miércoles, 6 de marzo de 2013

La Herencia

Cuando el hermano pequeño de mi madre, que siempre había sido un conquistador tremendo, contó a la familia que se iba a casar, todos creyeron que iba a traer a una mujer imponente. 
Por eso cuando conocí a la que luego fue mi tía Ana, no sabía explicarles como era.




 Hay que decir que yo tenía a la sazón nueve años y que la había visto sólo un momento a mi paso por San Sebastián, de camino a mi campamento de verano en Francia. 
 Aquella chica morena de vestido azul turquesa con lunares, no era en absoluto del tipo que llama la atención de una niña, pero me había caído bien.






Se casó en plenos sesenta y fue de las originales que lo hizo de corto, con un vestido sencillo y hecho a la medida que a mí me decepcionó profundamente. ¿Cómo me iba a gustar que no fuera de princesa? Sólo a ella se le ocurría. 






  Ana fue una avanzada de la moda. 
 Vivía en San Sebastián, y la mayor parte de su ropa la compraba en Francia porque tenía más estilo. 
 Le gustaba el sport elegante, los cortes buenos, los materiales nobles, las combinaciones distintas. Pero en su vestuario también tenían cabida un montón de  cosas más clásicas.
 No tuvieron hijos y como se cansaba rápido de las cosas, en lugar de darlas a otros se las mandaba a mi madre, que tenía la misma talla.






 Excuso decir, que cuando Pepe mandaba el paquete con la ropa, en mi casa había fiesta. 
 Aquellos pantalones sentaban como guantes, parecían hechos a medida y las telas caían con tal perfección que años después de morir mi madre, yo seguía poniendo algunos porque me parecían impecables a pesar del paso del tiempo.





 Cuando él se retiró se vinieron a vivir a Asturias.
 Ana tenía una diabetes aguda y había envejecido de manera considerable, pero mantenía un tipo envidiable. 
 En una familia tradicional de clase media, una mujer que, con sesenta años mal llevados, se vestía de cuero de arriba abajo a finales de los años ochenta, nos resultó tan chocante que siempre estábamos esperando a ver cómo venía aquel día. 
Mi hermano pequeño la bautizó la abuela roquera, y buena parte de su guardarropa salía de Benetton. 







 En su casa, además de los ocho cuerpos de armario llenos a rebosar, había una habitación con percheros de metal corridos donde tenía a mano las cosas que más se ponía.
 La enfermedad le había provocado varios comas y en cada uno iba perdiendo una parte de neuronas. 
No pudo soportar la muerte de su marido y ahogó sus penas en compras compulsivas. 
Quería seguir viviendo sola y su ropa la acompañó hasta el último momento.






 A su muerte, fui la encargada de deshacer su casa, me pasé allí varias semanas, clasificando y organizando. 
Después de repartir las cosas mejores, aún llené un buen montón de cajas inmensas de cartón que fueron para Cáritas.







 Suyo era el abrigo de visón que llevo en esta entrada. Nunca lo reformé, ni creo que lo haga, se mantiene tal cual ella lo tenía y cada vez que lo pongo la recuerdo. 







Lo de adelantarse a su tiempo, suele resultar muy complicado de entender para los que siguen el ritmo normal.

75 comentarios:

  1. dios mio de mi vida!! aqui estoy con tu maravillosa historia que parece que la estoy viendo!! uff maravillosa hasta la muerte pero con un abrigo que quita el hipo al menos a mi me lo ha quitado ehh nena!! ni que decirte que magnifico y conservalo siempre porque es una joya y lo mejor de todo es que es una joya con historia. Me ha encantado uff alucinada me tienes!! besitos miles y sobre todo con todo mi cariño y por siempre estar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, eres un cielo de mujer y contigo da gusto. Siempre dispuesta a ver lo mejor de cada cosa y cada sitio. Así da gusto leer comentarios.
      Mi tía Ana era todo un personaje y además del abrigo tengo otros tesoros como un bolso de cocodrilo que era de su madre pequeño y de asas que me pongo cuando voy de fiesta.
      Me gusta pensar que las cosas tienen su historia detrás, las hace más personales y más vivas.
      Y no alucines, simplemente tengo facilidad para narrar, tú la tienes para comunicarte y llegar y otras para lucir y sacar partido a cuanto se ponen.
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  2. Me encanta el look, muy elegante!
    Saludos
    http://judithbysucre.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Judith, se trataba de encontrar un punto que no fuera demasiado clásico, pero tampoco muy moderno.
      Un poco de cada cosa, se agita y se sirve frío para días de invierno.
      Hasta pronto, saludos para tí también

      Eliminar
  3. Very ladylike and your sunglasses are stunning!

    Annette
    Lady of Style

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Annette, you're right it is a very lady look.
      You can not always go casual.
      The Ray-Ban are from long ago, when the crystals were Bauch & Lomb and nonorganic.
      I keep them as a treasure.
      kisses

      Eliminar
  4. Preciosa historia, genial, redonda, lo tiene todo. Sabia que el abrigo saldria a relucir en algun momento, Es precioso y seguro que ella estara encantada de que lo lleves.
    Besos
    Donkeycool.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patricia, bienvenida a "El capricho...", como ves es un blog un tanto peculiar en el que además de enseñar fotos y moda, cuento historias.
      Cuando el personaje es real y tiene una personalidad marcada, escribir una historia corta en unas pocas líneas es sencillo y agradable. Si además formó parte de tu vida disfrutas mucho porque los recuerdos te acompañan.
      Y es cierto que el abrigo se lleva todo el protagonismo con lo que tarde o temprano tendría que salir a relucir.
      Me alegro que te haya gustado la historia. Ya me paso por tu blog.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Que preciosas historias nos cuentas siempre, seguro que fue una mujer elegante, casi tanto como tu. Me encanta el gorro gris , el original pañuelo del cuello y la combinación de gris perla con el marrón del abrigo. Bss.
    http://atentamente-carmen.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, más que elegante, Ana era singular y con una seguridad aplastante.
      Hoy resulta muy normal ver señoras vestidas juveniles, pero en una época en que apenas había tiendas "Low cost" y que la moda estaba muy compartimentada, ponerse pantalones vaqueros con cazadora motera o de aviador, te aseguro que chocaba y mucho.
      El gorro es de este año lo compré en Parfois y me parece muy divertido. El pañuelo fue un regalo de amiga invisible y es verdad que es muy original terminado en esas dos flores de otro color, al principio me chocó un poco, pero en seguida le encontré salida y cuando voy de gris pone un toque moderno.
      Me alegro que te gustara.
      Un abrazo y hasta pronto

