lunes, 18 de febrero de 2013

Dias de frío


Viendo las imágenes de la entrada de hoy, abrigada hasta las orejas, me he acordado de un personaje de mi infancia.



Cada vez que hacía mucho frío y nos quejábamos, mi madre siempre nos decía: Imaginaros como estará  el pobre Diego.
Y como si hubiera pasado un ángel, aquella frase actuaba como un sortilegio porque mis hermanos y yo conocíamos perfectamente la historia de Diego, el gitano.




Diego era mayor, no sabría calcular su edad, pero siempre se quejaba de que era viejo y que le dolían los huesos.





Moreno de verde luna, que diría Federico. Como Antoñito el Camborio también andaba despacio y rumboso.
Vestido de oscuro, con una americana vieja que le quedaba grande, su sombrero y botas.
Nunca parecía tener prisa, pero tampoco daba la sensación de estar cansado.




Venía a casa de vez en cuando porque le encantaba charlar con mi madre y contarle de su vida.
Tenía ese tono de voz especial de los de su raza. Un tono suave y con acento que parece hecho “ex profeso” para convencer al más reacio de lo que haga falta.





Abríamos la puerta y en seguida corríamos a avisar:Es Diego, que quiere verte.  Y nos quedábamos merodeando mientras él explicaba lo complicada que era su vida.





Tenía que seguir trabajando porque su hijo estaba enfermo, por más que los médicos dijeran lo contrario, y cada vez que lo contrataban para hacer algo le entraba un ataque y tenía que dejarlo.





Mi madre ponía cara de circunstancia y escuchaba con aparente calma. Aunque en cuanto se iba ponía verde al sinvergüenza del hijo que lo que en verdad tenía era una vagancia descomunal y estaba muy cómodo en casa mientras su padre andaba “a lo que salía”




Casi siempre nos traía unos cestos preciosos, hechos de mimbre que él mismo cogía de las orillas del río. Mi madre se los pagaba encantada y cuando se acercaba Navidad le decía: Diego no se olvide que la próxima vez tiene que traer dos que uno hay que llenarlo para los de su casa.




A él le brillaban los ojos, y siempre explicaba que de todo lo que llevaba lo que más le gustaba era la botella de coñac porque lo racionaba cuanto podía y le servía para calentarse en los días de mucho frío, allá en la chabola.






Nunca supe qué fue de él. Cuando murió mi madre, no quiso volver por casa, decía que le daba tanta pena que no lo podía aguantar. Pero en los días de frío intenso lo recuerdo con ese cariño especial con que acogemos las cosas de la niñez .

40 comentarios:

