viernes, 29 de junio de 2012

Domingo de mercado


Cuando has soñado con el sol, lo has esperado día tras día, has escudriñado el cielo cada mañana anhelando su venida y lo ves radiante en medio del cielo anunciando un día de calor, cualquier plan te parece estupendo.



Y si además coincide que ese día es festivo, la proposición de dar una vuelta por Grado, te suena a Gloria Bendita.





Grado es un pueblo cercano a Oviedo, al que desde hace unos años se llega por autovía y que celebra el mercado los domingos.



Está en una zona agrícola y los “paisaninos” se instalan en los puestos que jalonan la calle que une el parque con el Ayuntamiento exponiendo sus tesoros.







Es mejor ir preparada y sabiendo lo que vas a encontrar porque si no te pierdes entre tanta lechuga, tanto tomate de palo “Ay niñina que los de invernadero nun saben a ná”,  con las mejores patatas de la huerta o las cebollas más jugosas y más grandes.




Cerezas, guisantes, todavía en la vaina, nueces del año pasado – que son “ruinas”- pero saben que es una delicia y dan un gusto exquisito a la ensalada o la tarta y las primeras cerezas de la temporada que aún están amarillas, pero que tienen una pinta mucho mejor que las del supermercado.



Puestos con pan de todas clases, tartas, empanadas, galletas y mil dulces caseros. Hay cola para poder comprar algo y el olor del chorizo del bollo “preñao” despierta los jugos gástricos que no veas.




Pero como todo mercado tiene también puestos de ropa, bisutería, complementos, enseres para la casa  y el consabido de música que anuncia su mercancía al alto la lleva con alguna canción del Fari o similar.






Toda la villa gira en torno al mercado dominical y medio Asturias nos acercamos por allí a ver qué traen de nuevo.






Tras fisgar puesto por puesto y comprar pan de escanda y un buen queso asturiano para no dejarlo solo, nos dimos una vuelta por el pueblo y subimos al parque y al quiosco de la música.





Con aquel día todo parecía más bonito y el verde más intenso, así que con las pilas cargadas y el pan en la cesta, emprendimos viaje de vuelta    



12 comentarios:

  1. Ains que hambre me ha entrado con lo del bollo preñao. Mi abuela los hace riquísimos. Me encanta el look tan vitaminado, sobre todo el bolso. Adoro esas ferias de fin de semana en las que te pierdes y encuentras cosas maravillosas: tengo varias prendas recuerdo de mis viajes. Las de Portugal, las de Barcelona... Hay auténticas maravillas por ahí escondidas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que son divertidas, Patri? Esta de Grado no suele tener grandes cosas en cuestión de trapos, pero a veces encuentras restos de tiendas estupendos a precio de ganga. Y tienen cosas muy ricas para comer. Feliz finde

      Eliminar
  2. Se me hace la boca agua pensando en ese mercadillo, y tengo mono porque por aquó aún no he ido a ninguno!! Y estás muy apropiada para esa "localización". Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Marta. Con lo que tú disfrutabas yendo a la Feria, tienes que echarlo de menos a la fuerza. Aquí en el Fontán siguen teniendo cosas que pueden estar bien y el rastro de Gijón es inmenso, pero no me manejo bien porque voy poco y no suelo encontrar nada que me llene. Eso sí son unas mañanas muy entretenidas y ves de todo.
      Mañana empiezan las rebajas, así que aunque haga malo nos podemos dar una vuelta.
      Esta temporada entre trabajo y blog voy a mil por hora, pero estoy encantada

      Eliminar
  3. Que guapa!! me encanta el vestido :)
    Solo de pensar en el queso asturiano se me hace la boca agua...
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El vestido tiene dos o tres años, ya no me acuerdo y tengo una chaqueta del mismísimo color y con una tela también igual, pero sin perforados. Hace un conjunto muy bonito y lo puedo llevar a trabajar, que está muy bien para sacarle jugo.
      No me extraña que se te haga la boca agua porque los quesos asturianos son muy ricos y hay muchísimas variedades.
      Que paes un buen fin de semana, Susana y mil gracias por estar ahí cada día

      Eliminar
  4. Hasta para ir de mercadillo estas elegante Curra.El vestido es una preciosidad y muy comodo y fresquito.La combinacion con el amarillo le a mucha luz.Apunto en la agenda este mercadillo.Un saluo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepa, a este paso voy a tener que dejar el blog porque con tus comentarios me pongo tan ancha quye no me va a caber la ropa.
      Los vestidos anchos son cómodos y frescos, con la ventaja añadida de que sientan bien y son casi inmunes a los cambios de talla, que es algo muy a tener en cuenta cuando nos metemos en verano y los helados, los refrescos, el buen tiempo, las terrazas... nos invitan a comer más de la cuenta y ya se sabe

      Eliminar
  5. Qué guapa..que vestido mas bonito¿de donde es? si lo has puesto no lo encuentro..Me encanta y es que el verde es mi color preferido
    Bss
    Gema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gema es de Zara de hace varios años no me acuerdo si dos, si tres, tiene también chaqueta en el mismo tono.
      Es muy cómodo y admite llevarlo también en plan arreglado.

      Eliminar
  6. Ahhh se me olvidaba decirte que me ha sonado mucho ese pueblo La esprilla pues cuando vamos al oftalmologo con la peque salimos en la salida que dice Grado-La esprilla jeje..ahora cuando volvamos a pasar me acordare de ti y del mercadillo jeje
    Mas besos
    Gema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que venís a los Vega. La autopista Grado- La Espina es una de las últimas carreteras que quedó sin terminar por culpa de la crisis y pretendía unir Oviedo con la costa de Occidente por el interior.

      Eliminar