      Eliminar
  6. Llevar una prenda tan impresionante que perteneció a alguien que admirabas y querías no tiene precio. Yo tampoco lo arreglaría, sería como mutilar parte de su historia. Te sienta genial y es una prenda clásica y atemporal que resulta perfecta para los días fríos. Te veo estupenda y el conjunto no puede gustarme más. Un abrazo Curra.
    http://solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, es un conjunto un poco a caballo, no quería ir totalmente en el estilo del abrigo, pero tampoco alejarme demasiado, así que opté por ponerme la gorra que resulta simpática y quita hierro.
      Ana - nunca quiso que la llamáramos tía - era peculiar y con una seguridad en sí misma aplastante. Se había quedado sin familia al morir sus padres porque era hija única y estaba tan unida a su marido que en su mundo no cabía nadie más.
      No encajó bien venirse a vivir a Oviedo, fue una imposición de mi tío porque empezaba a estar enfermo y quería saber que si le pasaba algo a él, habría alguien que se ocupara de ella. Pero a su muerte ella se volvió aún más independiente y compraba ropa de forma compulsiva.
      Me gusta pensar que algunas de sus cosas pervivieron y gracias a ellas su recuerdo aún sigue vivo.
      Y me gusta que el tacto suave y acariciador de la piel sea lo que me la recuerde.
      Ya vi que tienes nueva entrada, en cuanto acabe de contestar comentarios voy a verla.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Que historia más bonita!!!!
    El abrigo es precioso. Mi madre tiene uno pero aunque aquí hace muchísimo frío, y lo lleva todo el mundo a mi no me gustan, me veo muy señora con el puesto.
    Bs. Nati

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nati, yo tardé muchos años en decidirme a poner pieles. Me pasaba lo que a ti, no me veía en absoluto con ellas. La diferencia es que me gustaban, por eso cuando cumplí los cincuenta decidí que ya tenía edad y te aseguro que son calientes y deliciosas.
      Aparte de que dependiendo como te las pongas pueden no ser en absoluto de mayor y si no mira a la Kate Moss cuando se planta esos abrigos tan imponentes.
      Me alegro que te gustara la historia.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. hola curra

    guapisssima con tu gorrito, me encanta, del abrigo, que te voy a decir, es una preciosidad, yo tampoco lo reformaría son piezas que no pasan de moda y tiene un bonito diseño . Me ha encantado tu historia, creo que en todas las familias hay una tia Ana, las admiro !!!!!

    un beso

    Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por comentar Isabel y bienvenida al blog, me encanta ver como los que entráis os animáis a comentar, así se crea una especie de corriente especial que hace que publicar entradas tenga sentido.
      Es posible que en cada familia exista una tía Ana y mucho me temo que en la mía mis sobrinas me van a otorgar esa categoría en seguida, porque cada vez me cuesta más resistirme a comprar ropa nueva. Eso sí, yo no llego a esa calidad y al gusto por las cosas tan buenas porque nunca me decido a desprenderme de ellas y no tengo sitio donde meter nada nuevo.
      Es curioso lo que dices del diseño, cuando lo heredé se llevaban largos hasta los pies y éste era una especie de chaquetón y ahora resulta casi largo. La moda cambia tanto que incluso las cosas más clásicas se pasan. Pero este abrigo creo que se ha ganado su derecho a mantenerse en su hechura original.
      Un abrazo y feliz de leerte

      Eliminar
  9. madre!!!! menuda suerte jajajajja! hija te queda como un guante. yo no lo cortaria. que historia, hoy me encantò leerte la historia de la abuela rockera!

    http://maritienblog.blogspot.com.es/?m=0

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén, tendrías que haberla conocido porque era peculiar hasta decir basta, pero con un encanto extraño y atractivo.
      Te aseguro que verla llegar de San Sebastián con un pantalón negro y una cazadora corta roja los dos de cuero, nos dejó a todos con los ojos como platos.
      Ahora las cazadoras se llevan mucho, pero en aquél momento las ponían roqueros, camioneros y poco más y sobre una señora con pinta de abuela a pesar de su tipazo, resultaba todo un espectáculo.
      Ella lo sabía y le encantaba.
      El año pasado me deshice de una de aquellas cazadoras de cuero - tenía toda una colección- era la que mejor me quedaba, pero tenía los hombros muy anchos y yo creo que por lo que pesaba debía ser especial para andar en moto y tenía refuerzos de hierro. Cada vez que me la ponía el portero me tomaba el pelo y me decía que parecía una estrella del rock.
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  10. Eres mismamente tú. Un beso. Dewin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes Dewin, como diría Maruja: "La Miss".
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  11. Preciosa historia Curra!
    Además de ser bonito, el abrigo te aporta algo más especial, yo tampoco lo reformaría nada.
    El look que presentas me encanta. Clásico, actual, moderno... Lo reúne todo.
    Bss
    Nuria
    http://lacremedelacreme-ndl.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Nuria.
      Realmente me lo pongo muy poco, solo los días de mucho, mucho frío y no me merece la pena arreglarlo. Además así me recuerda su origen y me hace ilusión.
      La idea era precisamente añadirle un toque menos clásico para restarle importancia y los diferentes grises y el plateado del bolso lo lograron.
      Me alegra verte por el blog. Sé por experiencia lo complicado que es pasarte cuando tienes mil cosas que hacer, así que te lo agradezco el doble
      Un abrazo