  1. Pero que historia tan bonita Curra y tan bien contada.Me ha enternecido mucho y me ha hecho pensar en cómo debía de ser tu madre que tenia la delicadeza de escuchar la vida del pobre Diego y cuando ella murió él fué incapaz de volver a tu casa.Fijate que primero he tenido que leer la historia entera y ni he mirado las fotos por saber toda la historia..
    Y en cuanto al look pues me encanta.El pantalón gris queda genial como le has combinado y el bolso que es precioso le dá un toque de color.
    Nada que me ha gustado mucho
    Un beso
    Gema
    www.tuestiloadiario.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema. Me alegro que te gustara la historia.
      Diego era un personaje peculiar y entrañable y mi madre le tenía mucho cariño. Quizá por eso su recuerdo no se desdibujó a pesar del tiempo y cada vez que llueve mucho o el frío es muy intenso lo recuerdo
      Y el conjunto fue el de un día que estaba en Gijón. Se suponía que iba a llover a mares y no llevaba nada preparado así que sacamos fotos a lo que llevaba puesto en ese momento. El pantalón es un pelo más ancho de la cuenta, pero se ajusta mucho a la cintura y es cómodo como si se tratase de un chandal con lo que no me animo a deshacerme de él aun que no me favorezca
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Qué entrada tan tierna. Y cuántos recuerdos me ha traído. Me da la impresión de que hemos perdido la sensibilidad que tenían nuestros mayores. Me has hecho reflexionar.
    Y tú, como siempre un 10.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia, tienes razón, nuestros mayores tenían una sensibilidad especial para captar las necesidades de los demás y llegar a ellos sin que diera la sensación de que se estaban metiendo donde nadie los llamaba.
      El individualismo y las formas de vivir que hemos ido adquiriendo, nos han mejorado la vida, sin duda, en algunos aspectos, pero en otros, sobre todo en las relaciones con el resto de la humanidad hemos dado un enorme paso atrás en nombre del progreso.
      Si te fijas el relato no tiene grandes cosas. Un gitano que visitaba nuestra casa y charlaba con mi madre, poco más, el resto lo pone la sencillez y el cariño que se gestó en una relación desigual y diferente, pero que aportaba algo muy importante para las dos partes. De hecho después de pasados muchos años, hay algo de esa forma de relacionarse que sigue vivo y que hoy he querido recordar.
      Mil gracias por saber leer entre líneas y hacer que me sienta comprendida y querida
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Estas divina, me encanta el look!! Y la historia preciosa!!
    Un abrazo desde Yasmina's Blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yasmina, es la ropa que me puse en uno de los días de la pasada quincena cuando el frío era abrumador. Salvo los calcetines transparentes, el resto es abrigado y protector para no congelarme.
      La historia es bonita, al menos tal como yo la recuerdo. Todos conocemos algún Diego que necesita de nuestra ayuda y que nos hace sentir mejor cuando lo atendemos un poco.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Pero que bonita y triste a la vez es la historia de Diego, tu abrigada pero preciosa y sobre todo con el toque de los salones plateados y el color del bolso te veo estupenda! pasa feliz semana si? besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, la historia de Diego es una historia triste. Cuando esta tarde fui a ver a mi padre le pregunté si lo recordaba y me contó que no sólo a él sino a la lista de pobres que aparecían por su casa y luego por la nuestra.
      Eran tiempos malos y había personas que no podían ganarse la vida de otra forma.
      Y pasando a la ropa, los zapatos son un poco pasada, pero tengo que reconocer que los brillos me atraen como imanes y estos zapatos me parecieron tan vistosos que me los compré el año pasado y los pongo bastante.
      Hace poco venía detrás de mi un señor y me dijo: Hija no sé cómo eres capaz de andar con ellos, ve con cuidado no te vayas a caer.
      Me hizo mucha gracia.
      Feliz semana para ti también.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Me ha sucedido algo muy similar a lo que te comentan Gema y Gracia. Al ver el post hace un momento, y comenzar a leer el texto, no he podido resistirme a terminarlo, siguiendo con avidez y ternura cada párrafo. No ha sido tras una segunda lectura cuando he podido fijarme mejor y detenerme en las fotografías; me tenía totalmente "atrapada" el relato.
    Me ha servido también para reflexionar sobre las ideas que me ha transmitido y otras que han revivido en mi mente al relacionarlas, más directa o indirectamente.
    Reconocer y ser sensible ante las necesidades de los demás, sin juzgar; actuar y obrar de corazón. Dar, compartir, sin egoísmo, sin vanidad, ni superioridad. Porque dando ya estamos recibiendo. Y en algunos casos, recibimos infinitamente mucho más de lo que creemos, de lo que inicialmente nos damos cuenta.
    Me ha conmovido la bondad, la sencillez y la humanidad que emanan de cada frase, de cada párrafo, de la historia en sí misma, Curra.

    Hoy soy algo más breve de los que suelo ser habitualmente. Sí, reconozco mi tendencia a entenderme en ocasiones mucho, y alargando en frases infinitas lo que podría decirse igual o mejor, de forma más directa. Pero... me gusta, me nace así cuando disfruto con lo que leo, o veo. Aunque no he podido resistirme a escribirte nada más leer tu entrada, pese a que ahora mismo, que pensaba que iba a tener tiempo y tranquilidad, se me ha "echado encima" sin darme cuenta.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara, no te preocupes por "enrollarte" me encanta que lo hagas.
      Puede que sea porque yo también soy de las que me extiendo y me alargo hasta el infinito en cuanto algo me gusta. No es que no sepa ser concisa. Es que no me apetece que queden cosas en el tintero, no quiero obligar a quien lee a tener que adivinar lo que se esconde entre líneas.
      Además tenemos la suerte de contar con un idioma precioso y con una riqueza inmensa. Así que aprovecharlo es una delicia y más si quien lo hace tiene una prosa tan agradable como la tuya, los párrafos se suceden con agilidad y frescura y antes que me dé cuenta ya terminé con lo que comentaste.
      Y respecto a lo que dices de dar, es cierto que la mayor parte de las veces que somos capaces de salir de nuestro cascarón para penetrar en los de los demás, nos solemos llevar una sorpresa y no hay mayor verdad que el dando se recibe mucho más que recibiendo.
      Y saber dar sin sentirse superior, con la sensación de que si tienes el privilegio de estar en mejor posición, tienes la obligación moral de ayudar al que no lo está, es algo que no siempre resulta fácil, ni todos sabemos hacer.
      Mi madre era de una generación que creía aquello de que "nobleza obliga" y se sentía en la obligación de compartir con quienes tenían menos que ella.
      La bondad es algo que me emociona y que busco. Durante mucho tiempo me pareció que era una tontería. Que cuando decías de alguien que era bueno era porque no tenía otras cualidades. Hoy sé que la bondad no es algo innato y que hay que cultivarla y me gusta rodearme de gente buena siempre que puedo para que se me contagie algo.
      Mil gracias por tus reflexiones, me han ayudado a pensar y a sentirme bien.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Znów wyglądasz pięknie:)))śliczne buty ja bardzo lubię takie błyszczące:))Pozdrawiam serdecznie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buty są bardzo efektowne srebrne prawda?
      Na zdjęciach jestem bardzo ciepło, bo było zimno.
      hug

