí, no cambiaba la sensación. Era como se le hubieran borrado un trozo de vida.

Por eso miraba melancólica aquella fachada medio iluminada por el sol para tratar de retenerla en su memoria. Consciente de que una parte de la historia reciente de su ciudad se terminaba con aquel cierre.  



Nota: Parte de las fotos han sido sacadas de internet y no son propias, en ningún momento pretendo violar la Ley de Propiedad Intelectual por lo que si están protegidas y a su dueño le molesta que aparezcan en el blog, las retiraré en cuanto me lo pida. 

40 comentarios:

  1. qué tristeza Curra....

    http://maritienblog.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Belén, me dio una pena tremenda porque fue un sitio donde pasé muchos, muchos ratos.
      Me apetecía hacerle una especie de homenaje en el blog porque yo creo que todos tenemos experiencias más o menos parecidas con algún sitio que terminó por echar el cerrojo.
      ¿Cómo vas tú?

      Eliminar
  2. Qué pena, la crisis está acabando con muchos hogares, en todos los sentidos, sobre todo, aquellos sitios que fueron tan especiales para nosotros, como este para ti!
    Bisous
    http://modavestidor.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Manuel, la crisis está acabando con un estilo de vida y a pesar de que la vida continúa y posiblemente en poco tiempo nos hayamos olvidado, la sensación de impotencia y melancolía cuando te enteras es inevitable.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. ¡Ufff, da mucha penita!

    <a href="http://www.maylooks.blogspot.com.es" target="_blank>http://www.maylooks.blogspot.com</a>

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Mya, da pena y resulta extraño, te entra una especie de nostalgia que te lleva a hacer una especie de homenaje ante un lugar que ocupó un puesto importante en tu vida.
      Besos

      Eliminar
  4. Que triste!!
    Besos
    http://judithbysucre.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que impresiona ver tanto local cerrado en pleno centro de la ciudad. Están todos ellos en una zona especialmente comercial y son el reflejo de una época que se acaba. Confíemos en salir adelante.
      Besos

      Eliminar
  5. Es una verdadera lástima!!! Parece que se te va un trozo de vida en casos así ... Pero bueno, quedan los recuerdos ... Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marida, por eso precisamente, porque quedan los recuerdos, quise rendir esta especie de homenaje a un sitio donde pasé muchas horas y del que guardo mil buenos momentos.
      Mi idea era inspirar más bien añoranza que tristeza, pero la verdad es que tanto escaparate vacío en tan poco espacio, asusta.
      Besos

      Eliminar
  6. La de negocios que se están cerrando, y muchos con historia, con nuestra historia. Escaparates delante de los que antes soñabamos, ahora empapelados.
    Esperanza, y que todo cambie a mejor muy pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confío en que sea así. Que entre todos los de a pie, logremos hacer algo estable y con base. Recuperar el sentido y la lógica no parece tarea fácil, pero la vida tampoco lo es y con un poco de suerte saldremos adelante.
      Besos

      Eliminar
  7. Qué de cosas nos está quitando esta dichosa crisis¡. Da muchísima pena pasear por las calles y ver los negocios que van cerrando uno tras otro y si encima se trata de uno que encierra tantas vivencias, pues ya me imagino. Espero, deseo y confio que las cosas comienzen a reactivarse de un modo u otro. Un beso Curra.
    http://blog.sinetiquetar.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo Ángeles.
      Ojalá las cosas empiecen a salir adelante, a recuperar tono y fuerza.
      Da pena despedirse de negocios que te acompañaron mucho tiempo y por eso quise rendir esta especie de homenaje a una cafetería que en su momento fue el colmo de la modernidad y todo un símbolo.
      A ver como conseguimos salir de esta, que todos estamos deseando.
      Besos

      Eliminar
  8. Esto es muy triste, es tan por todas partes en España?

    y mañana lleve su traje con pantalones rojos! un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabella. Pues sí, en España la crisis está atacando duro, pero habrá que luchar contra ella y ganar la batalla.
      Tienes razón lo mejor que puedo hacer es vestirme de colores alegres y seguir adelante.
      Besos

      Eliminar
  9. qué penita!!....parece que se va parte de nuestra vida con estos cierres!...pero hay que ser optimistas, pronto vendrán aires nuevos, seguro!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Charo. Yo confío en que sí. Que entre toda la gente de a pie lograremos salir adelante.
      Pero cuando algo que tiene mucho que ver contigo se acaba te deja una sensación de pena y de añoranza tremenda.
      Con todo vamos a pensar en que saldremos a flote que es lo normal cuando las cosas se estabilizan.
      Besos