      Eliminar
  12. ¡Qué bonita entrada Curra¡ es precioso saber la historia de la eprsona a la que perteneció esa prenda.El conjunto es ideal me gusta mucho el gris(hoy voy yo de gris y camel) y el abrigo es precioso.Mi madre tiene uno asi , a mi me encantaría una chaquetita corta.
    El bolso es precioso y el jersey me parece uno de Massimo Dutti que me encató pero no quedaba mi talla
    Besos
    Gema
    www.tuestiloadiario.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema, me alegro que te guste. La historia tiene su miga, porque Ana era hija única y no tenía familia. Como siempre fue muy independiente, apenas se relacionaba más que con alguna amiga que yo creo que dejó cuando se vino para Asturias, en parte porque los comas diabéticos atrofian el cerebro y ella había tenido varios. Así que con la poca relación que teníamos con ella si no llega a ser por sus cosas su recuerdo posiblemente hubiera caído en el olvido
      El jersey es de Primark ¿verdad que es mono? creo que me costó algo así como 16 €, es muy amplio y de una lana suave, suave. Me encantan los detalles de las perlas y los espejos cosidos.
      Y lo del chaquetón ya verás como lo acabas consiguiendo. Yo estoy feliz con el mío y lo pongo bastante más que el abrigo.
      Un abrazo y hasta dentro de un rato que me paso por vuestro blog

      Eliminar
  13. Hola Curra: Que bien escribes...es un gustazo leerte.Precioso abrigo y estupendo post "La herencia"
    Un saludo y muchas gracias por la visituca que has hecho a mi blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Berta, es que ayer me quedé chafadísima cuando de pronto el blog se tragó tu comentario y por más que intentaba recuperarlo no podía.
      Tu blog me parece una idea estupenda, una forma cómoda y sencilla de tener a mano cuanto se cuece en este Oviedo nuestro. Me apunté a seguirlo y ya vi que hoy tenías varias actividades en él.
      "presta" saber que la gente mira tu blog y que le gusta o lo encuentra práctico. Por eso te dejé el comentario también.
      Mil gracias por los piropos, tal como tú decías, este es un blog distinto en la medida que junta fotos de moda en plan egocéntrico, pero a la vez cuenta historias porque lo que se trata es de entretener y de ir más allá de los trapos que la vida está llena de mil cosas.
      Me alegro de que nos visitaras - el plural es porque el blog es también de quien está detrás de la cámara y a veces sacamos fotos que no tienen nada que ver con la moda-
      Encantada de conocerte.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Qué hermosa historia Curra, y qué razón tienes en tu frase final. Nunca me han gustado los abrigos de visón y no me veo con ellos ni cuando tenga sesenta, siempre los asocio con el collar de perlas y el bolsito... y de repente te veo a ti con uno y cambio de opinión, estás fantástica y como siempre sabes ser elegante pero rompiendo el clasicismo. Te queda perfecto y al margen de lo sentimental yo también lo mantendría así, ni le falta ni le sobra nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daeddalus ¡Qué alegría volver a verte!. No sabes como se te echa de menos, a ver si solucionas tus problemas y vuelves a publicar que es una delicia leerte.
      La frase final es una realidad, adelantarse es estar fuera de tu tiempo y por más que estés cargado de razón, es difícil encontrar quien te entienda. En el fondo todos necesitamos de la sociedad y el que nos aparte sin motivo resulta duro y más cuando los años te dan la razón.
      Me alegro que te guste cómo llevo el abrigo. Lo pongo poco porque las pieles siempre me parecen excesivas y llamativas, pero los días de frío intenso no sabes cómo se agradece envolverte en algo tan suave. Y eso sí, procuro no añadirle más carga para no parecer sacada de una revista de hace mil años.
      Y en vista de que a todos os gusta, seguiré dejando el abrigo tal cual.
      Mil gracias por comentar y un abrazo

      Eliminar
  15. Elegancko jak zawsze i jeszcze bardzo ładne futro:)))Pozdrawiam serdecznie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chociaż pogoda poprawiła i sobotę było słonecznie, suknia serdecznie nadal potrzebne.
      Cieszę się, że lubisz
      hug

      Eliminar
  16. Curra, me ha encantado la historia, lo cuentas tan bien que ya me estaba imaginando a tu tía como si la conociese de toda la vida. Como me hubiese gustado deshacer esa casa contigo, no puede haber actividad más placentera que esa. El abrigo es precioso. Bsinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana, ya me hubiera gustado poder contar con tu ayuda. No te puedes imaginar las montañas de ropa, calzado - conté hasta trescientos pares de zapatos- bolsos, boinas, pañuelos y demás que allí había.
      A última hora se había pasado a las cosas juveniles y baratas y en plena época de los bolsos de plástico, aún conservo media docena para mis potingues y demás.
      Regalé a todas mis amigas, mis sobrinas se llevaron no sé cuanta ropa, mi cuñada se quedó con las cazadoras de aviador, mis tías con los abrigos clásicos, yo con no sé cuantas cosas aparte del abrigo y aún así las cajas que fueron para el albergue de Cáritas necesitaron una furgoneta.
      La pena es que un par de años antes el vecino de arriba tuvo una fuga de agua que les inundó el piso y echó a perder la mayoría de los bolsos de piel. De lo contrario puede que me hubiera hecho con la mejor colección imaginable.
      Si aparece algo similar no dudes que te llamo.
      Un abrazo

      Eliminar
  17. hola curra,me ha gustado muxo la historia. parecia el comienzo de una novela. Estoy metida en un nuevo reto estudiantil y m esta costando pq ya no hay tiempo como cuando se era estudiante,mas el trabajo. asi q he tenido q borrar muchas entradas de blogs q m llegaban directamente al mail. Mi novio a veces me critica q vea blogs pq lo considera" vacio" en el sentido amplio del termino. Y alguna discusion tonta me ha acarreao mi nuevo hobbie,pq por mas q explique q elp futbol tb es vacio,hay gente q no comprende. Ahora soy yo la q me veo obligada a retirarme un poco de esta entretenida aficion.Y te comento todo esto pq,sin menospreciar ningun blog,q m gustan bastante los bogs en general,el tuyo siempre aporta mucho mas "q lo q es":lugares,historia,ciudades,literatura y reflexiones sobre la vida....hasta un poquito de psicologia q veces :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, así que te toca temporada intensiva con reto incluido, la verdad es que esas cosas resultan muy atractivas en principio y son una satisfacción cuando las consigues terminar bien, pero el intermedio requiere mucho esfuerzo y en eso estás ahora ¿verdad?
      Pues ánimo que a pesar de que te suponga esfuerzo y a veces alguna renuncia, luego te dejará la sensación de haber alcanzado una meta que siempre es muy agradable.
      Respecto a lo que cuentas de tu novio y los blogs, es verdad que las aficiones son cosas difíciles de explicar más aún de transmitir. Él no puede entender que te pases horas mirando modelos que le resultan parecidos unos a otros, pero como bien argumentas tú, tampoco es sencillo comprender que toda una nación se paralice ante un partido de fútbol cuando para los profanos también son todos por el estilo.
      " El capricho..." es el blog de una mujer madura que ha vivido lo suyo y que tiene mil historias que contar, cada edad tiene sus ventajas y no te quepa duda de que la experiencia es un grado.
      Así que mientras vosotros sigáis ahí, el blog tendrá razón de ser y seguiremos filosofando con más o menos profundidad. Y eso te aseguro que no es tiempo perdido.
      Un abrazo y para ese reto: suerte y al toro