      Eliminar
  7. Que maravilla, me has hecho recordar. En casa teníamos también a nuestro Diego. Que recuerdos, me ha encantado Curra. Besos, Lolina Roble

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lolina, en muchas casa había un Diego y en casi todas había y hay una madre que enseña a sus hijos que no todo el mundo es tan afortunado como ellos y que nuestro deber, ya que tenemos la suerte de vivir bien, pasa por ayudar a los que no pueden o no saben hacerlo.
      Me alegro de haber te traído buenos recuerdos.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Que historia mas bonita, tan llena de ternura, me ha gustado mucho que la compartas. El look abrigado y con mucho estilo, los zapatos preciosos.

    bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia es verdad que es tierna, porque la relación que la familia, capitaneada por mi madre, con aquel gitano que llevaba la mendicidad con una dignidad rayana en el orgullo, era de verdadero cariño.
      Te cuento otra anécdota. Mi tía Lola, la hermana mayor de mi madre, tuvo un problema en la matriz y la tuvieron que operar. La clínica era uno de esos sanatorios pequeños que había en las ciudades antes, y cuando estaba ingresada se presentó Diego con toda la tribu, como debe ser.
      En recepción pusieron el grito en el cielo y de inmediato subieron a preguntar si los dejaban entrar. No te quiero contar la cara de satisfacción de todos ellos cuando pudieron subir y dejar claro que el cariño no era de pacotilla y que eran amigos de la familia.
      El conjunto es abrigado y muy abrigado porque fue uno de los días que hizo un frío tremendo en un intervalo que salió el sol. Y los zapatos tengo que confesar que se los copié a Alexandra de Lovely Pepa, que se los vi y me encantaron.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Preciosa historia, como siempre. Me gustan tus pantalones, holgados y con esa caida que me encanta. Me gusta el patrón y la tela con que están hechos, y me gusta el estilo con el que los llevas, que no es fácil. La chaqueta es preciosa y combina de maravilla con los pantalones, el sombrero y la bonita bufanda. Y los zapatos? Que maravilla y que estilo! Me parecen geniales y son un puntazo en tu look de hoy. Estás sofisticada con ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josep-Maria. Lo de los pantalones holgados y yo es una historia de amor y desamor.
      Me encantan y me parecen el colmo de la elegancia cuando, como éstos, tienen la cintura más bien alta y marcada, pero requieren un largo de pierna que yo no tengo con lo que en el espejo de la tienda y de cerca me veo ideal y estilosa y cuando me veo con un poco de distancia me doy cuenta de que me acortan terriblemente la figura. En ese momento empiezo a odiarlos y los relego al fondo del armario, hasta que un día les vuelvo a dar otra oportunidad porque no hay nada más cómodo.
      La chaqueta es muy normalina, pero con el chaleco de piel debajo parece algo, da la impresión de que es todo uno, pero los compré por separado.
      Y los zapatos son el colmo de la sofisticación, pero me encantan y ya que se llevan los brillos aprovecho.
      Mil gracias por esos comentarios tan cuidados y tan cariñosos y halagadores
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Es curioso como consevamos los recuerdos de la infancia y sobre todo las emociones que permanecen intactas. Es una historia muy humana y enternecedora. En mi casa teniamos una Virtudes que era todo un personaje, siempre me sorprendía y nunca me dejaba indiferente. Te veo muy guapa y favorecida. El pantalón tiene pinta de ser muy cómodo y resulta muy elegante. Un abrazo Curra.
    http://solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad María, los recuerdos de la infancia tienen algo especial que los hace indelebles-
      Y en casi todas las casas había uno o más pobres habituales y oficiales que formaban parte de la vida cotidiana. Algunos más peculiares que otros y que all recordarlos nos hacen sonreir-
      Tal como dice Gracia nuestros mayores tenían una sensibilidad especial para estas cosas que con las prisas nosotros hemos perdido en parte.
      Y el pantalón es comodísimo, con la cintura ajustada que te abriga y te sujeta y el resto amplio y de una tela muy agradable al tacto. Necesita ropa corta o metida por dentro encima para poder lucir, pero resulta llamativo a pesar de su color gris.
      Que tengas un buen día
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Hola curra!!!!
    Que historia más bonita!!
    Que chulas las historias que te han pasado de pequeña!!! Me encanta leerlas.
    Estas muy guapa. Muy mono el chaquetón
    Me gustan mucho los tacones, cuando aprendí a andar me ponía los de mi madre, los de mi tía , hasta los de mi abuela. Me encantaban , y me encantan pero a esa altura se me pone un dolor en el empeine que no les aguanto. Es que no puedo con ellos.
    Bs. Nati

