miércoles, 23 de mayo de 2012

Paseando con calma





  A veces, sin saber por qué, me siento cansada, me apetece olvidarme de
responsabilidades, de preocupaciones, de todas las cosas que tengo pendientes y, si el tiempo lo permite, me voy a pasear




Me pierdo, o realmente más bien me encuentro, entre las viejas piedras de los edificios de mi ciudad.





Con las manos en los bolsillos, sin más bagaje que una prenda de abrigo, vagabundeo por las calles, descubro rincones nuevos.





Miro las cosas como si fuera la primera vez que las viera, todo me llama la atención, todo me parece importante y acogedor.






Me sonrío ante los gorriones que se bajan a coger una miga de pan..
O, de repente, me doy cuenta de que la Iglesia de los Dominicos que tengo delante se construyó extramuros





Y me transporto al Siglo XVI, y me imagino a los poderosos integrantes de la Orden de Predicadores, que posiblemente hubieran querido acoger a los que no habían logrado su sitio en la vieja Vetusta.





Y miro de reojo a la cámara, que parece estar espiando mis pensamientos.
 Y sonrío a quien está detrás que no necesita leerlos, porque ya se los sabe.




6 comentarios:

  1. Cuando la Orden de los Predicadores construyó este templo extramuros debían ser tiempos complicados y la gente se acercaría allí por motivos de fe, o necesidad. Por suerte el edificio se mantiene en pie y hoy podemos disfrutarlo para una fe menos rígida que la de Trento y para visitas de solaz que se convierten en fondo y complemento perfecto para una forma de llevar las prendas que combina lo moderno y lo clásico, seriedad y desenfado, sencillez y elegancia. Al final, fondo y modelo se compenetran para mostrarnos una imagen de serena madurez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario.
      Los edificios antiguos tienen algo mágico porque conservan la huella del tiempo. Sus muros forman parte de la historia, saben de gentes y de vidas...
      Quizá por eso, yo que ni soy una niña, ni quiero serlo, me encuentro tan a gusto entre las piedras que han conformado mi ciudad. Por eso quiero enseñar a ese trozo de la urbe que conoce de penas y alegrías mi pequeña contribución a la actualidad y a la moda

      Eliminar
  2. Muy guapa Curra, una combinación arriesgada de vestido puesto y trench motera, que da buen resultado. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy demasiado partidaria de estas mezclas, me parece que pierden las dos prendas al ser de distintos estilos, pero de vez en cuando es necesario hacer concesiones porque de lo contrario se acaba por estar pasada y rancia

      Eliminar
  3. ¡Me ha encantado el look! Una lección de estilo y glamour en toda regla...

    He aquí una nueva seguidora,
    http://farabian.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que te guste mi blog y como llevo la ropa. Me he pasado por tu blog y también me gusta mucho, así que volveré a verte más veces

    ResponderEliminar