      Eliminar
  18. Que homenaje a tu tia Ana,contandonos su historia de la forma que solo tu sabes hacerlo.Yo tambien tengo una tia muy parecida a la tuya,y tambien he heredado muchas cosas de ella.A sus 86 años esta estupenda y aun se pone los pantalones de piel.El abrigo es precioso y tu lo llevas de maravilla.Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepa, además del abrigo tengo una colección estupenda de pañuelos de seda natural, media docena de boinas de todos los colores, un bolso de cocodrilo con cartera a juego y una agenda mini dorada que deben tener cien años y un día, un casquete fucsia y morado y un chaquetón austriaco rosa enorme en espera de que vuelva la moda amplia. Además de un sinfín de cosas de poco valor que andan por mi casa.
      Agradecerle a Ana la posesión de todos esos tesoros bien valía una entrada y desde donde esté, seguro que le gusta pensar que la recuerdo.
      Como ves el abrigo es de los clásicos y cuando hace mucho frío lo saco a pasear y a airearse que le viene bien.
      Un saludo para ti también.

      Eliminar
  19. Ay Curra! Llega un momento que ya no sé ni por donde empezar cuando quiero comentarte un post. Empiezo por decirte que la historia de tu Tía Ana es digna de una novela, hasta una película podría hacerse... Y tu expresas todo tan bien, lo cuentas de una manera tan especial que cuando el post se acaba y veo que he llegado a la última frase, hasta me da rabia. Seguiría leyéndote aunque tu post ocupara tantas páginas como El Quijote...La historia es verdaderamente conmovedora y el abrigo una verdadera joya, ya no solo por ser un abrigo de visón, sino por la historia que hay dentro de su piel, que seguro para ti tiene mucho más valor que el abrigo en si. Solo tu podías lucirlo así. Me encanta el look y el abrigo te sienta francamente bien. Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nira, es que tú eres de las incondicionales y me lees con todo el cariño, por eso te gusta tanto lo que escribo.
      La historia de mi tía y de sus armarios repletos es de esas cosas que te llevan a reflexionar. Es curioso pensar que unos simples objetos puedan llevar impresa la huella de quien los poseyó.
      Creo que nunca llegué a ver a Ana con este abrigo, a última hora cuando no se vestía absolutamente juvenil, llevaba un chaquetón largo de cuero natural con aplicaciones de astracán que en ese momento era lo último de lo último. Pero a pesar de eso cada vez que me lo pongo la recuerdo y me gusta tenerlo porque al no haber convivido apenas, de otra forma posiblemente no lo haría.
      Me alegro que te guste como lo llevo, la idea es no darle demasiada importancia que ya tiene él bastante.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Respuestas
    1. Something happened to my comment that was deleted.
      He said I'm glad you like my look. Compliments of a girl with such style are even more important.
      kisses

      Eliminar
  21. ¡Cómo me gusta cuando cuentas cosas de tu familia! Si miramos hacia atrás y recordamos ¡hay tantas historias interesantes que contar! Me gusta que las recuerdes, me hacen recordar otras y traerlas al presente, pero al hacerlo, traen nuevas perspectivas y nuevas vivencias, tal vez no observadas en su momento.
    Interesante la tía Ana, y olé por ser una adelantada a su tiempo, a no importarle el qué dirán y vestir y vivir como le dió la gana ¡Ya podríamos aprender!
    Magnífico el abrigo y genial como te queda. Un acierto el no haberlo modificado.
    Gracia
    www.crecercoaching.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia, a mí me gusta desempolvar viejas historias, recordar cosas que pasaron y lo que nos hicieron sentir en su momento.
      Desde luego cuando escribí la entrada me dí perfecta cuenta de que en casa ninguno entendíamos ese afán por comprar y comprar ropa y sin embargo ahora mismo no sólo resulta casi natural, sino que es lo que se fomenta desde todos los medios.
      De la misma manera que lo de ir juvenil hoy es prácticamente obligado, de hecho, yo me encontré más de una vez disculpándome por ir muy de señora y en aquel momento rayaba el más absoluto de los ridículos.
      Y respecto a lo que dices del vestir como le daba la gana, me sumo a tu ole con ole, pero en el resto no. Es cierto que vivió siempre como quiso sin importarle nada ni nadie, pero el precio que tuvo que pagar por su independencia y su capricho fue tan alto que en la práctica acabó con ella.
      No es plan ponerse a explicar en el blog, se trata sólo de un relato amable, pero cuando solo haces tu voluntad acabas alejándote de todos y la soledad es mala compañera en la mayoría de los casos. Hay ciertas reglas que conviene no saltarse porque de lo contrario te conviertes en un marginado y a mí, por lo menos no me gustaría.
      De todas formas juego con ventaja porque yo me sé la totalidad de la Historia y tú sólo conoces el relato y tus apreciaciones son perfectas para el retrato que yo pinté.
      Un abrazo y espero que estés mejor

      Eliminar
  22. Espectacular abrigo, precioso look y hermosa historia, como siempre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep-Maria y tú tan encantador como de costumbre.
      Los abrigos de pelo largo a pesar de su imagen asociada a una señora entrada en años y rancia, tienen un punto atractivo que posiblemente tenga que ver con que durante años simbolizaron el lujo por excelencia.
      Afortunadamente desde que los animales se crían en granjas y los procesos dejaron de ser lo cruentos que eran, las pieles han pasado a ser algo normal y asequible para la mayoría de las personas.
      Me alegro que te guste como iba y también la historia.
      Un abrazo