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nati, son pequeñas cosas que tienen su encanto, recuerdos que me vienen a la memoria y que os relato porque me parecen entretenidos.
      Como ves algunas de las lectoras también tienen otros parecidos y esas cosas siempre hacen ilusión.
      Los tacones de la foto como los de la entrada anterior son excesivos, obligan a andar demasiado tiesa por eso me los pongo solo cuando voy a sitios cerca porque de lo contrario me pasaría como a tí. Afortunadamente vuelven los de tamaño medio que son con los que de verdad estoy a gusto.
      Te confieso que me los compré porque costaban 9 euros y aunque los pusiera poco - luego no fue tan poco- por ese precio tampoco importaba demasiado.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Qué bonita historia :) A veces se te quitan todos los males cuando piensas en los demás y que quizás tú no estés tan mal, ¿eh? Todo el conjunto es para 10, pero el toque de los pantalones me encanta. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana es verdad cuando vuelves la vista atrás y te encuentras con todos los que lo estan pasando mucho peor que tú, la mayor parte de tus males se desvanecen. Por eso es importante mantenerse en medio del mundo y ser cosnciente de las cosas que nos pasan a todos.
      El pantalón es una delicia de comodidad. Además la cinturilla la forman dos tiras cruzadas que se meten una por laotra con lo que ajusta a la perfección.
      A las que nos criamos con la cintura de los pantalones en su sitio esa sensación nos encanta.
      Un beso para ti también

      Eliminar
  13. Que bien narras Curra... me he imaginado a Diego totalmente.. qué bueno esas historias y recuerdos de la niñez que permanecen imperturbables, a pesar del paso del tiempo y del tsunami de acontecimientos que nos suceden a lo largo de los años... Preciosos los primeros planos tuyos en b/n y estiloso y "calentito" el look de hoy, con el dia que amaneció aquí, te lo cogía ya mismo¡¡ Bsss de martes ya...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yoli-Lo es verdad que lo de contar historias por escrito se me da bastante bien. A veces cuando estoy inspirada incluso resulto amena y divertida contándolas de viva vos, pero tengo que tener el día adecuado. En este caso el personaje era pintoresco y entrañable y recuerdo que a todos los hermanos nos encantaba rodear a mi madre cuando él venía y nos contaba su vida.
      Tienes razón los recuerdos de la niñes se graban de una forma casi indeleble
      Y la ropa era de verdad calentita y agradable, una mezcla de todo lo que me encontré que me siriviera para taparme y de paso que pudiera encajar entre sí.
      Me temo que lso días de bonanza se terminan y vuelve el temporal. Habrá que tomarlo con calma que aún queda invierno.
      Besos de martes para ti también

      Eliminar
  14. Como siempre Curra,te leo con una sonrisa.Me encanta como cuentas las historias que te han sucedido a ti o a tu familia.Nos haces reflexionar un poco, de lo que es verdaderamente importante en la vida,por eso pienso que tu blog es diferente a los demas.Respecto al look estas muy elegant.Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepa, me gusta reflexionar, procuro hacerlo siempre y por eso el blog lo refleja.
      Has captado muy bien la idea de que se trataba de hacer algo diferente.
      Cuando no se tienen ni los años, ni la belleza, ni el dinero suficientes como para componer conjuntos de ropa espectaculares, nos vamos apañando como podemos y nosotros decidimso poner el acento en el contenido y no sólo en la moda.
      Nos gusta la forma que va teniendo " El capricho..." y sobre todo estamos encantados con todos vosotros que no sólo pasáis y miráis sino que además comentáis y formáis parte del blog. En este lugar de encuentro cada uno tenemos nuestro sitio y eso es lo importante.
      Un saludo para ti también

