viernes, 30 de diciembre de 2016

Vestido capa para despedir el año 2016



Lo de hoy es un vestido, pero también es un mono y una capa.


Los de Mango han conseguido aunar en un mismo modelo ligereza, modernidad y clasicismo.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Vestimenta teatral




Siempre le había gustado interpretar.



Aunque jamás tuvo el arrojo de lanzarse a la vida de las tablas, aprovechaba cada ocasión para poner a prueba sus dotes.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Enamorada de la Navidad



Esta mañana llegaba a mis manos el artículo de opinión que Pilar Rahola escribió sobre la Navidad y sus “asesinos"


Me lo mandaba una amiga que también es del club de los defensores a ultranza de estas fiestas.
Entiendo que haya quien no se apunte, pero a mí me encantan.


Empezando por el aspecto religioso, que me obliga, cuando llega el adviento, a pararme y contemplar el año que finaliza. Y luego me invita a renacer cada vez que llegan los días centrales.

Y siguiendo por todas las tradiciones. 


Disfruto decorando mi casa, sacando de sus cajas los adornos que llevan guardados desde principios de año, tratando de crear con ellos un ambiente cálido y tradicional.


Desde la colcha de mi abuela que no se pudo volver a poner en una cama porque se manchó con el polen de las flores,  una vez que se usó de adorno, pero que se guardó porque es preciosa.


Hasta el Niño Jesús, que me regalaron cuando cumplí cuarenta años y que es copia del familiar. O los detalles de última hora que encuentro a precio de ganga.


Me gusta buscar regalos, pensar en la ilusión que puede hacer mi compra o mi búsqueda a la persona a quien quiero agasajar.


Es cierto que cada vez es más difícil, que tenemos de todo. Pero el reto de encontrar algo que sea capaz de pintar sonrisas, la idea de pensar una y otra vez en cada uno de los míos, me hace disfrutar de ellos doblemente.


Y me gusta cocinar cosas diferentes, exprimir la imaginación o los recetarios para encontrar ese plato delicioso que no haya que preparar en el último momento.


Aunque al final acabemos recurriendo a lo mismo porque los mayores se empeñan, da igual, hay una novedad y un placer en pensar en algo que sirva de fondo para la reunión.


Y entre tanta tradición, un poco de modernidad con el vestido estrella de este año.


Posiblemente no me anime a ponerlo porque no resisto los tacones y los necesita “ sí o sí”.


Pero me pareció tan bonito que no me resisto a enseñarlo y dejarle ser el protagonista de esa Navidad que tanto me gusta 


Fotos: Julián Herrero.

Vestido: Zara Aquí
Zapatos: Zara (Primavera 2016) similares aquí
Pulsera: Tienda local (Valeriano Gijón)
Pendientes: Vintage 
Gargantilla: Ali Express

lunes, 12 de diciembre de 2016

Sueño de terciopelo




Había decidido soñar, perderse en un mundo ideal y perfecto, donde se sintiera feliz.


Después de aquellos meses, postrada en la cama y luego prisionera de la escayola y la silla de ruedas, necesitaba evadirse, olvidar el cansancio y el tiempo que aun le faltaba para la recuperación.


Por eso había recolectado ropa de fiesta, había desempolvado sus adorados zapatos de tacón alto y se había maquillado.


Un moño bajo, mucho color en los labios y bisutería importante, porque el resto iba a ser negro.


Medias finas, zapatos de charol, vestido de terciopelo, bolso bordado.


Creyó que a pesar de los kilos añadidos por la inactividad, la oscuridad del atuendo iba a disimular su nuevo aspecto de matrona.


Y lo que nunca se imaginó es que cuando se mirara en el espejo se encontrara el vivo retrato de una camarera del Titanic.


Y no porque se pareciera a Aitana Sánchez Gijón, que más quisiera ella.


Ni tampoco porque recordara imágenes de la película, que nunca había llegado a ver.


Aquella ropa, en las fotos, daba una sensación que nada tenía que ver con una fiesta, ni tampoco con la Navidad.


Había algo insinuante, sensual, extraño. Algo que se alejaba de su aspecto habitual.


Era como si hubiera retrocedido en el tiempo, como si se hubiera convertido en  un personaje de novela o incluso de folletín.


La heroína de una historia romántica, que se escapaba de su rutina dispuesta a vivir una aventura.


Con un aire de principios del Siglo XX. Y un aspecto entre recatado y atrevido, que concuerda con sus años y su indumentaria.



¿Qué irá a pasar? Se pregunta.


Seguro que algo bueno, piensa y sonríe.


Fotos: Julián Herrero.

Vestido: Mango Aquí
Zapatos: Stradivarius ( el lazo es añadido y tienen varios años)
Pulsera: Pedro y Alejandra Álvarez (Oviedo)
Pendientes: Zara (Primavera 2016)
Cartera: Blanco ( Verano 2015)



martes, 6 de diciembre de 2016

Vestido bordado



Empezó diciembre y ya estamos inmersos en pleno puente de la Constitución y la Inmaculada.


Es una semana que, al menos en España, a todos nos hace ilusión.

lunes, 28 de noviembre de 2016

¿Se acabaron las estaciones en la moda?



La pregunta del título de esta entrada tiene que ver con la tendencia que nos están metiendo por los ojos de usar todo tipo de prendas sin importar la época del año.


Zapatos ribeteados de visón en pleno verano y sandalias en invierno.

martes, 15 de noviembre de 2016

De mentira




Las fotos de hoy son de mentira y no porque no sean mías sino porque los zapatos y si me apuras la ropa, los puse para las fotos, pero todavía me queda tiempo para poder volver a usarlos.


Necesitaba volver a tomar contacto con mi lado sofisticado y arreglado. Encontrarme con esa parte de mi yo que comparto en este blog.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Extensiones de pestañas



Nunca pensé que curar un tobillo requiriera tanta dedicación. Creí que, una vez retirada la escayola, sería suficiente con una hora de rehabilitación y poco más.


Pero mis días se pasan entre  ir y volver a la clínica de la Mutua, la piscina, los paseos para fortalecer, los baños de agua caliente y fría alternativos y el imprescindible descanso.

sábado, 5 de noviembre de 2016

Tendencia deportiva



Después de un montón de lecciones de Street Style alrededor de las colecciones, si una cosa me ha quedado clara es que este año, lo último de lo último es poner para salir ropa de deporte.


No se trata de ir de chándal cuando te mueves por la ciudad, sino de coger alguna de las prendas que mejor nos sientan de las que llevaríamos al gimnasio y sacarlas a la calle.

jueves, 3 de noviembre de 2016

A contracorriente.



A pesar de que habitualmente soy una persona normal y previsible, a veces me gusta ir contracorriente.


Y digo esto porque al ver las fotos de hoy no he podido evitar un pequeño escalofrío de placer.