lunes, 17 de septiembre de 2012

Otoño





Este viernes, coincidiendo con el día grande de las fiestas de Oviedo, empieza el otoño.

A pesar de los rayos de sol que, aún visten nuestras  jornadas; de las temperaturas que a mediodía continúan siendo altas; del ambiente festivo que reina en la ciudad, todos sabemos que el verano se acaba.





Procuramos alargarlo, queremos mantener la ilusión de los días agradables y las noches de tertulia, pero la luz ya no tiene ese brillo cegador, ni la claridad se mantiene hasta tarde.






Cada día que avanzamos tenemos menos horas de sol, cada mañana que nos levantamos está un poco más fresca, cada noche es un poco más larga que la anterior y las heladas empiezan a hacer acto de presencia.








Este año he querido  usar la ropa de verano el mayor tiempo posible, pero hoy me he dado cuenta de que toca cambio de armario.







Armonizando con la nueva estación, me apetece vestir de beige, dorados, marrones, ocres, como las hojas que empiezan a caer  aquí y allá, apergaminadas y tiesas sembrando de tonos pardos los caminos.
   



Otros días serán granate y vino como las uvas de la cosecha que se recolecta.







Con algún verde como esos higos “miguelinos” que tan dulces saben.

Rojo y dorado como las mejores manzanas “francesas” que se van cayendo de los árboles.

Azul marino imitando el mar a última hora de la tarde.






De vez en cuando una explosión de azul intenso porque aun quedan días claros. Y también, de vez en cuando, declinando la paleta de los grises, acorde con los días de lluvia.







Esta tarde, la ropa de entretiempo ha pasado a llenar el lugar de los vestidos sin mangas, los tirantes y las telas finas.
Las americanas y los abrigos finos han vuelto a ocupar su puesto de honor colgando de sus perchas y las trincheras y gabardinas toman posiciones para las tormentas y la lluvia, que sin duda aparecerán.







Cambio de ropa, para esa vuelta a la rutina que empezamos hace días y que será la tónica que se repita en los próximos meses.











23 comentarios:

  1. Pruebo a hacer un comentario: preciosas fotos y precioso texto, como siempre. Hace 23 años que no vivo en Asturias, mi tierra, pero estuve este fin de semana y es verdad que el verano asuriano ya se ha ido. Ojalá este otoño sea dulce y suave como estos últimos días, que es una de las posibilidades que el clima cantábrico, a veces tan incómodo, nos puede brindar.
    Un beso muy fuerte. Dewin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dewin, ya ves que lo de comentar no es difícil.
      El otoño asturiano tiene un encanto especial que empieza en los castaños de indias del Parque San Francisco, que dejan caer sus frutos brillantes sobre las avendias del parque y sigue por las manzanas que cogen color y tamaño perfumando casas y campos, teminando con la recogida del maíz y las fabas que ponen también su nota de color.
      Los bosques se teñíran de amarillos un poco más tarde, pero la temperatura suave y los días que se acortan invitan a disfrutar del sol hasta el mediodía y a partir de ahí a recogerte y empezar a preparar el invierno

      Eliminar
  2. Se nos acaba el verano...Pero al menos para mí, llega una estación que me encanta! El otoño, a pesar de que nos anuncia el fin del verano que tanto nos gusta, tiene unos colores preciosos, en el paisaje, en los árboles...hasta en el suelo! Con las hojas secas y las castañas...Y tu estilismo es de lo más otoñal, en sus colores, en el estampado del vestido...Me encanta! Me gusta mucho el fular en el pelo...siempre lo digo cuando alguien lo lleva, más que nada porque por más veces que me lo he puesto nunca me he visto bien...Jejeje! A ti te queda estupendo. Muy guapa Curra! Tu si que sabes darle la bienvenida al otoño con un estilismo apropiado y preciosooooo! Besinos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nira, le escribía a mi amigo Dewin que el otoño en Asturias es precioso, así que no me extrañá que te encante, con la cantidad de bosques que tenemos y los campos de maiz y las pumaradas en plena cosecha nos podemos meter un atracón de colorido que es una fiesta para los sentidos.
      Me alegra que te guste el vestido y el foulard en la cabeza, la verdad es que siempre me gustó y ahora que se lleva pues lo disfruto cuanto puedo

      Eliminar
  3. La gente se queja del otoño,que triste,dicen...A mi me gusta,es volver a encontrarte despues de un verano disperso.Disfruto de tener tiempo para hacer cosas que me gustan,ester tranquila,seguir una rutina,dar paseos por el campo... en fin,volver a la normalidad.Los hijos vuelven a sus estudios, nosotros al trabajo y este año me he apuntado a yoga y algun otro cursillo caera tambien.Me gusta mucho el conjunto que has elegido muy acorde con el otoño.Los textos son una delicia y la segunda foto y la de blanco y negro me gustan espscialmente.Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña que te guste Pepa, conozco cantidad de gente que le pàsa lo mismo.
      Tus planes me parecen perfectos y sobre todo muy indicados para cualquiera. Es bueno pararse, es bueno pensar donde estamos, qué queremos, qué podemos mejorar y es bueno enocntrar actividades que nos permitan seguir vivas, movernos, emprender cosas nuevas.
      A mí también me encanta la segunda foto, me reconozco en cada arruga, me siento llena de experiencias, de enseñanzas aprendidas, de vivencias que me han hecho ser lo que soy y todo eso se ve en la cara y en ese aire tranquilo que se refelja cuando me paro a contemplar algo que me gusta

      Eliminar
  4. You have something such amazing inside yourself, it can be seen trough your face !


    xoxo
    ysophisticates.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y loved your coment Thank you
      In Spain we say that the face is the mirror of the soul.
      You really are gorgeous

      Eliminar
  5. Hola Curra. Leyendo por ahí he visto que te llamas Carmen¿ Por que te llamas Curra en vez de Carmen? Es un nombre precioso tan precioso como el texto y las fotos.
    Tienes una gran suerte de vivir en Oviedo, todo el día viendo ese mar precioso y ese olor que yo tanto echo de menos.
    Bs. Y feliz día guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HMN, efectivmante me llamo Carnen y salvo mis dos hermanos que siguen aplicándome el apelativo cariñoso de Curra, el resto de la gente me conoce por mi nombre de verdad que me encanta
      Lo de Curra me lo puso una monja que venía a casa cuando yo era pequeña a velar a mi abuela materna que tenía leucemia y estaba con nosotros. En Asturias se llama curros a los patos pequeños, y como yo no paraba de moverme la sor decía que: "esta niña es una Curra"
      Vivir en Oviedo es una delicia, pero para ver el mar me tengo que ir a Gijón o a otra localidad costera
      Besos para ti también

      Eliminar
  6. Curra, me encanta tu vestido¡¡ y como siempre te digo, me encanta también el aire vintage que te da el pañuelo en la cabeza, y que con tanto estilo llevas, (ya te comenté en alguna ocasión que yo no me veo con ellos...) A mí me encanta el otoño, ese alivio de sentir que refresca y se van esos dias plomizos de calor, el colorido en sí del otoño en los bosques, los árboles, los parques... el afrontar la estación con ilusiones renovadas después del punto de inflexión de las vacaciones..la luz especial de un sol radiante, con un cielo azul intenso, pero sin el agobio del calor..., es la época en la que me casé (el 14 de Oct.) y lo asocio a un cambio en mi vida que fue positivo.. y el comienzo de mi andadura independiente de mis padres, que tanta seguridad me daban. Aunque aquí, en Madrid, lamentablemente hay veces que pasamos del verano al invierno, "saltándonos el otoño" Pero no obstante, el viernes le daremos la bienvenida¡¡ Bss y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yoli-Lo, como ves parece que en este grupo lo del otoño, lejos de parecernos triste y apagado, tiene uan vida especial y nos sirve para hacer un parón, reflexionar y encontrar motivos para sentirnos bien.
      Es muy bonito lo de recordar que fue en otoño cuando empezaste la neuva etapa de tu matrimonio y mucho más que te sientas feliz de haber dado ese paso y tener tu vida independiente. Hay cosas que asustan, pero que nos ayudan a caminar y también a ser felices
      Y confíemos que este año Madrid también tenga su torcito de otoño lleno de color y suavidad

      Eliminar
  7. Que vestido mas bonito Curra :) te sienta genial y los zapatos son preciosos!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Guapísima y elegantisima como siempre. Por alguno de tus comentarios barrunto que compartimos profesión, así que tu blog me viene genial para idear estilismos de trabajo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, me dedico al Derecho como se trasluce de muchos de mis comentarios y yo creo que la gente que nos movemos en el mundo de los Juzgados, de las empresas, de los contratos y la atención al público, tenemos un estilo peculiar a la hora de vestirnos y arreglarnos.
      Hay una cierta seriedad y disciplina que a pesar de permitir muchas posiblidades, también marca sus pautas y sus reglas
      Bienvenida al blog y encantada de que te hayas animado a comentar

      Eliminar
  9. Para mi tambien se ha acabado el verano: mi fecha es el tercer domingo de septiembre, dia del nazareno en puebla del caraminal (en santiago); tal vez os suene mas por la procesion de las mortajas: mueve un sinfin de turistas cada ano. Yo no soy creyente ni devota de esta fiesta pero una vez al ano hay que dar una visita a la familia de papa y aunque no me guste la procesion, hay que reconocer que hay mucho ambiente de fiestas, orquestas, etc. Yo ya he comenzado bien el curso: gripallon bestial! :( P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patri, esas fiestas tienen un encanto especial.
      No sólo es que tengan ambiente, es que recogen tradiciones y formas de entender la vida que se han ido perpetuando a través de los siglos. Nos ayudan a entendernos y a entender a los demás. Ya verás como lo pasas bien
      Siento lo de tu gripazo. No dejes de cuidarte

      Eliminar
  10. Pues si parece que el verano se va.Yo aun no he tenido tiempo de cambiar la ropa..pero algo he recogido.
    El vestido es precioso y em encanta con el pañuelo...un look perfecto¡¡
    Besos
    Gema

    www.tuestiloadiario.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no te creas que yo hice el cambio de estación completo. De momento me limité a retirar lso tirantes y los vestidos muy veraniegos. Aunque se puedan poner todavía algún día, lo mejor es ir dando paso a la roap de entretiempo que si no no la ponemos jamás y suele favorecer

      Eliminar
  11. Pues hijas, todas seréis del norte..... Si queréis no el verano, pero dadme la primavera con el colorido alegre de las flores, los verdes campos y esos árboles esplendorosos, florecidos y dell olor del azahar, que siempre transporta y te hace soñar enlode buenos momentos vividos y en las personas que te avompañaron.

    Estás muy guapa, indudable, porque lo eres, pero cómo te quedaba el blanco, la alegría que te daba a tu cara, no te queda ese marrón.

    Alguien tiene que discrepar!!!!! Un beso . Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salud, está claro que el otoño del norte no tiene nada que ver con el del Sur, de la misma manera que la primavera no llega a estallar más allá del verde la mayor parte de las veces porque sigue haciendo frío y no para de llover.
      Ese olor del azahar, esos campos de trigo verde, ese colorido sin par en el norte es una sinfonía de verdes en mil brotes y con alguna que otra pincelada de blanco o de rosa en los árboles en flor. pero no tiene la fuerza de tu tierra
      De todas formas la primavera es una gozada sin lugar a dudas.
      Y en lo de los colores que favorecen no cabe duda de que el blanco sienta muchísimo mejor que el beige como de aquí a Lima
      Un beso fuerte

      Eliminar
  12. derochas estilo , de verdad , me han encantado las fotos , y no entiendo que no te hayan seleccionado para people, lo merecias , un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre se puede llegar a tiempo y no me quejo, me sacaron una vez y para alguien de mi edad es todo un triunfo

      Eliminar