      Eliminar
  15. Curra, se me ha olvidado preguntarte a que Federico te refieres?
    Nati

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nati , a García Lorca.
      Me gusta tanto que creo que todo el mundo está igual de familiarizado. En el romancero gitano cuando habla de la piel de los protagonistas dice lo de moreno de verde luna y el resto de alusiones forman parte del Romance de Antoñito el Camborio - moreno de verde luna, anda despacio y garboso, sus empavonados bucles le brillan entre los ojos...
      Más besos

      Eliminar
  16. Beautiful Outfit ,the Colours work great together! Love the Shoes <3

    kisses :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks, Love
      It is a very comfortable and warm look
      The shoes are very bright and put a different note
      kisses

      Eliminar
  17. qué bien te sientan los gorros, da gusto verte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Charo, la verdad es que me encuentro muy cómoda de gorro, de sombrero, de boina o con pañuelo en la cabeza, todo me gusta y me lo pongo muy a menudo.
      Los gorros para la lluvia son un invento genial para sitios como Asturias donde llueve flojito muy a menudo y no necesitas tanto como un paraguas
      Mil gracias por comentar de nuevo. Ya me paso a ver tus novedades
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Me encanta esta historia... todos tenemos una similar, y me encanta que nos la recuerdes.
    Te veo muy favorecida con sombrero y los zapatos son divinos.
    Un abrazo Curra,

    Trini
    http://yoadoroviajar.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trini, precisamente nos encantan este tipo de historias porque nos recuerdan cosas y momentos de nuestra vida que nos gustaron y nos hicieron sentir bien. A mí me resutla divertido narrarlas y así todos pasamos un buen rato.
      Lo de los gorros de lluvia es casi una adicción, en cuanto empieza a llover me lo planto y así evito llegar con pelos de loca a todas partes.
      Y los zapatos fueron una locura baratísima del año pasado que este año he visto en bueno en vrias web. No me parecen para usar demasiado así que estoy feliz de haberlos encontrado casi regalados, y además los puse más de lo que esperaba.
      Un abrazo y en seguida me paso a ver Canadá en tu blog

      Eliminar
  19. Curra, sin conocerte sé que eres una gran persona. Enhorabuena por haber tenido una madre tan grande. Se me han saltado las lágrimas, literalmente. El outfit genial como siempre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ligth, mil gracias. Trato de ser lo mejor posible, es lo que nos queda cuando todo lo demás falla.
      Uno sabe que forma parte de la humanidad y que está comprometido con ella. No para hacer grandes cosas que no sabría, pero sí para poner mi granito de arena a la hora que la gente que me rodea se sienta un poco mejor.
      Me enternece pensar que te has emocionado. La verdad es que en mi casa todos teníamos un poco el talante de mi madre que había aprendido que en la vida todos somos importantes y cada uno tiene un papel que interpretar del mejor modo posible.
      Siempre le oí decir que mi abuela decía que valía más pasar por tonto que por maleducado y esa filosofía te lleva a hacer cosas por los demás
      Un abrazo fuerte y mil gracias por contarme tu reacción. Me ha encantado, de verdad

      Eliminar
  20. Que historia tan humana y tan preciosa.
    Me gusta ese pantalón ancho, cómodo y estiloso a la vez. Guau, que zapatos... Bss.
    http://atentamente-carmen.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  21. Carmen, es verdad que es una historia bonita y lo mejor del caso es que se repite en muchas casas de hace años. Ahora con las prisas y las complicaciones nos resulta más complicado, aunque como todo se hereda en lugar de gitano yo tengo negrito "top manta" un día os cuento de su vida
    El pantalón a mí me pareció muy estiloso cuando lo compré. Fue muy barato porque era la última rebaja y la chica de la tienda me dijo que no había tenido ningún éxito al ser amplio porque la gente sigue prefiriendo los pitillos, es de hace dos años, pero a mí me parece que es ahora cuando empieza de verdad a estar de moda.
    Y los zapatos son de lo más "cantoso" pero vienen en todas las revistas de moda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar