miércoles, 1 de julio de 2015

Calzado de verano


Llegó el verano y con él la ropa descomplicada, los vestidos sencillos, las sandalias planas, el colorido.


Me encanta salir de casa sin prendas de abrigo, sentir la caricia del sol sobre mi piel.


Me gusta esa sensación de libertad, esa forma de disfrutar del buen tiempo, aunque todavía no sean vacaciones


Pero no todo es bueno con el buen tiempo.

Según empiezan a subir las temperaturas, empiezan mis problemas con los zapatos


Porque a pesar de que sé que cuando me embadurno bien los pies apenas me hacen daño, siempre voy con prisas y se me olvida.



Con lo cual al cabo de un cuarto de hora noto como la piel enrojece.

Poco después empieza a doler, justo en ese punto donde me roza el zapato y si no me lo quito enseguida, cuando llego a casa tengo una ampolla o una herida.



Lo de caminar se vuelve un calvario doloroso y desagradable.

Da lo mismo que sea el calzado más suave del mundo, todo me roza.


 El problema añadido es que al día siguiente necesito encontrar un calzado diferente que me deje la zona afectada al aire.


A veces me pongo los parches para ampollas de Compeed que son fuera de serie, pero dependiendo del tipo de calzado, se me pueden llegar a levantar.


Así que siempre tengo en la reserva por lo menos un par de chanclas del estilo de las que saco en las fotos para los casos de emergencia


Si no hace demasiado calor, que hasta esas me hacen heridas, son mi salvación y me permiten caminar sin problemas.


Así que en cuanto veo unas monas y sin demasiado aspecto de hawaianas me voy por ellas de cabeza.


Afortunadamente, los últimos años las regalan con las revistas de verano, así que me hago al menos con dos pares y entre eso, los cambios y los apósitos voy tirando.


Que no se puede dejar que algo tan tonto te fastidie la vida y hay que encontrar soluciones.


Fotos: Julián Herrero


Vestido: H&M (Rebajas)
Bolso: Primark.
Sandalias: Regalo con ELLE ( de hace dos años)

lunes, 29 de junio de 2015

Blanco y negro en un finde que empieza mal


Veo las fotos de hoy y me encuentro sofisticada, extraña, medio disfrazada.


miércoles, 24 de junio de 2015

domingo, 21 de junio de 2015

lunes, 15 de junio de 2015

Gris primavera.



Sé que suena raro lo de asociar la primavera al gris, porque estamos acostumbrados a pensar en flores, en verdes de todas las clases, en cielos azules y en luz, mucha luz.


lunes, 8 de junio de 2015

La sencillez de un camisero, para un día de campo


No, si ya lo decía Fray Luis de León: “qué descansada vida la del que huye del mundanal ruido…”

El campo, la paz, la tranquilidad, el sosiego…

Supongo que Fray Luis en su convento y en Salamanca, lograría todo ese descanso y esa paz.




miércoles, 3 de junio de 2015

lunes, 1 de junio de 2015