      Eliminar
  23. Que manera más bonita de contar esta historia, aunque tengo que decirte que me ha entristecido un poquito.
    Eso sí, el outfit es perfecto! Como me gusta la combinación que has echo con el abrigo, muy elegante!!!!
    Un besote,

    Mireia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mireia, la historia real fue de verdad triste, pero mi idea era ayudaros a pasar un rato agradable no haceros llorar.
      Con todo tengo que decir que conocí a poca gente que consiguiera como ella, hacer siempre lo que quiso y conseguir que los de alrededor la contemplaran como una especie de Diosa, su marido vivía por y para ella y en los dos años que estuvo sola se gastó una verdadera fortuna en comprarse cosas y ropa de quinceañera, que nada le gustaba tanto.
      Me alegro que te gustara el conjunto, la gorra le da un aire simpático y rompe con la imagen de abrigo importante.
      Otro besote para ti también

      Eliminar
  24. Qué bonita historia, a veces triste, pero muy conmovedora. Me encanta la gente pionera y con carácter que se deja llevar lo justo por las tendencias y crean las suyas propias, aunque eso está reservado para unos pocos. El abrigo te sienta genial, además hay cosas tan especiales que hacen que las luzcas mejor, ¿verdad? Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, es una historia con su parte bonita y su parte triste. Pero la vida está llena de esos contrastes y por eso es vida.
      Tienes razón, hay personas que imprimen su sello a cuanto hacen y cuanto se ponen. Hay algo en su porte o en su personalidad que los hace diferentes y especiales. Pero como bien dices, son pocos.
      Y estoy totalmente de acuerdo en lo de que las cosas que tienen su historia son más fáciles de lucir hay algo que te incita a sacarles el máximo partido.
      Un abrazo y espero la siguiente entrada Riojana

      Eliminar
  25. Hola Curra! Antes de nada quiero darte las gracias por tu cariñoso comentario....eres un cielo!
    También quiero felicitarte por la maravillosa y tierna historia que nos has contado....has logrado emocionarme!! Has sido muy afortunada al tener cerca a alguien con tanta personalidad y carisma!!
    No se si habrá sido por su influencia, pero me ha sorprendido al abrir tu blog, encontrarme con una mujer tremendamente elegante y con un estilo único!!! De verdad, Curra... No pienso perderme ninguno de tus posts!!
    Un auténtico placer conocerte.



    http://cocoolook.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes Carmen? a pesar de que en el blog firmo como Curra, mi nombre real es también Carmen y mi segundo apellido Jiménez, así que cuando vi tu nombre pensé: Vaya coincidencia.
      Me gustaron mucho tus fotos en style lovely y tu blog terminó de entusiasmarme. No puedo compararme contigo porque mi tipo no me permite llevar cosas como tú lo haces, pero soy de las que creo que la elegancia y el estilo es algo que se adquiere con los años. Hay un sabes estar, una seguridad que cuando eres joven te falta y que en tus fotos rebosa por todas partes.
      Me alegra que te guste el blog, pero si soy sincera tengo que confesar que buena parte del mérito es de un fotógrafo que me mima, me mira con los mejores ojos del mundo y que no se cansa de buscar la forma de que salga favorecida.
      Coloqué cocolook entre mis favoritos, pero no encontré la forma de hacerme seguidora y te puedo asegurar que tampoco me pienso perder tus entradas. Y a la otra mitad del blog - Julián que es quien hace las fotos - le va a encantar que hayas estudiado Arte
      Yo también estoy encantada de haberte conocido y me parece un placer contar con tu presencia
      Un abrazo

      Eliminar
  26. perdona el modo de escribir curra, está escrito desde el móvil. Se me fue la pantalla y no sabía si se grabó. Ahora veo que sí. Pues nada más, solo añadir que estás muy guapa y elegante. Gracias por tu blog. Es un entretenimiento muy agradable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, no te preocupes por esas menudencias. Como ves tu comentario llegó perfectamente y me hizo ilusión volver a saber de ti.
      Ahora que sé que tu ausencia es por motivos profesionales y que estás tratando de conseguir un reto te recordaré aunque no tengas tiempo para comentar.
      Otro abrazo

      Eliminar
  27. Carmen nada más empezar a leer esta historia ya me imaginé que era esa tía tuya de la que todas heredamos algo. Me gustó mucho y me hizo mucha gracia como lo cuentas. En uno de los comentario dice que parece el comienzo de una novela y es verdad, podría ser el argumento de una bonita novela. A ti que no se te pone nada por delante ya sabes, todo es empezar...
    A ver si nos vemos el sábado ok?
    bss, lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Loa, la misma mismísima.
      Con una historia más asequible y un poco más novelada, pero que efectivamente podría ser el argumento de una novela. Pero ya me gustaría a mí que no se me pusiera nada por delante.
      Llevo tres días tratando de traer a mi Padre a Oviedo a dar una vuelta y todavía no fui capaz. Tendrá que ser cuando le apetezca y ese día yo no podré. Estos mayores...
      En principio el sábado cuento con aperitivo. A ver si vuelve a hacer bueno que presta lo de tomarlo en la terraza, aunque hoy ya se torció.
      Besos

      Eliminar
  28. Qué curiosa la historia de tu tía, se anticipó a su tiempo, sin duda alguna. No me quiero ni imaginar "la trabajera" que tuviste para organizar ese ropero, como siempre tan generosa.. El abrigo te queda genial, y aunque tenga muchos años no pasará, tú además le das un aire actual, restandole el clasicismo de la prenda, estás estupenda Qué bien te sientan los sombreros¡¡¡ Bsss y ánimo que mañana ya es viernes.. Disfrutaló.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yoli-Lo en muchas cosas es verdad que se anticipó y en otras se quedó por completo atrás porque por ejemplo jamás quiso trabajar a pesar de haber estudiado Filosofía.
      Pero era todo un personaje.
      Lo de desmontar su casa fue terrible. No es plan contarlo en el blog, pero me costó una barbaridad y no hablo solo del trabajo que fueron dos semanas sin parar mañana y tarde.
      Vaciar una casa, meterme en unos armarios que su dueña nunca me había enseñado, descolocar y desterrar todo lo que constituía el mundo de otra persona, es como volver a matarla y todas aquellas noches tenía pesadillas soñando que venía a pegarme por destrozar lo que era su vida.
      Pero al final se acabó conseguí colocar toda aquella montaña de cosas y hoy tengo un buen recuerdo que es importante.
      Me alegro que te gustara como lo puse y aunque sea falta de modestia, reconozco que los sombreros en general me quedan muy bien.
      Y mañana viernes de nuevo, lo disfrutaré todo lo que pueda. Haz tú lo mismo.
      Un abrazo

      Eliminar
  29. Después de todo el día fuera, llegar a casa con la intención de desconectar de casi todo por hoy, relajarme y descansar; ni te imaginas, Curra, lo bien que me ha hecho sentir leerte.
    Es de esas veces que escribiría tantas cosas que no sé ni por dónde empezar, y posiblemente por eso acabe escribiendo mucho sin decir nada, o resultando demasiado breve e incapaz en este momento de reflejar con palabras todo lo que me ha transmitido y aportado tu entrada.

    Como es tarde, ver que ya habían tantos comentarios, me ha alegrado muchísimo. Me siento cómoda y a gusto en tu blog, y ver que son muchos más (y lo digo en general, incluyendo a todos los que también te siguen pero no suelen comentar nunca, o cuando pueden y el tiempo se lo permite, o les apetece en algunas entradas en concreto por el motivo que sea que les llame la atención) hace que en cierto modo aumente la sensación que tengo de bienestar aquí, porque el agrado de los demás aumenta también el mío al tratarse de un "espacio compartido", un "rinconcito virtual" por el que manifestamos interés, simpatía, cierta predilección... y eso une. Así lo siento. Y si en alguna entrada además leo que alguien más ha descubierto tu blog y te dice lo mucho que le ha gustado, más contenta todavía.

    Ya te dije en otro comentario que me cautivan las historias que nos cuentas de tu ñiñez y cuando nos presentas con tanta delicadeza a algunas personas que de una forma u otra formaron parte de tu vida, pasaron por ella, tuvieron alguna relación más o menos cercana, puntual, permanente; como fuese. Las narras de esa forma tuya tan personal, tan atrayente, que embelesan. Por las cosas que nos vas contando, me parece una gran suerte, un privilegio, la niñez/juventud tan rica de aportaciones personales, de experiencias y enseñanzas que has tenido, y por extensión, en general, seguro que toda tu vida. Eso se ve, se aprecia al leerte.
    Me ha conmovido la historia de Ana y más sabiendo algunos de los detalles que comentas. A veces, resulta inevitable no pensar otras personas que conozcamos o en circunstancias personales y familiares, propias o cercanas, cuando se lee algo que por algún motivo nos lleva a recordar o reflexionar sobre ello. Por eso me resultan todavía más cercanas y entrañables tus vivencias; por las veces que, hasta el momento, de una forma u otra me han llevado a pensar en otras más personales, bien por similitud o por asociación de ideas que haga a raíz de ellas.

    Me parece muy acertado (aunque ésto, siempre lo conseguís) el espacio donde habéis hecho las fotografías. Porque el marco de colores del fondo consigue que destaques maravillosamente. Y en esta ocasión, es admirable, soberbio, el esplendor con que se realza el abrigo; por sí mismo (eso es evidente) y por los tonos del lugar, que acentúan más todavía su brillo, lustre y solemnidad.
    A este respecto, Curra, sí que reconozco que tengo muchos prejuicios todavía. Y aunque existan en la actualidad granjas peleteras y ésta sea considerada una alternativa más "humana", me cuesta aceptarla. No creo en lo que vienen llamándose "pieles ecológicas", por el propio tratamiento que necesitan, y porque a mi modo de verlo, no librera a los animales de una cierta crueldad, dolor y tortura. No obstante, tampoco es mi intención ahondar en este tema aquí, porque no es el lugar, ni mucho menos procede por mi parte. Porque ante todo hay que respetar la libertad de elección de cada uno para vestir aquello que desee (¡Faltaría más que no pudiera ser así!); tan sólo decirte que, aun con ello, te veo estupenda como siempre. Te pongas lo que te pongas, sabes llevarlo con gracia, seguridad y elegancia.

    ¡Un abrazo! ¡Feliz viernes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara, hija, no sabes cómo me he emocionado al leerte.
      Encontrarme con alguien que expresa de una forma tan clara que el blog le llega, me llena de satisfacción.
      He repetido hasta la saciedad que "El capricho de Marquez@" no es un blog de moda tradicional. No me gusta, ni pretendo conseguir cientos de comentarios diciéndome lo monísima, ideal, divina de la muerte... que estoy porque eso no es más que incienso que se va con el viento.
      Ni tengo edad, ni siquiera una forma de vestir como para ser una blogger de éxito.
      Algún día haré una entrada explicando las razones que nos llevaron a Julián y a mí a abrir este blog. Pero hasta entonces no me canso de decir lo mismo: buscamos crear un espacio ameno, agradable, donde las personas que entren puedan sentirse a gusto, recordar vivencias - en el fondo todos tenemos experiencias parecidas - comentar lo que les parece, o lo que les pasa.
      La vida me ha ido enseñando que todos necesitamos un rincón donde sentirnos a gusto, donde poder sacar lo mejor que tenemos, donde poder conectar con otras personas.
      Y lo que buscamos va por ahí. Sin grandes pretensiones, sin necesidad de meternos en profundidades, pero tratando, eso sí, de llegar, de acercarnos un poco, de aportar.
      Esta temporada no trabajo. Todavía no sé si es algo definitivo o simplemente fruto de la crisis, así que he decidido ocupar buena parte de mi tiempo en el blog.
      Gracias a él y a vosotros que me animáis, he recuperado el gusto por escribir, la pasión por leer y algo que siempre me ha definido, la confianza en las personas.
      Parece imposible que a través de algo tan superficial y aparentemente frívolo como es la moda, se puedan canalizar vivencias y preocupaciones. Pero, a día de hoy, éste es un cajón de sastre donde cabe todo.
      Tú eres una gran colaboradora. Cada entrada haces un análisis de lo que te ha llegado, de lo que te gusta más, de lo que opinas al respecto.
      Me haces reflexionar y me ayudas a querer hacerlo mejor. A tomármelo más en serio y a disfrutar de verdad de las cosas que tengo.
      Mil gracias por tomarte tanto tiempo, por compartir tus ideas y tus sensaciones. Y por estar ahí en cada capítulo que vamos escribiendo.