      Eliminar
  10. Que penina me da ir viendo locales de toda la vida cerrados! Espero que esto pasé pronto porque esta situación es muy triste. Un abrazo Curra.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí María, la verdad es que te sientes extraña y un poco melancólica.
      El Yuppi fue todo un referente en Oviedo y a pesar de que hacía tiempo que no se reformaba, tenía su encanto y sus clientes de siempre que ahora se sentirán perdidos, pero bueno para animarnos podemos pensar que abrieron varios sitios muy agradables en la misma zona y que parece que funcionan.
      Mil besos

      Eliminar
  11. Qué pena dá Curra..aqui tambié se ve mucho así y mucho son negocios de los de toda la vida.Ayy a ver si ya vamos remontando por que es lo que está pasando
    Un beso
    Gema
    http://brujuladeestilo.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema, es la otra cara de la crisis. La que no sale en los telediarios, pero que va más allá de las cifras y las declaraciones de los políticos.
      Esperemos que logremos salir de ésta y algún día podamos hacer unas risas cuando lo recordemos.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. They were delicious in a cafe that closed and was called Yuppi
      Thanks for commenting and welcome to "the whim .."
      Kisses

      Eliminar
  13. que pena !! y que duro es cerrar tu empresa , ufff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Farah. Esta tarde me encontré con la dueña de la mueblería que está debajo de mi casa. Está desesperada porque no consiguen sacarla a flote por más que lo intentaron, son mayores y es el esfuerzo de toda una vida.
      Confíemos en que las cosas mejoren y podamos respirar y salir adelante. Con nuestros recuerdos y con la ilusión de las cosas bien hechas.
      Besos

      Eliminar
  14. A mí hoy, desde bien temprano, a primera hora de la mañana, ya se me ha torcido el ánimo. Estaba repasando brevemente algunos titulares de prensa, y entre ellos, la consabida lamentable noticia de que ya superamos la barrera de los seis millones de parados. Y la tendencia va a seguir, se prevé que va a continuar a lo largo de este año. Cuando lleguemos a los siete millones, no quiero imaginarme qué va a suceder en este país. Porque algo tiene que pasar.
    Intento ser optimista, pero es inevitable que los momentos bajos aparezcan, porque la situación es muy difícil, es trágica.
    Ha habido un momento, estando en el trabajo, y poco tiempo después de haber leído la noticia, que he mirado a mi alrededor, al resto de compañeros, y he sentido una mezcla de tristeza, pena y hasta enfado. Muchos estamos padeciendo la intranquilidad de no saber cuánto tiempo más nos durará; otros tantos, ya han sido despedidos o tienen fecha de cese y están esperando que llegue. Y volvía a visualizar la cifra... más de 6 millones de personas desempleadas, pasando en muchos casos (demasiados), verdaderas penurias por salir adelante, dramáticas historias personales, situaciones extremas, desesperadas...
    Me he sentido mal por esos pensamientos, y otros que han acudido a mi cabeza en esos momentos. Lo he visto tan oscuro, con una solución tan difícil...

    La tristeza que produce ver que se ha perdido un lugar que ha sido tan especial durante tantos años para ti, Curra, ha hecho que me pusiera también en tu lugar, me acercase a tus sensaciones por lo ocurrido. He pensado en varios sitios que para mí también supondrían una gran pérdida. Tantos buenos momentos, instantes de nuestras vidas, tantos recuerdos, nostalgia...

    Seguro que mañana vuelvo a verlo todo con más ánimo y esperanza. Porque si la perdemos, entonces sí que nada nos queda ya.
    ¡Un fuerte abrazo, Curra!



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara, es cierto que la crisis está tomando unos tintes dramáticos. Cada vez hay más empresas que cierran, más negocios que no son capaces de resistir... Todavía ayer por la tarde me encontré con la dueña de la mueblería que está debajo de mi casa que tiene que cerrar y me contaba con un tono monótono y sin lágrimas, producto de los tranquilizantes, que no pueden más que pierden su casa, el apartamento, su marido se tiene que pre-jubilar perdiendo mucho dinero y que además nadie quiere los muebles buenos que aún no han logrado vender, tengo un amigo en una fundación hasta ahora muy poderosa que también se ha quedado en paro, los hijos de mis amigas están trabajando en el extranjero con unos curriculums de caerse para atrás.
      Y lo peor es que no veo que estemos reaccionando. No hablo de los políticos que con ellos no se puede contar, hablo de los ciudadanos de a pié que tendríamos que asumir las riendas y empezar a actuar con sentido y tomar decisiones sensatas.
      El Yuppi, no es más que un símbolo, la entrada pretendía ser más bien nostálgica, pero la preocupación y el miedo se me colaron y por eso tiene ese tono más bien tristón y a la vez realista.
      Pero la vida sigue y acabo de publicar una entrada que pretende ser divertida para animarnos un poco
      Otro abrazo fuerte para ti

