martes, 9 de febrero de 2016

No me gustan los botines



Debo ser un bicho raro, pero no me gustan los botines.


Mira que llevamos viéndolos años y que últimamente parecen el único calzado que existe para el invierno.


Pero no acabo de encontrarles el encanto.


Sobre todo con vestidos o con faldas, encuentro que acortan la pierna y hacen un efecto entre ñoño y moderno que no me convence en absoluto.


Tengo la sensación de estar ante una señorita remilgada de principios del Siglo XX vestida de crinolinas y seda y que no se atrevía a levantar la mirada.


O en el extremo contrario de una mezcla de vaquero rudo con una Spice Girl que será todo lo moderno que se quiera, pero que no es una estética que me guste.


Sin embargo cuando vi estos botines de caña alta y con el tacón diferente por completo al resto, quedé entusiasmada.


Ya me había llamado la atención la tendencia cuando la empecé a ver en las revistas.


Tacones anchos y mucho más cómodos, con un guiño a la decoración y la arquitectura.


Esperé a las rebajas porque las tendencias tan marcadas, prefiero no pagarlas a su precio.


Y tuve la suerte de que sólo quedaba mi número.



Me encanta el efecto con los pantalones de “pescarranas”. Consiguen actualizar el zorro heredado y que debe tener 90 años, del bolso de cuando Zara empezó a venderlos y de mi chaqueta negra favorita que ni se sabe de qué año es.




Y es que a veces basta un toque en los complementos para que todo cambie. 



Fotos: Julián Herrero.


Chaqueta: Zara ( De hace mil años)
Botines: Zara (Rebajas)
Cuello: Herencia.
Pantalón : Tienda local ( Soho & Co)
Bolso: Zara (También del año Mari Castaña)
Guantes: El Corte Inglés.
Prendedor pelo: Zara (Rebajas)


jueves, 4 de febrero de 2016

Inventario


Creo que me estoy convirtiendo en una maniática.

De momento es sólo una suposición, pero tiene ciertos visos de convertirse en una certeza.


Era consciente de que esta temporada me estaba comprando muchas cosas en granate.

Con todo lo que nos bombardearon con el orquídea radiante no me pareció nada extraño.


domingo, 31 de enero de 2016

Complejo de Mary Poppins



Tengo una amiga que siempre lleva bolsos pequeños y  asegura que le cabe todo.


A mí, me tiene admirada, porque por más que intento imitarla y trato de usar bolsos medianos – los pequeños, los dejé por imposibles directamente- no lo logro.

martes, 26 de enero de 2016

El poder del color



Los que seguís este blog desde hace tiempo, estoy segura que recordáis la entrada en la que hablaba de mi tía Ana, porque fue una de las que más éxito tuvo.


Se llamaba “La herencia” y si os apetece volver a verla bastará con que pinchéis en el nombre.

sábado, 23 de enero de 2016

Una adopción un tanto peculiar



Balto y Perla. Padre e hija.  

Grande y majestuoso, él, ya un poco metido en años y un mucho en pereza.

Y ella, a su lado, pequeñaja, pizpireta, incansable y juguetona.



Son los perros de nuestros vecinos en la casa del pueblo.


lunes, 18 de enero de 2016

Luz de invierno



Llevábamos una semana y media lloviendo


Parecía que todas las lágrimas que el cielo se había negado a derramar  durante meses, se habían escapado de repente y no fuera capaz de parar.

lunes, 11 de enero de 2016

La bisutería como recompensa



¿No quería lluvia y frío? Pues aquí los tengo.

Bueno, frío, lo que se dice frío, no hace demasiado.



Lo que pasa es que en comparación con los 19º, 20º C que tuvimos hasta la semana pasada, las temperaturas, que en otras condiciones nos parecerían agradables, nos asustan.

jueves, 7 de enero de 2016

Ganas de estrenar

Casi no me lo puedo creer. Con lo que a mí me gusta el sol y el calor, este año llegué a tener ganas de pasar frío.


Días de sol, que se sucedían, temperaturas casi veraniegas que apenas bajaban por la noche, incendios pavorosos que arrasaron los bosques de buena parte de Asturias.

sábado, 2 de enero de 2016

De vuelta al blog con abrigo diplomático


Cuando compré este abrigo hace más de quince años, se llamaba de corte diplomático.


Me entusiasmó su aire clásico; su color beige que me recordaba a los tofes de café con leche; su factura, en ese momento de lo más moderno y su tacto suave y agradable.

domingo, 6 de septiembre de 2015

Despedida

Hace días que pienso en escribir esta entrada.
Días en que trato de sacar un hueco para sentarme con calma y escribir algo bonito.



Porque no se trata de una entrada cualquiera, sino de una despedida.

No estoy segura de si es definitiva, como decían antes en la tele - despedida y cierre-, o sólo temporal.