      Eliminar
  30. Realmente cada día me sorprende más Curra a pesar de la diferencia de edad las cosas que tenemos en común. Leyendo esta entrada me venía a la mente mi tía Juani, la pareja de mi padrino (hermano de mi madre y por tanto también tío) una de las personas que me abrió los ojos a la moda, que hasta que la conocí no me llamaba tanto la atención como ahora. No tiene tantos armarios, pero los que tiene en su piso de Barcelona, los tiene bien llenitos y también cuando se aburre de algo, si es de mi talla, me lo manda ;) además, como tampoco tienen hijos, sus sobrinos hacen este papel. Y cómo no decir que soy la niña de los ojos de mi padrino! El abrigo es una auténtica preciosidad. No soy de comprar pieles, pero pienso que cuando ya están en casa y sobre todo si las heredas de alguien a quien has tenido tal cariño, es una verdadera atrocidad (en mi opinión). Ya tengo la foto de la orla, Curra :) te la tengo que mandar para que me des tu opinión ajajaja Patri.
    PD. en cuanto a los exámenes ahí estoy preparándolos que ahora los tenemos en Abril (los finales) pero mientras tanto tenemos parciales, trabajos y demás deberes que nos mandan en el "maravilloso" plan Bolonia. Mi vida ahora mismo está entre libros y las clases particulares que doy... asi que apenas tengo vida social. Con decirte que he adelgazado 2 kg en poco más de mes y medio... y encima tenemos un problema con un profesor de una asignatura de primero que no hay manera de que entre en razon: 20 ejercicios de diarios, mayores y demás todas las semanas... y si eso lo sumas al resto de carga de trabajo es para morirse. Pero bueno, mientras el cuerpo aguante, ahí estaremos al pie del cañón porque no me queda otra si quiero acabar la carrera. un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patri, qué ilusión me hizo ver tu foto de la orla. qué guapa eres, que melenaza tienes y que carina de buena. Me encantas. Con la afición que tienes por la moda y con la facilidad para redactar que derrochas, tienes que convencer a tu chico para que le coja cariño a la fotografía y entre los dos montáis un blog. Estoy segura de que por mucho que te quejes de lo clásica que eres, tienes ropa de sobra para hacer un montón de entradas y seguro que con ese aspecto tan ideal te llenas de fans en seguida.
      De momento mucho ánimo con el final de esa carrera que parece que te lo están poniendo cuesta arriba. No sé qué pasa en este país que cada reforma educativa que se hace se empeoran aún más las cosas. Se supone que el Plan Bolonia era para que los alumnos adquirieran experiencia y práctica durante el tiempo que están en la Universidad y mucho me temo que la práctica en determinadas carreras consiste en escribir y hacer trabajos que poco tienen que ver con la realidad.
      De todas formas lo primero es acabar, que una vez que tengas el título ya te especializarás y te dedicarás a las materias que te gustan de verdad.
      Con tu muceta roja - la toga es la especie de abrigo negro que va debajo - tienes una pinta de jurista tremenda, así que como los chicos de la selección. A por ella
      Un abrazo

      Eliminar
  31. Elegant Outfit! You look wonderful ,lovely Scarf!

    Happy Weekend :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. How I'm glad you like.
      The scarf was a gift and is very original.
      Thanks for commenting. Happy weekend to you too
      kisses

      Eliminar
  32. Me ha encantado la historia de tu tía Ana, sin duda debió de ser de ese tipo de mujeres que no dejan indiferentes y con una enorme personalidad, el abrigo es una joya, no se te ocurra nunca reformarlo o te arrepentirás, mi madre ha tenido unas experiencias horribles con abrigos que ha reformado de mi abuela y luego se ha arrepentido profundamente, creo que una prenda Vintage nunca debe actualizarse, es un error, en mi humilde opinión.
    El look me encanta Curra, el jersey con perlitas es una mónada y el sombrero te sienta genial. Un besote.
    Http://blog.sinetiquetar.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles, mi tía fue una mujer muy peculiar y absolutamente fascinada por el mundo de la moda y la ropa. Si hubiera vivido en los últimos años creo que hasta se hubiera apuntado a compartir el blog. Pero en su momento el mundo de los trapos se veía como algo superficial y sin demasiado sentido.
      Te hago caso y no toco el abrigo. Tal como está resulta ponible y en realidad tampoco necesito que sea de última.
      Ya te vi las últimas adquisiciones, menudos chollos.
      Un abrazo

      Eliminar
  33. Coincidio con Ángeles (sinetiquetarblog) qué historia tan entrañable... La abuela rockera, ja,ja.
    Supongo que si tu tía viera tantos blogs de moda se reiría de lo "modernos" que nos creemos que somos.
    Me encanta el jersecito a juego con el gorrito, que por cierto te favorecen muchísimo.
    Un besito,
    Yolanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yolanda. Mientras fue joven y vivió en San Sebastián llevaba ropa de sport y con calidad con lo que iba muy bien, pero al envejecer y resentirse mucho de los comas diabéticos se decantó por un estilo en exceso juvenil que la avejentaba aún más. Con todo era todo un personaje y tenía un espíritu parecido al de las blogueras de ahora.
      Me alegro que te gusten el jersey y la gorra, tienen un punto favorecedor y desenfadado que le va bien al abrigo para quitarle seriedad.
      Mil gracias por comentar, eres un encanto.
      Un abrazo