      Eliminar
  15. Eso está ocurriendo en la mayoria de las ciudades en las que tantas persianas bajadas, nos recuerdan a cada paso, los duros momentos que estamos sufriendo.
    Yo quiero ser optimista, aunque a veces me cuesta bastante, y confío en que pronto comenzará la recuperación....la pena es que hay cosas irrecuperables, como estos pequeños negocios que ya forman parte de nuestos recuerdos.
    Un beso, Carmen!

    http://cocoolook.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, la situación no está para optimismos, pero es mejor tratar de pensar en que las cosas se pueden solucionar, porque de lo contrario nos puede entrar una depre de cuidado.
      La crisis cada vez toca más de cerca a alguien conocido y todos estamos en la cuerda floja, incluso los funcionarios porque si no reaccionamos llegará un momento en que nos van a obligar a hacerlo y está claro que los políticos no van a tocar a los suyos y si no tienen dinero no pueden pagar.
      Prefiero no darle vueltas porque me angustio y no soluciono nada.
      La entrada iba a ser sólo nostálgica, pero al final se me coló la dichosa situación actual y la dejé entrar porque tampoco podemos mirar siempre hacia otro lado.
      Hoy ya metí una entrada más animada para no dejarnos mal sabor de boca.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Es una auntentica pena ver tantos negocios cerrar, mi marido tiene el despacho junto al Yuppi que había en el Rosal, esta semana abrió en su lugar una cafetería muy similar, es muy bonita, ojalá les vaya muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que hay cosas que siguen adelante y locales nuevos que abren y que funcionan.
      La calle Rosal y más donde estaba el Yuppi, tan cerca del Fontán, es un sitio estupendo para cafetería, así que a ver si los nuevos tienen suerte y les va bien. La hostelería es muy sacrificada, pero entra dentro de los negocios que todavía pueden aguantar si los titulares son sensatos y trabajan como fieras.
      Besos

      Eliminar
  17. Hola guapa, me encanta el post, y es que lo que dices es algo que pienso mucho ultimamente cuando paseo por mni ciudad. Vivo en valladolid y aqui pasa lo mismo, cada vez cierran mas y mas tiendas y pasear y difrutar de ver los escaparates el bullicio de las calles y entrar a tomar algo en esos sitios que ya forman parte de vida y recuerdos, es casi imposible. Pero bueno, como comentais en en las lineas anteriores, ojala sea el punto final de la caida y que dentro de poco empezemos a ver como esos carteles desaparecen.

    LUNVA (:

    http://lunva.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lunva es que es la realidad con que nos encontramos cada día. Puse las fotos de los locales cerrados porque la mayoría son de mi calle y de la de al lado que son céntricas, la mía era más de mueblerías y cosas de informática en el tramo de abajo, pero la transversal es una calle tradicional de joyerías y tiendas de ropa y han cerrado cuatro que no volvió a coger nadie.
      En fin confíemos en que la propia economía se arregle y que vayamos reaccionando para conseguir enderezar la situación que hace falta.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Nice pics, I absolutely love it! Would you like to follow eachother on gfc? I've already done it because I really like your blog xoxo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks for following this blog.
      I am thrilled to find girls from other countries. So we know other things.
      Kisses

      Eliminar
  19. Que tristeza... Cada vez mas negocios cerrados, mas gente sin trabajo y pasandolo fatal... :( Que penina...Y luego nos quejamos por las mayores tonterias... :(

    ResponderEliminar
  20. Hay por favor!! que pena mas gorda Curra! esta la cosa como para irse corriendo ehh no se, la verdad es que las salidas no se ven por ninguna parte y a veces una quiere no ver, mirar atras, esconderse pero es una realidad mas verdad que la vida misma.
    Besos reina mia!

    ResponderEliminar
  21. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que escribes en tu post... A mí el Yuppi también me traía buenos recuerdos, aunque no fuese exactamente el de Avda. de Galicia y es una pena ver como tantos y tantos negocios tienen que cerrar por culpa de unas circunstancias que, en muchísimos casos, nada tienen que ver con ellos mismos.
    Hay que confiar en que las cosas mejorarán, el problema es ¡¡¡cuándo!!! A corto plazo, está claro que no.
    Un besazo enorme guapa!

    ResponderEliminar