      Eliminar
  34. La historia que más me ha gustado de tu blog. Debía ser todo un carácter tu tía Ana, tan fantásticamente independiente. No me extraña que conserves prendas suyas como un tesoro, sobre todo porque son piezas únicas. Y eso es lo que de verdad tiene valor. Qué casualidad que algo verdaderamente único –ropa, joyas, complementos… lo que sea–, siempre atraviesa todas las tendencias y tiene un lugar, se combina, se recombina, siempre personaliza un look, o elegimos el resto de las prendas en función de esta pieza. La verdad es que me encanta el vintage, pero siempre de calidad.
    El abrigo es precioso. Pero yo no coincido contigo en el tema de las pieles. Las uso desde que tenía veinte años, porque soy friolera y me encantan. Iba a la facultad con abrigos de piel del largo del que tú llevas, y debajo vaqueros y jerseys. Las pieles son para el frío, y no hay más. Que además sean bonitas y lujosas, es cierto, pero sobre todo son prácticas en invierno. Una persona me comentó una vez hace muchos años (y tenía razón): "Claro, es que aquí las señoras sacan el abrigo de piel sólo para lucirlo, con las medias de cristal y el zapatito salón ridículo, aunque llueva o nieve. En Suiza, la gente va con pieles, pero con botas como tanques, adecuadas para el clima" . Creo que es el argumento más lúcido acerca de que las pieles son sobre todo para abrigarnos, y que no son sólo para señoronas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana era muy especial y su exceso de independencia junto con su enfermedad terminó por aislarla y dejarla sola. Pero en lo que a vestimenta se refiere, siempre se puso lo que le dio la gana y tan contenta.
      Tienes razón en lo que dices de que las pieles son para abrigarse, pero no exclusivamente, puedes ir más abrigada y más cómoda con un plumas que no pesa nada y pasar por completo desapercibida, mientras un abrigo o chaquetón de piel siempre suelen llamar la atención.
      Yo me pongo casi siempre ese abrigo con botas planas con el pantalón por dentro y un jersey enorme para no pasar frío, pero de vez en cuando me gusta sacarle su lado Gran Dama.
      Me alegro que te gustara la historia.
      Un abrazo

      Eliminar
  35. Curra, como conocí tu blog hace muy poquito, estoy leyendo entradas antiguas y...esta me ha encantado, al margen del fabuloso abrigo. Como anécdota, decir que mi abuela, de quién heredé la pasión por la moda, compró su último abrigo de piel 2 meses antes de abandonarnos para siempre. Es una pieza fantástica para cualquier ocasión pero como no llegó a estrenarla...ninguna mujer de su familia lo ha hecho aún. Sigue colgado en su armario y creo que seguirá allí para siempre así!pero todo lo demás sí lo disfrutamos!!
    gracias x compartir estas pequeñas grandes historias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Lalo, es importante poder compartir las cosas que nos van haciendo y conformando es un poco acercarnos a otros que en algún aspecto nos resultan familiares.
      Lo del abrigo de tu abuela llegará un momento en que lo podáis usar y cada vez que lo sintáis puesto sabréis que ella está presente de alguna manera.
      Mil besos y gracias por contarme tus recuerdos

      Eliminar
  36. Hay gente con una personalidad arrolladora y que deja huella, esta parece ser Ana, esa estilosa mujer que te ha dejado en herencia una prenda muy valiosa y, por lo que veo, grandes recuerdos. Has sido afortunada de tenerla y ella afortunada de que tu la hayas comprendido, que seguro que hubo momentos en los que no fue fácil... Ahora que ha pasado el tiempo, todo recobra dulzura y su recuerdo se vuelve más tierno e incluso gracioso... C'est la vie!!
    Una entrada preciosa Curra...

    Un besito,

    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trini, Ana fue muy peculiar y siempre se puso el mundo por montera.
      Me encanta conservar su abrigo de visón porque es como tener algo de ese espíritu indómito y siempre dispuesto a conseguir lo que quería.
      Efectivamente la relación con ella no siempre fue fácil, pero los recuerdos tal como tú dices, van suavizando las cosas.
      Un abrazo

      Eliminar
  37. Well, you look great with this fur...!

    ResponderEliminar
  38. qué preciosa entrada Curra y qué preciosa estás

    ResponderEliminar
  39. Mi madre tenía una amiga que puede ser el equivalente, para mí, de lo que para ti, fue tu tía. Casada, ya madurita otoñal, con un viudo 'de posibles', se exilió a una cuasi aldea, cerca de Santiago de Compostela, donde su marido era el cacique del lugar, alguien respetado y temido a la vez. Vivían en un señorial Pazo gallego, al cual fui muchas veces ( ellos no tenían hijos ) a pasar temporadas en verano, a ella le hacía mucha gracia mi forma de ser y, supongo, tener una niña algo redicha y parlanchina, como yo era, suponía un entretenimiento extra en aquel sitio, apartado del mundo. Yo me aburría soberanamente, pero volvía a mi casa con varios kgs de más, que era el propósito oficial para que yo fuera a pasar allí unos días, que a mí se me hacían eternos. Mery tenía un pelo precioso, una melena muy bonita, era alta y delgada y llevaba, en invierno, abrigos de visón o de renard, zapatos de tacón de aguja muy altos, de cocodrilo, que me encantaban, y tenía muchos bolsos, entre ellos, alguno de piel de serpiente, que aun lo estoy viendo; brillante, con boquilla dorada y asa corta. Cuando venían a Coruña, varias veces al mes, en su Dophine de color burdeos, mi madre y ella merendaban juntas en casa. Nunca nadie, ni mi querida madre, me pareció tan irresistiblemente elegante y refinada como Mery .Usaba un perfume cuya fragancia la envolvía como si fuera su propio olor corporal, o al menos yo, lo identificaba así. Hace ya bastantes años, cuando vivía en Santander, probando en una perfumería de Almacenes Láinz distintas muestras, volví a reconocer aquel olor; era Arpège, de Lanvin. Lo compré, pero no lo pongo, solo cuando quiero recordar aquellos días, lo destapo y Mery vuelve a estar cerca, fumando un pitillo rubio de Chester, hablando con mi madre, mientras tomaban café juntas. Era de una elegancia clásica, pero sofisticada y casi, casi diría que también muy sexi. Nunca me acerqué, ni de lejos, a aquel modelo admirado, ni al suyo, ni al de mi madre, que sabia lucir la ropa como nadie. Ambas tenían lo que se llamaba antes 'percha', gracias a lo cual todo lo que te pongas, te sienta bien. Curra y María, de Sola ante el Espejo, tenéis esa cualidad mágica, que yo envidio sanamente, y que, en mi familia cercana, tienen mi hijo mayor y mi hermana. Afortunados vosotros.

    ResponderEliminar